Asimismo, en los primeros 22 meses tras el terremoto y tsunami de 2010 se entregaron 15 veces más soluciones habitacionales que en el mismo período después de la catástrofe que azotó a las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá.
Publicado el 27.02.2016
Comparte:

En octubre de 2010 el entonces diputado DC, Juan Carlos Latorre, anunció que presentaría una solicitud para interpelar a la ministra de Vivienda, Magdalena Matte, para que rindiera cuentas del avance en reconstrucción del terremoto y tsunami del 27 de febrero.

Habían pasado sólo ocho meses desde la catástrofe y el parlamentario acusaba que el gobierno de Sebastián Piñera no tenía un plan maestro de reconstrucción.

Finalmente, el 20 de diciembre de 2010, la interpelación se concretó. Matte llegó hasta la sala de la Cámara de Diputados para sentarse en el “banquillo de los acusados” y contestar por casi cuatro horas todas las preguntas de Latorre: casi todas apuntaban a que el gobierno había entregado “subsidios de papel” que nunca se concretarían en una casa.

La ministra contestaba: “Hemos asignado 100.000 subsidios… Haremos la reconstrucción en un tiempo récord. La historia la va a recordar como la mejor reconstrucción”.

Poco más de tres años después de esta interpelación, el gobierno de Piñera dejó La Moneda cuando la reconstrucción en materia de vivienda llevaba un importante grado de avance. Es decir, de los más de 225 mil subsidios otorgados a los damnificados, 200 mil soluciones habitacionales ya estaban concluidas.

El lento ritmo de reconstrucción del terremoto del norte

Pero el ritmo de reconstrucción del 27F no se ha replicado en las otras tragedias que han azotado al país en los últimos años. Por ejemplo, la reconstrucción tras el terremoto del 1 de abril de 2014, cuando Michelle Bachelet aún no cumplía ni un mes en La Moneda, aún no concluye.

Si bien el sismo fue de menor magnitud que el del 27F y afectó a sólo dos regiones (Arica y Parinacota y Tarapacá), las últimas cifras entregadas por el Ministerio de Vivienda, correspondientes al mes de enero de 2016, dan cuenta de un 31% de avance.

Esto se traduce en que en 22 meses, y con un total de 14.749 familias por atender, sólo 4.616 cuentan con una solución habitacional entregada.

El escenario es completamente distinto si se compara con el proceso de reconstrucción del 27F. Al analizar los mismos 22 meses posteriores a la tragedia, se desprende que a esa altura ya se habían entregado 72.226 soluciones habitacionales, una cifra 15 veces más alta que la de las soluciones entregadas hasta la fecha para el terremoto del norte. Eso, sin contar que la tragedia del 27F abarcó más regiones, incluyó un tsunami y fue mucho más devastadora, aumentando la complejidad del proceso de reconstrucción.

Asimismo, en abril de 2011 -14 meses después de la tragedia- el gobierno anterior ya había entregado las primeras 14 mil soluciones habitacionales, que es la misma meta que tiene la actual administración. En ese sentido, si se hubiera aplicado el mismo ritmo del 27F en la reconstrucción del norte, el proceso debiera haber culminado en mayo de 2015.

Estudio LyD: Sin contar el 27F, 72% de las familias damnificadas aún no cuenta con una solución habitacional

Desde que asumió el poder Michelle Bachelet, han ocurrido cinco catástrofes: el terremoto en el norte grande (abril de 2014), el incendio en Valparaíso (abril de 2014), los temporales en Antofagasta y Atacama (marzo de 2015), la erupción del volcán Calbuco (abril de 2015) y el terremoto en Coquimbo (septiembre de 2015). A estos episodios se suma que el gobierno también debió continuar lo que quedaba de la reconstrucción del 27F.

Según un estudio realizado por Libertad y Desarrollo (LyD), si se consideran los hechos que han ocurrido en los últimos dos años -a excepción del sismo en Coquimbo, dado que aún no se publican las cifras- y se excluye el 27F, el avance en materia de vivienda es de un 28%, es decir, un 72% de las familias damnificadas aún no cuenta con una solución habitacional.

En total, sin el terremoto y tsunami del 2010, las familias por atender ascienden a 34.074, pero sólo 26.200 cuentan con un subsidio vigente. De estas últimas, aún hay 16.609 que esperan una solución habitacional definitiva -9.878 se encuentran en proceso de ejecución y 6.731 están sin inicio-.

En el documento elaborado por el centro de estudios se resalta que los principales avances que se han realizado en la erupción del volcán Calbuco y los temporales en el norte, corresponden a compra de materiales y representan un 95% de las soluciones entregadas en ambos casos. “Sin el apoyo técnico o algún tipo de seguimiento, esta ayuda podría no ser efectiva a la hora de reparar la vivienda… Además, el proceso de reconstrucción de las distintas catástrofes debería apresurar la entrega de las últimas soluciones. Para ello, se requiere evaluar cuales serían los obstáculos que se estarían presentando y generar distintas estrategia para mejorar la eficiencia en el proceso de reconstruir Chile”, señala la investigadora del Programa Social de LyD, Paulina Henoch.

Avance en reconstrucción del 27F: Durante enero se entregaron 127 viviendas

En el informe de LyD se señala que la reconstrucción del 27F alcanza un 98% de avance, pero que aún hay 5.722 familias que no cuentan con una vivienda definitiva, de las cuales 5.192 soluciones se encuentran en ejecución y aún hay 530 subsidios sin iniciarse.

Además, las cifras, que fueron publicadas esta semana por el Minvu y que reportan hasta enero de 2016, dan cuenta que durante este último mes se entregaron 121 soluciones habitacionales y se iniciaron siete obras.

Si se suman todas las catástrofes -a excepción del terremoto en Coquimbo- durante enero 476 familias recibieron una solución habitacional. Respecto a este avance, Henoch explica que si bien en el caso del 27F puede ser que los casos sean más complejos, la baja de ritmo en la entrega es preocupante.

FOTO: HANS SCOTT/AGENCIAUNO