En conversación con "El Líbero" el gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Cadem señala que el ex Presidente Piñera "no está en su mejor momento. Su apoyo se ha diluido después de Bancard y luego de que se instaló la duda sobre si será o no candidato presidencial".
Publicado el 27.12.2016
Comparte:

La carrera presidencial toma cada vez más fuerza y las encuestas son tema obligado entre quienes compiten para instalarse en La Moneda. Según la última encuesta Cadem, publicada ayer, el senador independiente Alejandro Guiller quedó a 8 puntos del ex Presidente Sebastián Piñera, tras caer tres puntos -de 18% a 15%-, mientras el ex Mandatario aumentó en un punto su apoyo -de 22% a 23%- en la pregunta “con excepción de la Presidenta Michelle Bachelet, ¿me podría decir por quién votaría usted si las próximas elecciones presidenciales fueran este fin de semana?”. En tanto, el ex Presidente Ricardo Lagos subió un punto, de 5% a 6%.

En conversación con “El Líbero” el gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Cadem, Roberto Izikson, dice que “lo que dice la experiencia es que la segunda vuelta presidencial va a estar entre Piñera y Guillier o Lagos; o sea, creo que Lagos todavía tiene un margen”. Además comenta que el ex Presidente Piñera “no está en su mejor momento. Su apoyo se ha diluido después de Bancard y luego de que se instaló la duda sobre si será o no candidato presidencial”.

– ¿Qué conclusiones se pueden sacar de los resultados de esta semana?

– Esta semana, en términos generales, hay estabilidad en torno al escenario presidencial. Sebastián Piñera sigue liderando en intención de voto espontáneo y en expectativas de quién será el próximo Presidente de Chile. Piñera se encuentra en torno al 23%, en intención de voto espontáneo, seguido por Alejandro Guillier con un 15%. Guillier ha ido desde agosto a diciembre estrechando de forma significativa las diferencias con Sebastián Piñera haciendo suyo un espacio propio de la centro izquierda que estaba vacío. Lo que es interesante en este caso no es la tendencia de Guillier ni cómo ha subido semana a semana, sino que lo novedoso es que sea Guillier, que es un hombre independiente que viene de fuera de la Nueva Mayoría, y  no Ricardo Lagos el que haya logrado capturar ese espacio. Eso es lo realmente novedoso. Lo que tenemos hoy día es una candidatura de centro derecha y una de centro izquierda; ambas competitivas y que se han estabilizado.

– Sebastián Piñera sube un punto. ¿No le afectó lo de Bancard?

– Lo de Bancard viene desde antes, pienso que es una mezcla entre Bancard y su indefinición presidencial. Piñera llegó a marcar -después de la municipal- un peak de 28 puntos y hoy está en 23%, eso es una caída significativa. Lo que pasa es que Piñera en agosto estaba marcando 14%, por lo tanto tiene una ganancia de casi 10 puntos entre agosto y diciembre, pero no está en su mejor momento. Su apoyo se ha diluido después de Bancard y después de que se instaló la duda sobre si será o no candidato presidencial.

– ¿Cree que le ha afectado entonces no decir que será candidato?

– Creo que sí, que desaprovechó la oportunidad que le dio la municipal de haberse instalado como el único candidato real; entonces tendrá que esperar a marzo y ver cómo sigue avanzando bajo un contexto de amenaza mucho más significativa de Alejandro Guillier. Es verdad que depende de cada semana: la anterior Alejandro Guillier estuvo a 4 puntos, ahora está a 8, pero en general podemos deducir que va a ser una contienda mucho más peleada de la que quizás se esperaba. Lo que vamos a ver en la próxima encuesta es la consolidación de dos candidatos muy competitivos, como son Piñera y Guillier, salvo que pasara algo muy extraordinario. Veo más bien un ambiente de status quo donde están Piñera y Guillier por arriba y un Lagos y Ossandón más bien teniendo una brecha más significativa; al menos hasta marzo.

– ¿Cómo se puede interpretar la baja de tres puntos de Alejandro Guillier?

– Es una diferencia que está bajo los márgenes de error, es una cuestión propia de una encuesta de este tipo. Podría estar en 18% perfectamente la próxima semana, es una cuestión estadística.

¿Qué cree que le falta a Alejandro Guillier para consolidarse?

– Primero, tiene que ser proclamado por algún partido de la Nueva Mayoría y afirmar su participación; luego empezar a ver cómo va a enfrentar la primaria donde no sabemos qué va a pasar en el bloque PS-PPD. Guillier tiene que ver si tendrá que plantearse como una alternativa de esos dos partidos, además empezar a dar ideas y decir qué es lo que quiere y piensa para Chile. Eso es algo que no ha logrado hacer a cabalidad.

– ¿Qué pasa con Ricardo Lagos? El PPD ya ha dicho que lo proclamará el 14 de enero, pero más allá de subir un punto esta semana, su diferencia es grande con respecto a los otros candidatos. ¿Tiene posibilidades de crecer?

