En conversación con "El Líbero", el senador PS dice que tras las primarias "quedó demostrado que el Frente Amplio no es alternativa de gobernabilidad, pero tampoco desde la centroizquierda debemos atacarlos porque nos vamos a necesitar mutuamente para la segunda vuelta".
Publicado el 09.07.2017
Comparte:

Las primarias de Chile Vamos marcaron un antes y un después en la Nueva Mayoría. Por una parte, el holgado resultado obtenido por Chile Vamos -un millón 400 mil votos-, y la baja participación que logró el Frente Amplio han hecho que algunos personeros se replanteen cómo se está enfocando la candidatura del senador Alejandro Guillier.

Una de las visiones sobre este tema tiene que ver con que, pese a que hace alrededor de un mes se fijaron las primeras bases de su comando, la candidatura aún es comandada sólo por un grupo selecto. Pero además, en el oficialismo señalan que falta más conducción política de parte de la estructura.

En conversación con “El Líbero”, el senador PS Rabindranath Quinteros, quien en un principio apoyaba la candidatura del ex Presidente Ricardo Lagos, dice que “siempre van a haber críticas en la conformación de los comandos, sobre todo ahora que Alejandro ha dicho que todavía no es candidato y que una vez que se inscriba va a conformar el comando definitivo”.

– Entre las principales críticas que se hacen está la falta de conducción política del comando. Esta semana, hubo una disyuntiva con los notarios por las firmas. ¿Cree que es necesario caer en ese tipo de cosas?

– Soy enemigo de eso. La ropa sucia se lava al interior de la casa. Cuando uno ve que hay algún defecto en alguna campaña, en este caso la campaña electoral, uno debe decirlo al interior. No se debe estar publicitando, porque se agrava aún más la falta. En ese sentido, creo que el candidato y los dirigentes de los partidos, tendrán que reunirse y tomar una determinación y formar comandos nacionales y regionales.

– Le pregunto porque se ha planteado que el rol del comando es justamente abordar esos problemas y no que el mismo candidato sea el que hace esas declaraciones. 

– Por supuesto. Creo que es eso lo que le hace falta, que se dedique a los temas de campaña y no a poner la cara por las equivocaciones que cometen algunos.

– ¿Qué sugiere usted que va a hacer falta una vez que el candidato reúna las firmas? ¿Más participación de los partidos?

– Carolina Goic dijo una cosa muy cierta hace unos días sobre que hay palabras o frases que emplea Guillier que ofenden a los que somos militantes de los partidos. Él tiene una lógica diferente, una lógica como independiente, porque no ha militado. Él (Guillier) tiene que entender la lógica de los partidos y eso es lo que debe conversar con los presidentes de las colectividades, para evitar todo este tipo de resquemores que puedan existir.

– Después de las primarias hay algunas voces que han dicho que hay que disputarle el centro político a la derecha porque el resultado del Frente Amplio fue más bajo de lo esperado ¿Está de acuerdo?

– Estoy totalmente de acuerdo. Quedó demostrado que el Frente Amplio no es alternativa de gobernabilidad, pero tampoco desde la centro izquierda debemos atacarlos, porque nos vamos a necesitar mutuamente para la segunda vuelta. Aquí el adversario es Sebastián Piñera.

– ¿Y está de acuerdo con los que sostienen que hay que incluir vocerías con personeros más ligados al centro político? Se pensó en una primera instancia que el rol de Karol Cariola tenía que ver con palear la fuga de los votos al Frente Amplio

– Precisamente eso son temas que debe abordar el candidato con los presidentes de los partidos. Lo que le hace falta a esta candidatura es incorporar gente con más experiencia en campañas. Se debería evaluar lo de las vocerías, cambiar el despliegue territorial, y ver cómo dar a conocer las bases programáticas. Ahora, que ya se vio que el Frente Amplio no es la alternativa, evidentemente que hay que analizar lo que teníamos hasta antes de las primarias, y si hay que hacer cambios, hacerlos.

– Guido Girardi dijo que fue un error que el ex Presidente Ricardo Lagos bajara su candidatura. ¿Qué le parece?

– He escuchado a muchos candidatos decir ahora que fue un error, pero en el momento adecuado también escuché a muchos que decían que era un liderazgo del pasado. Cuando se cometen errores después uno se arrepiente.

– El senador Girardi también manifestó que Guillier era un “castigo a nosotros mismos” ¿Está de acuerdo con esa lectura?

– Lo interpreto como un castigo porque es independiente, entonces lo curioso es que los partidos le están juntando firmas a un independiente.

Acuerdo Parlamentario

– Después de las primarias han florecido nuevamente las conversaciones sobre un acuerdo parlamentario. Se sostiene que la unidad es la clave para ganarle a Piñera. ¿Lo comparte?

– Si, me parece muy bien. Yo siempre he sido partidario de que haya la mayor unidad posible en la centroizquierda. El ideal habría sido una lista única, pero si no es posible por el número de partidos, tendrán que ser dos listas, pero concordadas.

– ¿Cree que es necesario concretar un pacto con la DC que signifique apoyo en segunda vuelta?

– Pienso que lo ideal, primero, es la lealtad con el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet hasta el último día. Y esto desde la DC hasta el PC. Lo segundo es concordar el apoyo recíproco en la segunda vuelta y acordar, si no es lista única parlamentaria, dos listas para asegurarle el cupo a todos los postulantes. Y por último que el gobierno elija un número determinado de proyectos que sean prioridad y que todos se comprometan a sacarlos antes del fin del mandato de la presidenta.

Autocrítica por ausencia en primarias

– ¿Después de las primarias, en donde Chile Vamos obtuvo un número importante de votos, se hace una autocrítica por la ausencia de su coalición en esa instancia?

– Por supuesto, fue un grave error que se genera porque el PS no proclamó a Lagos como su candidato.

– ¿Cómo se recupera el tiempo perdido?

– No tiene solución, ya no estuvimos en las primarias. Ahora hay que hacer un despliegue territorial denso, siendo las candidaturas parlamentarias el eje de esa campaña presidencial.