Si en 2014 había 2,2 postulantes por cupo, en 2016 la proporción cayó a 1,5 alumnos, lo que le impediría al emblemático recinto de Santiago acreditarse como de “alta exigencia académica”, y poder elegir el 30% de sus alumnos por méritos educativos y no por una tómbola.
Publicado el 07.02.2017
Comparte:

Eliminar la selección en los colegios municipales fue uno de los principales objetivos -junto a la eliminación del lucro y el copago- de la llamada “ley de inclusión” que impulsó el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, y que aprobó el Congreso en enero de 2015.

Sin embargo, la ley 20.845 hizo una excepción para que los establecimientos públicos, definidos como “especiales o de alta exigencia académica”, pudieran elegir el 30% de sus vacantes por méritos académicos, y el restante 70% simplemente por una tómbola, como el resto.

Mineduc deja 60 liceos Bicentenario fuera de excelencia académica

Pero el reglamento de dicha ley que elaboró el Ministerio de Educación, y que está en revisión en la Contraloría, establece qué escuelas podrán ser calificadas como de “alta exigencia académica”, y definió que tengan una trayectoria y prestigio por más de 30 años, que los resultados académicos en lenguaje y matemáticas estén en el quintil más alto y que la “cantidad de postulaciones doble al número de vacantes”.

El Mineduc afirmó a La Tercera que los establecimientos “deberán cumplir con todos los requisitos estipulados. No basta con cumplir sólo con alguno”. Por lo que el requisito de la antigüedad deja fuera de un plumazo los 60 liceos Bicentenario que creó el gobierno del Presidente Sebastián Piñera en 2010, y que ha obtenido excelentes resultados académicos. Incluso el Mandatario tuiteó ayer que el “gobierno se equivoca”, ya que “la excelencia en educación no se mide por la antigüedad sino por los resultados. Liceos Bicentenario han probado excelencia y ampliado las oportunidades a la clase media”.

En redes sociales recordaron que el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, quien impulsó la polémica ley, prometió que la antigüedad no sería requisito para la excelencia sino que la trayectoria académica.

Instituto Nacional quedaría sin excelencia por caída en matrícula

Pero no sólo los liceos emblemáticos quedarían fuera de dicha categoría de excelencia con la normativa del Mineduc, sino también el propio Instituto Nacional, ícono de la excelencia pública durante sus 200 años de existencia.

Y ello se debe a que la institución no cumple el requisito de que la cantidad de postulantes duplique los cupos, ya que durante la gestión de la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, se redujo sistemáticamente la matrícula.

Si en 2014 hubo 1.236 postulantes para los 573 cupos (con una proporción de 2,2), en 2015 dicho indicador cayó a 1,9 y en 2016 volvió a bajar a 1,7, ya que postularon 1.156 alumnos. La situación este año se agravó aún más ya que postularon apenas 1.036 para una tasa aún menos de 1,5. (ver infografía al final del artículo). En cambio, en 2001, por ejemplo, hubo 4.500 postulantes,

Los continuos paros han sido mencionados por los especialistas como los gatillantes de que haya menos estudiantes interesados en matricularse en el I. Nacional.

De hecho, entre 2011 y 2016 los estudiantes del emblemático liceo perdieron 372 días de clases por reiteradas movilizaciones, lo que terminó por sacarlos del liderato académico de los establecimientos municipales del país. En 2013 tuvo 671,9 puntos promedio en la PSU, en 2014 cayó a 663 puntos y el año pasado volvió a caer a 657,8 puntos.

Las bajas de resultados en las pruebas Simce ya habían llevado al liceo a perder su condición de “Colegio de Excelencia”, otra categoría que le permitía acceder a una subvención especial que el Ministerio de Educación le entregaba desde hace 10 años, lo que generó muchas críticas.

En tono sarcástico, el senador Andrés Allamand (RN) expresó en su cuenta @allamand: “Gran logro de reforma educacional del gobierno, Instituto Nacional y Liceo Lastarria pierden excelencia académica”. En tanto, el economista y ex ministro Andrés Veslaco (@AndresVelasco) compartió la noticia y comentó que es una “lamentable y a la vez indignante noticia para la educación pública”.

Las advertencias desoídas del daño de la reforma educacional al I. Nacional

Varias y transversales fueron las personas que advirtieron que la eliminación de la selección en el liceo de Santiago que impulsó el Gobierno generaría un irreparable daño a la institución.

Durante la discusión de la ley en el Congreso, el rector del I. Nacional, Fernando Soto, pidió a los parlamentarios no legislar en base a “consignas superficiales” y un “discurso cliché”, y calificó de “duro golpe” la eliminación de la selección en los liceos de excelencia académica, que sólo generará “el efecto contrario a lo que pregonan”.

A su juicio, la medida afectará en especial a los mejores alumnos que provienen de los sectores populares y medios, quienes no podrán acceder a las mejores universidades ni a las carreras más demandadas.

Críticas a las que se sumó el centro de padres del I. Nacional, que afirmó que la reforma los obligará a pasar “de la selección por mérito académico a una rifa, un bingo”, y que usará a sus hijos como “conejillos de laboratorios. Eso hará caer la calidad de los alumnos”.

En el fragor de la discusión de la ley, más de 200 ex alumnos publicaron una carta en que pidieron mantener el sistema de selección por mérito, argumentando que “pretender eliminar el mecanismo de admisión implica una pretensión de cambiar el orden racional de las cosas, produciendo una nivelación hacia abajo, desmereciendo absolutamente la calidad de la educación”.

El ex ministro de Educación y ex institutano, Sergio Bitar, advirtió que la elección de los estudiantes mediante una tómbola llevaría a la “destrucción de los colegios más importantes de Chile”.

La misma afirmación hizo el senador de RN, Andrés Allamand, quien aseguró el mismo día que se aprobó la ley, el 17 de enero de 2015, que “hoy se destruyó el I. Nacional”. “Crear un colegio como el I. Nacional le costó a Chile 200 años y se ha destruido hoy día en un acto ideológico, no racional, no suficientemente ponderado”.

postulantes-i-nacional