El partido fue el que presentó la denuncia inicial que investiga el fiscal de Rancagua, Luis Toledo, y que suma varios allanamientos y diligencias. RN presentó la querella hoy en Rancagua.
Publicado el 11.03.2015
Comparte:

Hoy cerca de las doce horas  el partido Renovación Nacional presentó una querella en contra de Sebastián Dávalos Bachelet, hijo de la Mandataria; el seremi de Vivienda y Urbanismo, Wilfredo Valdés; la ex funcionaria y arquitecta de la municipalidad de Machalí, Cynthia Ross Wierner; y el ex director de Obras de dicha municipalidad, Jorge Silva Menares.

La colectividad, que dirige Cristián Mockeberg y que desató la investigación judicial que lleva adelante el fiscal regional de Rancagua, Luis Toledo, por presunto enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias, revelación de secretos y negociación incompatible; busca acreditar los delitos  de “violación de secreto profesional”, en el caso de los funcionarios públicos, y uso de información privilegiada por parte de quienes se habrían beneficiado.

En tanto, el delito que los querellantes le imputan a Dávalos Bachelet, cónyuge de Natalia Compagnon, propietaria de la empresa Caval Ltda -que hizo un millonario negocio vendiendo 44 hectáreas de Machalí en $9.500 millones-, está amparado en el artículo 240 bis del Código Penal, y dice relación con “negociación incompatible”. Ello es cuando un funcionario público intercede ante otro funcionario público para que haga algo en favor de su interés.

La querella de 10 páginas fue presentada hoy  ante el Juzgado de Garantía de Rancagua por dos  dirigentes de RN de la Región de O’Higgins, y fue redactada por el abogado penalista del partido, Eduardo Riquelme.

La decisión se tomó el pasado lunes cerca de las dos de la tarde, en una reunión de la mesa directiva en que analizaron el caso Caval, que ha generado un importante daño político a la Presidenta Bachelet y al Gobierno, y ha tenido varias diligencias judiciales, como el allanamiento a la casa del hijo de la Mandataria, a la oficina de Caval, la seremi de Vivienda y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, entre otras.

Detalle de las imputaciones

A Cyntiha Ross la incorporan en la querella porque fue contratada por la municipalidad de Machalí para proponer un cambio en el plan regulador intercomunal de Rancagua, y benefició a las 44 hectáreas agrícolas de su tío Patricio Wierner, con dichos cambios, incorporándolas como predios urbanos, disparando el valor del precio sólo con ese estudio, ya que pudo vender los terrenos a Caval a 0,6 UF el m2, en vez de los 0,3 UF que costaban antes del estudio de su autoría.

Para los querellantes, esa propuesta de cambio de uso de suelo habría sido clave para que Caval realizara un negocio de especulación inmobiliaria, en el que vendió al empresario de Rancagua, Hugo Silva Martínez, en $9.500 millones, predios que compró un año antes en $6.500 millones, gracias a un crédito que le otorgó el Banco de Chile.

La inclusión de Dávalos Bachelet en la querella, quien hasta el viernes 13 de febrero fue director sociocultural de la Presidencia -donde dirigía ad honorem siete fundaciones y administraba presupuestos públicos por US$300 millones-, se justificaría en que podría haber realizado alguna gestión para que se aprobara el cambio de uso de suelo en el plan regulador, explican fuentes del partido.

Al seremi de Vivienda y Urbanismo, Wilfredo Valdés, lo incorporan en el recurso judicial para indagar su eventual participación en el cambio de uso de suelo, y también como tasador del Banco Santander en 2013, antes de asumir su cargo en el gobierno actual, de esos mismos predios de Machalí, que son beneficiados en la propuesta al plan regulador intercomunal.

Al ex director de Obras de Machalí, en cambio, pedirán investigarlo por su desempeño durante la tramitación de dicho cambio de uso de suelo, lo que ya está siendo indagado por un sumario que abrió el alcalde José Miguel Urrutia.

Esta querella se suma a la que presentó en contra de la empresa de la nuera de la Presidente este lunes el empresario Hugo Silva, quien le compró las 44 hectáreas en Machalí.

FOTOS: RAUL LORCA TAPIA /AGENCIA UNO