A juicio del abogado Mario Zumelzu, hay antecedentes de sobra para interponer una querella en contra de la empresa de la nuera de la Presidenta. “Si existe delito y el director del SII no presenta denuncia, está defraudando al Estado”, señala a "El Líbero".
Publicado el 30.11.2015
Comparte:

La afirmación del director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Fernando Barraza, de que “aún no tenemos los elementos de juicio necesarios para efectos de poder determinar la eventual interposición de una querella o denuncia” en contra de la empresa Caval, generó fuertes cuestionamientos de uno de los abogados querellante en la causa, Mario Zumelzu.

En abril pasado una  auditoría de la Unidad Especializada Anticorrupción del Ministerio Público detectó que Caval –la empresa de Mauricio Valero y Natalia Compagnon, nuera de la Presidenta Michelle Bachelet-, presentó “inconsistencias” en su declaración de renta ante el Servicio de Impuestos Internos en 2012, año en que obtuvo ingresos por más de $1.531 millones.

Ello significa que los socios de la empresa sacaron las utilidades devengadas por la sociedad y se las repartieron o gastaron, dejando a la compañía en una precaria situación financiera. Las deudas sumaron $517 millones, quedando un patrimonio financiero de -$69 millones.

Dicha “anomalía tributaria”  y las “inconsistencias” encontradas por el SII llevaron a Compagnon y a Valero a ir a la sede en Teatinos 120 para realizar una rectificación en su declaración de renta de 2012, y devolverle al fisco $121 millones que habían sido declarados erróneamente como gasto.

En su declaración ante el Departamento de Investigación de Delitos Tributarios (Didet) la cónyuge de Sebastián Dávalos y Mauricio Valero se refirieron a la utilización de facturas de la sociedad Inversiones y Asesorías Lo Beltrán Limitada -de propiedad de Patricio Cordero- por parte del contador de este último, Roberto Castro, quien estaría concertado previamente con Valero, según versiones de prensa.

Mario Zumelzu, querellante en caso CavalPara analizar la situación en que se encuentra la investigación del caso Caval, que lleva desde febrero de este año el fiscal regional de Rancagua, Luis Toledo, “El Líbero” conversó con el abogado querellante Mario Zumelzu.

– ¿Qué opina sobre la declaración del director del SII de que no hay antecedentes suficientes para presentar una querella en contra de Caval?

– Que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Creo que hay bastantes antecedentes, manifestados por el propio SII y la Fiscalía Anticorrupción del Ministerio Público. En casos  tan relevantes como Penta o SQM han formalizado por menos. El diputado UDI Felipe  De Mussy está formalizado y querellado por $70 mil. De manera que por situaciones mucho menores ha habido querellas del SII con las consiguientes formalizaciones del Ministerio Público. Si se cumple con la ley, y las instituciones funcionan, cuestión que es súper importante en una sociedad que vive una crisis de credibilidad, y el SII sigue siendo creíble, debe presentar estas querellas.

– ¿Qué responsabilidad le cabe al director del SII?

– Si bien conforme al artículo 162 del Código Tributario él tiene el monopolio del ejercicio de la acción penal en materia tributaria, no es menos cierto que la Constitución, en el artículo 71, señala que la facultad de conocer las causas civiles y criminales y de juzgarlas y conocer lo resuelto pertenece exclusivamente a los tribunales de la República. Es decir, el director del SII no es juez, no es un tribunal. Tiene la obligación, existiendo delitos tributarios, de presentar la querella. Si existe delito y Barraza no presenta querella está defraudando al Estado, y el funcionario público que actuando en razón de su cargo defrauda al Estado es culpable de fraude al fisco según el artículo 239 del Código Penal.

– ¿Por qué el director del SII decide no presentar la querella contra Caval?

– Es tan evidente que existe infracción tributaria, y si él no presenta la querella o la denuncia respectiva, simplemente creo que tenemos que ir a un tema que la ciudadanía demanda, que él es un funcionario de exclusiva confianza de la Presidenta de la República y se está investigando a la Presidenta de la República. Creo que por eso no se presentan las querellas.

“Es difícil de sostener que Dávalos Bachelet no haya tenido algún grado de participación,  de que no hubiese sabido de esos retiros a través de boletas ideológicamente falsas, porque quien goza de los beneficios de unas platas no puede tampoco desconocer su origen”

– Usted anunció una querella en contra del director del SII. ¿En qué consiste?

– Es una querella por fraude al fisco. Que consiste en que el director con su actuar está defraudando al Estado de Chile. Eso está en etapa de estudio pero tenemos la convicción de que el tipo penal existe, y la presentaríamos la próxima quincena.

– ¿Hay jurisprudencia con recursos similares?

– Hay jurisprudencia respecto de funcionarios del SII que han facilitado la defraudación de los contribuyentes y han sido sancionados.

– ¿En qué fase está la investigación del caso Caval que retomó el fiscal Luis Toledo?

– Está bastante avanzada, en algunos casos existen diligencias pendientes de organismos que no han entregado toda la información. Por ejemplo, los bancos con las cuentas corrientes. Otras diligencias practicadas están bajo decreto.

– ¿Cuándo habría formalizaciones?

– Puede haber formalizaciones por delito tributario y por otros delitos. Se puede avanzar primero con la formalización por algunos delitos mientras se espera por la querella del SII. Pienso que debe haber formalizaciones a finales de enero.

– ¿Qué evidencias ha podido recabar la investigación en contra de Sebastián Dávalos?

– Hago la salvedad de que existen numerosos antecedentes reservados que no conozco, pero me da la idea de que si seguimos en la línea de que existe delito tributario es difícil que él no tenga algún grado de participación. La participación básica es de los socios, Valero y Compagnon, pero es difícil de sostener que Dávalos Bachelet no haya tenido algún grado de participación, de que no hubiese sabido de esos retiros a través de boletas ideológicamente falsas, porque quien goza de los beneficios de unas platas no puede tampoco desconocer su origen. El maná no cae del cielo.