– Lo que dice la experiencia es que la segunda vuelta presidencial va a estar entre Piñera y Guillier o Lagos; o sea, creo que Lagos todavía tiene un margen, sigue marcando 6% -mucho más de lo que marcan otros candidatos de la Nueva Mayoría como Insulza, Tarud y Atria, que no marcan más de un punto-, por lo tanto yo no descarto que la candidatura de Ricardo Lagos logre en algún momento empezar a ganar fuerza. El problema que tiene Lagos es que la izquierda lo resiste y, por lo tanto, hay que ver cómo logra convencer a su mundo de que el es el mejor candidato para enfrentar a Sebastián Piñera. Hoy la opinión pública ve como una opción mucho más real en Alejandro Guillier.

– ¿Qué le hace falta a Lagos para poder crecer?

– La diferencia que tiene Lagos con Piñera y Guillier es alta. Creo que lo que tiene que hacer es tratar de abrochar el apoyo del PS y el PPD. Sin embargo, vemos a un PS que se resiste a nominarlo. No se ve unidad en el bloque y eso es lo primero que debería lograr; pienso que luego tiene que tratar de cuestionarse lo que ha estado haciendo, porque desde que anunció su candidatura en agosto está estable en la encuesta, no se ha movido más de 2 puntos; su apoyo está parejo, entonces si sigue haciendo lo mismo, va a tener el mismo resultado. Lo que debería buscar Lagos es un replanteamiento de su estrategia de campaña y tratar de ver si logra enfocarla por otro lado. El ex Presidente acaba de anunciar otro libro, no sé si con más libros va a poder mover la aguja.

– ¿En qué pie está José Miguel Insulza? En esta medición baja un punto… 

– Su realidad es bastante más complicada que la de Ricardo Lagos, porque hoy día con Lagos en la carrera no va a poder crecer. Los puntos de Insulza, son los puntos de Lagos, porque están compitiendo por el mismo espacio. Entonces, mientras Lagos no salga de la carrera definitivamente es difícil que logre subir, salvo que logre ser nominado por el PS y que veamos una primaria con Insulza, Lagos y Guillier en el mismo cóctel.

– José Antonio Kast y Felipe Kast no aparecen en la medición ¿Tiene que ver con la popularidad de Piñera?

– Efectivamente, Felipe Kast entró hace algunas semanas, estuvo en 1% y José Antonio Kast no ha marcado. Es difícil porque Piñera hace mucha sombra.

– ¿Qué le parece que habiendo tantas candidaturas presidenciales instaladas aún exista tanto porcentaje de gente que no sabe por quién votar? ¿Los candidatos que hay no cautivan al electorado?

– Lo primero sobre la “no respuesta” es que ha caído 20 puntos desde agosto, es significativa, y lo va a seguir haciendo en la medida que nos vayamos acercando cada vez más a la elección. Yo esperaría que para fines de marzo o principios de abril estemos con una “no respuesta” en torno al 30% o 32% más o menos. La crisis de la política, la desconfianza hacia los políticos y el voto voluntario han alejado a la gente de la acción presidencial, se hace menos relevante y por lo tanto, estamos experimentando una “no respuesta” mucho más alta que en años anteriores. Pero, al parecer eso no le da espacio a nuevos rostros sino más bien a consolidar los que ya existen.

– ¿Por qué cree que la gente mayoritariamente piensa que Sebastián Piñera será el próximo Presidente de Chile? Tendrá que ver con el nivel de conocimiento del ex Presidente…

– No tiene que ver necesariamente con el nivel de conocimiento, porque el de Lagos y Guillier también son igual de significativos. Se relaciona con que al menos hoy día, hay una gran mayoría de gente que piensa que la posición de Piñera es la más fuerte. Eso tiene que ver con la debilidad del gobierno actual, yo creo que Piñera está representando una propuesta de cambio más significativa de la que podría presentar Guillier que es más bien de continuidad, y tengo la impresión que entre cambio y continuidad, la gente prefiere lo primero.

– ¿Cuándo cree que habrá encuestas que reflejen más fielmente el resultado de lo que puede pasar en la elección presidencial?

– Tengo la impresión de que las encuestas de fines de marzo y principios de abril van a poder proyectar con mayor claridad el escenario electoral de segunda vuelta.

– La Presidenta Michelle Bachelet tiene hoy un 22% de aprobación y 68% de desaprobación. ¿Puede mejorar o el gobierno terminará con una cifra como esta?

– El gobierno debería mejorar un poco, pero es difícil que se ponga sobre el 30%, no veo que estén haciendo los cambios que la opinión pública espera. Ella va a cerrar -por segundo año consecutivo- bajo el 30% de aprobación, y en general ni las festividades, ni el verano, le han permitido mejorar, a pesar de que el porcentaje de desaprobación ha ido disminuyendo. Yo veo relativa estabilidad, pienso que la opinión pública todavía está esperando gestos más concretos de la Presidenta sobre las cosas que están afectando la aprobación, que tiene que ver con la confianza y Caval. Ahí es importante decir que, el que vuelva a surgir el caso Caval, no le ayuda para nada.