Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 29 de julio, 2016

Roxana Pey, la rectora “rebelde” nombrada por Bachelet que es fan de Maduro y no cree en las cifras de Rodrigo Valdés

Autor:

Uziel Gomez

La académica sostiene que “tener gratuidad inmediata es posible” y desacreditó los números sobre el costo fiscal de dicho beneficio que entregó el Ministerio de Hacienda. El Mineduc justificó la solicitud de renuncia argumentando que ella hace inviable el proyecto educativo en Aysén.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La Universidad de Aysén que prometió la Presidenta Michelle Bachelet aún no coloca la primera piedra pero ya se encuentra en medio de una ácida polémica entre la rectora y el Ministerio de Educación, que pidió la salida de la académica.

Y es que las continuas críticas de Roxana Pey Tumanoff al proyecto de ley sobre educación superior colmaron la paciencia de la ministra Adriana Delpiano, quien decidió despedirla apenas 10 meses después de ser elegida por la Mandataria.

Las razones del despido

A juicio del Mineduc, Pey “arriesgaba la viabilidad futura del proyecto universitario comprometido a la comunidad de Aysén. El Ministerio de Educación tiene el deber de resguardar la viabilidad y el éxito de un proyecto tan sentido para la región de Aysén, como es la nueva universidad”.

En un comunicado público, también la cuestionó porque sus planteamientos en materia de financiamiento institucional “no han tenido en consideración el debate público sobre la gradualidad y avance de la gratuidad universitaria, lo que le ha sido explicitado en diversas ocasiones por esta Secretaría de Estado”.

Ello, porque la licenciada en Biología y doctora en Ciencias con mención en biología celular de la Universidad de Chile sostiene que “tener gratuidad de inmediato es posible”, y desmintió las cifras sobre el costo de la gratuidad para el fisco entregadas por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

“La brecha para llegar a la gratuidad universal es de 1,34 billones de pesos, una cifra mucho menor que lo anunciado por el Ministerio de Hacienda”, señaló Pey, quien agregó que el ministro Valdés “infla la brecha para llegar a la gratuidad”.

La jefa de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación, Alejandra Contreras, admitió que la decisión fue “difícil”, pero aseguró que a la vez “muy responsable”, ya que existen “razones fundadas” para ello. “Si no existieran motivos fundados, es una decisión que no se habría tomado”.
Sin embargo, la rectora se resistió tenazmente a renunciar, alegando que por sus “convicciones respecto de la reforma del sistema de educación chileno y la Región de Aysén, me veo imposibilitada de acceder a tal solicitud”.

Además, defendió la “legitimidad de todos y cada uno de los planteamientos que he venido haciendo. Sobre la política de educación he sostenido la necesidad de terminar de inmediato con el esquema mercantil impulsado por el Estado, que es la principal causa de la crisis del sistema educacional chileno”.

La solicitud de renuncia fue criticada por el diputado Giorgio Jackson, quien calificó de “insulto a la autonomía universitaria y al pensamiento crítico que éstas deberían formar. El precedente que quedará es espantoso. No a la censura”.

En la misma línea, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, afirmó que el despido es algo “con lo cual nadie podría estar de acuerdo. No cabe duda que el pedir la renuncia es deletéreo (letal) para quienes sostenemos que la autonomía es una caracterización del sistema”.

Sin embargo, el Mineduc argumentó que respeta la autonomía de la futura casa de estudios pero que la salida de Pey está contemplada en el inciso final del artículo 3° transitorio de la Ley N°20.842 que establece que  “desde su nombramiento y hasta la publicación de los estatutos de la universidad, el Presidente de la República podrá, por motivos fundados, remover al rector”.

Ex rectora cree en la gratuidad desde el parvulario hasta el postgrado y en estatizar el Inacap

Para la académica, el Estado debe tener un rol centra en la educación, y así lo ha transmitido en diferentes columnas de opinión.

