Rosa María Payá sobre negativa de Bachelet a recibirla: “Es hora que nos digan si están a favor de los criminales en el poder o de parte del pueblo cubano”

La hija del fallecido disidente cubano Oswaldo Payá e impulsora de un plebiscito en la isla, tuvo una intensa agenda en Chile en que se reunió con los ex presidentes Frei, Lagos y Piñera, precandidatos presidenciales y parlamentarios. Sobre la afirmación de Bachelet de que Fidel Castro es "líder de la dignidad y la justicia social" afirma:...
La hija del fallecido disidente cubano Oswaldo Payá e impulsora de un plebiscito en la isla, tuvo una intensa agenda en Chile en que se reunió con los ex presidentes Frei, Lagos y Piñera, precandidatos presidenciales y parlamentarios. Sobre la afirmación de Bachelet de que Fidel Castro es "líder de la dignidad y la justicia social" afirma: "En el mejor de los casos, esa frase responde a una desinformación muy grande".
Publicado el 23.04.2017
Comparte:

Rosa María Payá  es hija de uno de los principales disidentes del régimen cubano, Oswaldo Payá, quien murió en julio de 2012 en un extraño accidente de auto mientras era acosado por un vehículo de la policía política.

Payá fue fundador y organizador del proyecto Varela, mediante el cual, amparado por la Constitución cubana, recolectó las firmas necesarias para presentar al gobierno una solicitud de cambios en la legislación, pero que recibió de respuesta de Fidel Castro la llamada “primavera negra”, en que encarceló a decenas de disidentes por más de 30 años.

Paya también recibió el premio Andrei Sajarov a los derechos humanos del Parlamento Europeo en 2002 y fue nominado oficialmente cinco veces al Premio Nobel de la Paz.

Su hija, de 28 años y licenciada en física, tomó la posta de su padre y se ha convertido en una de las principales referentes de la disidencia en la isla. Su principal causa es la campaña CubaDecide, una iniciativa ciudadana que impulsa un plebiscito vinculante para que los cubanos decidan su futuro, pero que es rechazado por la dictadura castrista.

Rosa María Payá visitó Chile durante esta semana, y de ello  conversó con “El Líbero”.

– ¿Cuál es el objetivo de su visita a Chile?

– El objetivo del viaje es promover la campaña CubaDecide, que busca que los actores políticos y de la sociedad civil, y sobre todo el gobierno, estén a favor del derecho de decidir de los cubanos. Al menos, que se pronuncien con respecto a la situación cubana, que digan si están a favor o en contra de que los cubanos decidan por primera vez en décadas el destino qué quieren para ellos y su nación. Eso lo hacemos desde la plataforma de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, y el capítulo de la Red en Chile, quien organiza mi viaje.

– ¿Cuáles han sido los resultados del viaje?

– Estamos bastante satisfechos. Me he encontrado con los tres ex presidentes; Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, y con varios precandidatos presidenciales. La semana pasada en el Senado se aprobó una resolución invitando al gobierno chileno a promover el plebiscito en Cuba que impulsa CubaDecide y esta semana se presentó en la Cámara de Diputados, y se votará durante los primeros días de mayo. Sí hemos encontrado mucho apoyo en la sociedad civil y en el mundo político chileno. Falta la posición del Ejecutivo, de la Presidenta.

– ¿Usted le pidió una audiencia?

– Sí, la red pidió una petición de audiencia el jueves 13, antes de venir. No hemos tenido respuesta pero nos enteramos por el diario La Segunda que La Moneda alegó temas de agenda y que la Presidenta no nos podía recibir.

– ¿Pero si la Presidenta no podía recibirla, ha tenido respuesta de la Cancillería?

– No nos han respondido.

– ¿Por qué quiere reunirse con Bachelet?

– Estamos muy interesados en reunirnos con la Presidenta, porque es la jefa de la política exterior, pero también nos gustaría juntarnos con el canciller o cualquier representante del gobierno. Nos interesa porque es esencial que se tome posición sobre la tiranía más longeva de América Latina, de un totalitarismo que ha afectado no sólo a los cubanos y venezolanos en el continente, y es hora de que se responda en consecuencia o al menos se nos diga si están a favor de los criminales en el poder o si están de parte del pueblo cubano.

– Cuando murió Fidel Castro, Bachelet lo calificó de “líder de la dignidad y la justicia social”. ¿Qué opina de esa afirmación?

– Creo que, en el mejor de los casos, esa frase responde a una desinformación muy grande. Es injustificable que se defienda o que se haga homenaje a un dictador responsable por tantos crímenes de lesa humanidad, y por haber secuestrado los derechos de todo un pueblo durante tantos años.

Payá: “Estamos muy interesados en reunirnos con la Presidenta,  porque es esencial que se tome posición sobre la tiranía más longeva de América Latina, de un totalitarismo que ha afectado no sólo a los cubanos y venezolanos en el continente. Es hora de que se responda en consecuencia o, al menos, se nos diga si están a favor de los criminales en el poder, o si están de parte del pueblo cubano”

– ¿Tras la muerte de Fidel Castro ve algún cambio o apertura en Cuba?

– Creo que su muerte agudiza la crisis en la estructura de poder, pero la transición en Cuba no comenzará porque desaparezca uno de los dictadores, sino en el momento en que los cubanos puedan participar, y para ello la herramienta es el plebiscito vinculante. Es la razón por la cual CubaDecide lo promueve.

– ¿Cómo ve Cuba en los próximos años? ¿El régimen podrá seguir manteniéndose en el poder?

– Creo que no podrá. Independiente de todos los esfuerzos de la ciudadanía que no se lo van a permitir, sus estructuras y personeros no son capaces de mantener el orden de las cosas por mucho tiempo más, en especial después de desaparecidos sus líderes históricos. Eso no significa que haya democracia. Democracia significa que todos los cubanos puedan ser parte del proceso y que se inicie una transición real. Cuba puede ser el ejemplo de transición exitosa. Hay muchos en la comunidad internacional que querrán ser parte de ese proceso.

– Ud. pidió en la ONU en 2013 que organismos internacionales investiguen la muerte de su padre. ¿En qué va ese proceso?

– La relatoría de Naciones Unidos y la comisión interamericana de Derechos Humanos tienen un caso abierto, pero estamos esperando la respuesta del Ministerio de Justicia cubano, al cual presentamos una causa de revisión de sentencia, no porque nos parezca que el gobierno vaya a colaborar, porque lo que ha hecho es cubrir su crimen y negarnos acceso a la información, sino porque necesitamos abordar todos  los estamentos legales y el Ministerio de Justicia es el último, antes de ir a tribunales internacionales, como pensamos hacer.

– ¿Cómo va el proyecto CubaDecide en la isla? ¿En qué fase se encuentra?

– En la isla estamos consolidando un movimiento transversal. CubaDecide no es una organización, sino una campaña de la ciudadanía. Hay muchos en la oposición apoyándola pero también hay ciudadanos no organizados que la promueven. Ese es el objetivo, que sea la presión ciudadana, junto al apoyo de la comunidad internacional, quienes fuercen al gobierno cubano a hacer algo que no quiere hacer, que es someterse a la voluntad popular y comenzar un proceso de transición.