El presidente de Enersis no asistió a la Cena Anual de Energía la semana pasada, donde participó la Presidenta. Esto, debido a la compleja situación por la que atraviesa el empresario en el marco de la investigación del financiamiento de la precampaña de la Mandataria. En tanto, la titular de Trabajo ha llevado a cabo su agenda con normalidad.
Publicado el 26.06.2015
Comparte:

El pasado 17 de junio se realizó la Cena Anual de la Energía Eléctrica en Casa Piedra. Al evento asistieron generadores, transmisores, distribuidores de electricidad y autoridades de Gobierno, encabezadas por la Presidenta Michelle Bachelet, quien comparte en esa instancia con los principales ejecutivos de la industria. Sin embargo, hubo un invitado clave que no asistió y que llamó la atención de los comensales: Jorge Rosenblut, presidente de Enersis y pareja de la ministra del Trabajo, Ximena Rincón.

Según explican desde el Ejecutivo, Rosenblut se excusó de asistir el día antes invocando “compromisos que tenía fijados con anterioridad”. Sin embargo, lo que se comenta en el oficialismo y en el Gobierno, es que la ausencia de Rosenblut se debería a la compleja situación por la que atraviesa, luego de que se le vinculara a la supuesta recaudación de fondos para financiar actividades preparatorias de la campaña de Bachelet.

De hecho, la Fiscalía anunció que lo citará a declarar como imputado en el marco de la investigación que se abrió tras descubrir los aportes que algunas empresas realizaron a Asesorías y Negocios vinculada a Giorgio Martelli, cuya formalización se aplazó ayer indefinidamente.

Días después, el presidente de Enersis se habría excusado también de viajar con la Mandataria a la Cumbre Presidencial de la Alianza del Pacífico que se realizará los primeros días de julio en Lima, Perú. Rosenblut era parte de la comitiva de empresarios que acompañarían a Bachelet en esta actividad y ya habría notificado al Gobierno de su inasistencia. Este otro hecho, según dicen en el oficialismo, refleja que Rosenblut está tomando distancia de la Mandataria, debido a la compleja situación por la que atraviesa.

Según informó The Clinic, la última vez que ambos coincidieron en una actividad fue el pasado 22 de abril. Ese día Rosenblut llegó hasta La Moneda para sostener una reunión con Bachelet y la presidenta de ENEL, Patrizia Grieco, la que se realizó en total reserva.

El “cortafuegos” de Ximena Rincón

“¿Cómo logramos comprometer a los trabajadores si sólo se llevan el 41% de la torta?”, afirmó la titular del Trabajo y concluyó: “El país que queremos es aquel en donde recuperemos la confianza (…) Queremos mejorar las empresas para sus dueños y los trabajadores”. Ximena Rincón hizo estas declaraciones en el XVII Congreso de Personas y Organización realizado por Icare el pasado miércoles, refiriéndose a la agenda laboral y a las críticas y cuestionamientos que han surgido en torno a ésta.

Minutos más tarde se trasladó hasta La Moneda para participar de la celebración del Día Nacional de los Pueblos Indígenas y durante la tarde asistió a una reunión interna del Instituto de Previsión Social (IPS). Además, se dedicó a afinar los últimos detalles de sus próximas actividades en terreno en conjunto con su equipo de asesores. De hecho, ayer tenía  previsto viajar a Antofagasta para sostener un encuentro con trabajadores portuarios y empresas en Mejillones.

La intensa agenda de la ministra Rincón se da en medio de la compleja situación que afecta a su pareja. Mientras Rosenblut se aleja de la Mandataria, la titular de Trabajo ha intentado que este escenario no le afecte su gestión en el ministerio.

Desde el entorno de la ex senadora explican que ha llevado a cabo su agenda sin variaciones, que ha continuado liderando los procesos de negociación con trabajadores y empresarios, además de la tramitación de la reforma laboral. “No va a cambiar nada, en lo absoluto, su trabajo; no está complicada, para nada”, comenta una fuente cercana a Rincón.

En su círculo explican que la estrategia de la ministra es independizarse de esta situación y marcar una clara diferencia. De hecho, la titular del Trabajo ha enviado mensajes internos dentro del Gobierno explicando que el escenario que enfrenta Rosenblut es ajeno a ella, que sólo pertenece a él y que tanto en el origen del problema como en las situaciones que se fueron generando, ella no tiene nada que ver.

Por esto es que la idea de Rincón y su equipo es continuar con tranquilidad en las iniciativas del ministerio, sacar adelante la agenda laboral y el programa de Gobierno. En el Ejecutivo explican que existe una buena evaluación de la gestión de la ministra.

Los “aciertos” de la ministra: mantener el “corazón” de la reforma laboral y negociaciones clave con el mundo político y empresarial

Influyentes fuentes del Gobierno afirman que Rincón ha tenido una serie de “aciertos” y logros en la cartera, que han generado la buena evaluación que existe sobre ella al interior de La Moneda, sobre todo, en cómo ha llevado la tramitación de la reforma laboral.

El pasado miércoles 17 de junio se aprobó en la Cámara la reforma laboral por 67 votos a favor, 42 en contra y una abstención. De esta manera, el proyecto comienza su tramitación en el Senado el próximo martes 30 de junio. En la aprobación de la iniciativa, según dicen en el Ejecutivo, tuvo mucho que ver el diálogo y la negociación que realizó Rincón en las diferentes bancadas.

Sin embargo, el punto que más valoran en el Ejecutivo, es que la ministra ha logrado mantener el “corazón” de la reforma y “sostener” sus bases frente al nuevo rol que ha adquirido el ministerio de Hacienda. El titular de la cartera, Rodrigo Valdés, afirmó durante los últimos días que en el Senado se ingresarán indicaciones al proyecto, habrá más diálogo y que “los senadores tendrán mucho que aportar”. Ante esta postura la ministra se diferenció de su par de Hacienda y explicó el pasado domingo en Estado Nacional, que el “corazón de la reforma no se cambiará en el Senado”.

Otro de los “aciertos” de la ministra, según dicen en el Gobierno, es la culminación del paro del Puerto Internacional de Iquique luego de 25 días. En su entorno explican que Rincón jugó un papel importante, donde hizo ver sus puntos frente al ministro de Hacienda, quien también lideró el conflicto.

 

FOTO: AGENCIA UNO