Los fondos para viáticos y contratar empleados públicos subirán 6,8% y 5,6%, respectivamente. El gasto en renovar vehículos tendrá el mayor incremento desde que asumió el Gobierno.
Publicado el 04.10.2017
Comparte:

El presupuesto del Estado para 2018 que presentó la Presidenta Michelle Bachelet y que aumenta en 3,9% el gasto fiscal, está dejando una estela de cuestionamientos por varias estimaciones que no estarían ancladas en la realidad, y que impedirían reducir la deuda pública.

Uno de los datos que llama la atención de algunos economistas es la estimación de que los ingresos fiscales aumentarán en 7% el próximo año, una cifra que casi duplicará el 4% recaudado este año.

¿Cuánto recaudará el Fisco? El debate clave en la ley de presupuesto

Esa estimación de ingresos es la que usó el gobierno para aumentar fuertemente el gasto, muy por encima del 3% recomendado por el Banco Central para evitar que la deuda se dispare y se vuelva a la senda del equilibrio estructural.

El ex subsecretario de Economía, Tomás Flores, plantea que esos ingresos del 7% no estarán y que el déficit fiscal será aún mayor que el estimado por el gobierno. “Para mostrar un cuadro en que el déficit bajaba y pudieran tener mayor gasto sobrestimaron los ingresos”, asegura a este diario.

En la misma línea, el miembro de la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Ernesto Silva, afirma que el escenario del Ejecutivo es “excesivamente optimista; no calza con la realidad”.

Cecilia Cifuentes, investigadora del ESE Business School, coincide en que el ingreso es optimista, pero lo más grave, a su juicio, es el “hoyo fiscal que dejarán al futuro gobierno, ya que los gastos permanentes se dispararon y la brecha anual superará los US$3.800 millones”.

El fuerte incremento en las contrataciones

En las 168 páginas que respaldan el proyecto de ley de presupuesto público, hay cuatro páginas que detallan lo que gastará el Estado durante 2018 en asuntos de personal y burocracia, como aumento de las dotaciones, pagos de viáticos y de funciones críticas a jefaturas y adquisición de vehículos.

La dotación máxima de personal contempla un incremento de 13.374 funcionarios respecto de este año, lo que implica un crecimiento de 5,6%.

Ello significa que la Administración Pública podrá pasar de 227.290 funcionarios a contrata a 240.664 en 2018. Cuando llegó Bachelet en 2014, esa cifra estaba en 202 mil funcionarios, por lo que aumentará casi en 40 mil nuevas contrataciones en sus cuatro años de gestión.

“Este incremento corresponde, principalmente, al programa de traspaso de personal a honorarios a contrata, destacando un importante aumento de la dotación (2.544 personas) asociado a la puesta en marcha de nuevos jardines infantiles”, asegura el Informe Financiero Público de la Dirección de Presupuesto del Ministerio de Hacienda.

Cristina Torres, investigadora de Libertad y Desarrollo (LyD), asegura que los fuertes incrementos en personal “dejan de manifiesto que el Ejecutivo no tiene dentro de sus prioridades la disminución de este tipo de gastos”.

Torres explica que en 2015 Bachelet puso en marcha un plan para traspasar a 14.000 personas de honorarios a contrata hasta 2017. Para ello, a contar del 2016 se estableció en la Ley de Presupuesto un número máximo de personas que podían ser contratadas a honorarios.

Sin embargo, el gasto en honorarios desde el 2015 a la fecha también se ha visto incrementado, y aunque para el 2018 se estima una reducción del 17,8%, igualmente los años 2016 y 2017 se incrementó, puntualiza Torres.

“Además, para el 2018, el gobierno nuevamente considera 8.000 nuevos cupos para ser traspasados a contrata, los que si bien no debiese implicar mayor gasto fiscal, si no se hace la correspondiente reducción de honorarios, no estaría cumpliendo el objetivo propuesto. Más aún, llama la atención que se insista en un programa que ha tenido fuertes críticas por el mismo personal a ser traspasado”, afirma la investigadora de LyD.

Los pagos de viáticos crecerán 10,6%

Los pagos de viáticos se incrementarán fuertemente a 10,6%, en relación con este año, pero a 6,8% si se incluye solo a personal civil y se dejan fuera las Fuerza Armadas. Ello tendrá un costo de casi $5 mil millones adicionales a este año, ya que pasará de $64.840 millones a $69 mil 248 millones. Hace cuatro años, dicho ítem era de $50 mil millones.

Torres explica que dicha alza se producirá “pese a las normas de austeridad en cuanto a que las comisiones de servicio en el país y en el extranjero deberán reducirse a las que sean imprescindibles para el cumplimiento de las tareas institucionales, especialmente aquellas en el extranjero”.

Los gastos de renovación de vehículos tendrán el mayor crecimiento desde que asumió el gobierno (3,3%), ya que se comprarán 259 autos.