En una columna en Le Monde Diplomatique de octubre de 2014, afirmó que la manera de garantizar el derecho universal a una educación pública gratuita no es repartir vouchers a los estudiantes, lo que “sólo profundizarían la mercantilización y privatización”, sino conformar un “sistema público nacional que entregue educación de calidad en forma gratuita, al cual se acceda sin discriminación ninguna y expandirlo sucesivamente avanzando gradualmente en la gratuidad del conjunto, desde parvularios a postgrados, concebidos como un todo integrado”.

La también ex asesora del Mineduc para la reforma educacional -entre mayo de 2014 y septiembre de 2015- escribió en dicha revista que la “presencia directa del Estado en la provisión de educación es lo principal. Se deben mejorar y expandir con decisión las universidades estatales. En el caso de la educación terciaria técnica y profesional es imperioso reconstruir un actor estatal. Lo más lógico es revertir la escandalosa entrega de Inacap a sus directivos en las postrimerías de la dictadura”.

También sostiene que es necesario intervenir las instituciones que no sean viables y traspasar a los estudiantes a las universidades públicas. “Ello debe ser efectuado cuanto antes, de modo que quede en evidencia que su falencia se origina en el esquema actual de mercado y no en la reforma”.

En su visión, la bióloga cree que deben existir universidades privadas pero sólo financiadas por particulares, sin recursos del estado. “Quizás no es lo mejor pero siempre ha sido así en Chile”, argumenta.

La carta que firmó Pey de respaldo al régimen de Maduro

En marzo de 2014, cuando Venezuela estaba sacudida por protestas estudiantiles y murieron decenas de personas y fue tomado preso el líder opositor Leopoldo López, la entonces académica de la Universidad de Chile firmó una carta junto a otros intelectuales de izquierda en respaldo al régimen de Maduro.

Los firmantes de la misiva, titulada “Declaración de apoyo a la democracia venezolana”, condena los “intentos desestabilizadores convocados por algunos líderes opositores”, e instaron a la oposición a Maduro a plantear sus demandas “en el marco del respeto a la institucionalidad democrática”.

También dicen tener la “convicción de que las transformaciones profundas son necesarias para lograr justicia social tanto en Venezuela como en todo el continente”.

Entre otros, la carta la firmaron el historiador Gabriel Salazar, los periodistas Juan Pablo Cárdenas y Faride Zerán y el ex militante socialista Carlos Ominami.

A continuación, “El Líbero” reproduce 10 frases de Roxana Pey sobre la reforma a la educación.

  1. Tener gratuidad de inmediato, es posible. Requerimos mecanismos que no nos desvirtúen, y eso pasa por financiamiento”.
  2. “Nuestro Estado aporta cada año US$1 millones al CAE y la mitad de este enorme monto se lo llevan sólo cinco instituciones, todas ellas de la categoría de instituciones de mercado”.
  3. La brecha para llegar a la gratuidad universal es de 1,34 billones de pesos. Una cifra mucho menor de lo anunciado por el Ministerio de Hacienda, quien no ha incluido en sus explicaciones el enorme monto que ya se destina al CAE”.
  4. “Ministro Valdés infla brecha para llegar a gratuidad en mil millones, pues no considera ese monto que ya entrega a IES de mercado vía CAE”.
  5. “¿Estudiante? ¿Cliente? ¡No! “¡Deudor!” ¡Indignante! Delpiano y permanencia CAE: bancos son “mejores cobradores que universidades”
  6. “Nos ha sorprendido a muchos que en el proyecto de ley se incluyan articulados que aseguran un impedimento insalvable para alcanzar la gratuidad”.
  7. “Fue muy claro el rector Aldo Valle en su columna que tituló elocuentemente “Más privatización que reforma”. No es necesario agregar nada más”.
  8. Lo que inquieta y genera rechazo es la mantención del mercado de la educación superior. Basta saber que se anuncia la continuación del CAE, ese nefasto instrumento de financiamiento a la demanda que es el corazón del actual esquema”.
  9. “Si no cuesta, no se valora. Dice la derecha. ¿Será por la conducta de sus hijitos porros?”
  10. “La lógica del mercado es lo que algunos intentan mantener, incluso tratando que el primer paso de gratuidad tome la forma de voucher o beca. Una lógica de oferta y demanda, del objeto que se compra y se vende”.
Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: