Más de 255 mil alumnos de educación superior de sectores de menores recursos no accederán al beneficio estatal por estudiar en universidades privadas fuera del CRUCh, y en institutos profesionales y centros de formación técnica con fines de lucro. La gratuidad anunciada sólo será para 200 mil estudiantes.
Publicado el 02.10.2015
Comparte:

Un radical cambio en la política educacional aplicada por el país durante las últimas décadas hizo la Presidenta Michelle Bachelet este miércoles, al anunciar que el beneficio de la gratuidad para estudiantes de educación superior será condicionada no sólo a su situación socioeconómica, sino a que estudien en determinadas instituciones.

Y es que la Mandataria estableció en su proyecto de ley de presupuesto 2016 que este beneficio, que le costará el próximo año a los contribuyentes $177 mil millones, se aplicará sólo para los estudiantes del 50% más vulnerable pero siempre y cuando estén matriculados en instituciones que “no tengan lucro y que cumplan criterios de acreditación y participación”.

Esos tres criterios, que han sido muy cuestionados por su discriminación arbitraria y posible inconstitucionalidad –como lo señaló Carlos Peña en una columna en El Mercurio -, dejan fuera en forma automática a 255 mil alumnos que pertenecen igualmente al 50% más  vulnerable pero que estudian en decenas de universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica que no cumplen los requisitos impuestos por el Ministerio de Educación, que dirige Adriana Delpiano.

Los alumnos que tendrán gratuidad

La gratuidad será para los 200 mil alumnos del 50% más vulnerable o que pertenezcan a los primeros cinco deciles que estudien en alguna de las 25 universidades del Consejo de Rectores (Cruch).

La lista la integran las universidades de Chile, Católica, de Concepción, Católica de Valparaíso, Federico Santa María, Santiago de Chile, Austral, Católica del norte, Valparíso, Antofagasta, La Serena, Biobío, La Frontera, Magallanes, Talca, Atacama, Tarapacá, Arturo Prat, Metropolitana de Ciencias de la educación, Playa Ancha, Tecnológica Metropolitana, Los Lagos, Católica del Maule, Santísima Concepción y la Católica de Temuco.

En tanto, los institutos profesionales que también cumplen las exigencias del Mineduc para recibir gratuidad son el de estudios bancarios Guillermo Subercaseaux, el Nacional del Fútbol y el agrario Adolfo Matthei. Los centros de formación técnica beneficiados son el Duoc UC, Cedec-UCN y ENAC.

Sólo en 10 ciudades (Antofagasta, Coquimbo, Concepción, Lebu, Osorno, Rancagua, Santiago, Temuco, Valparaíso y Viña del Mar) hay IP y CFT acreditados y sin fines de lucro y, por consiguiente, podrían optar a que sus estudiantes sean beneficiados con la gratuidad en 2016.

Los alumnos que quedan fuera de la gratuidad

En la vereda contraria, los estudiantes que estén matriculados el próximo año en cualquier institución fuera de las mencionas arriba quedarán excluidos del beneficio  aunque sean vulnerables, según un estudio de la fundación Acción Educar.

Algunas de sus conclusiones son que sólo el 20% de los alumnos de menores recursos de los IP y CFT accederá a la gratuidad el 2016 y, por tanto, el 80% de los alumnos vulnerables quedará excluido, lo que equivale a más de 163 mil alumnos de planteles acreditados.

Además, siete regiones del país, Arica,  Tarapacá, Atacama, Maule, Los Ríos, Aysén, Magallanes no cuentan con IP o CFT que puedan acceder al beneficio estatal.

RaúlFigueroaRaúl Figueroa, director ejecutivo de Acción Educar, sostiene que el anuncio de la Presidenta implica una “fuerte discriminación para estudiantes de igual condición socioeconómica. Es importante tener presente que hay universidades fuera del CRUCH que tienen  igual o mejor calidad que las que componen ese consejo, lo mismo ocurre en los institutos superiores y CFT, de alto prestigio y muy preferida por los estudiantes se dejan fuera por una distinción que la ley actual no hacen. El enfoque del presupuesto parece equivocado”.

Gratuidad en educación superior

FOTO: CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIA UNO