Unos aseguran que el de Maduro es un gobierno completamente democrático, otros señalan que lo que se vive es una dictadura. Así de distantes son las miradas de los candidatos.
Publicado el 15.05.2017
Comparte:

Venezuela vive una de sus crisis más fuertes desde que se instauró la Revolución del Siglo XXI, comandada por Hugo Chávez Frías. Ahora con su sucesor al mando, Nicolás Maduro, se ha intensificado la crisis política, social y económica, razón por la que desde hace más de un mes el país ha estado inmerso en protestas continuas contra el gobierno, que iniciaron después de que el mandatario decretara que el Tribunal Supremo de Justicia asumiera la responsabilidades de la Asamblea Nacional -decisión que después reculó- y que llegó a su punto más álgido después de que llamara a una constituyente sin consulta popular. En Chile, han sido varios los políticos los que se han pronunciado por la situación, en la que ya se suman 44 muertos en las manifestaciones. Y en este año electoral, no han sido pocos los candidatos presidenciales que han alzado su voz sobre el tema.

La última en hacerlo fue la precandidata por el Frente Amplio, la periodista Beatriz Sánhez, quien en una entrevista con CNN Chile, reafirmó que “Venezuela no es una dictadura”, frase que ya había dicho en una entrevista con El Mercurio en abril. “Yo hice un editorial en que señalé que Fidel Castro era un dictador. Venezuela no es una dictadura (…) el problema que tiene es que cuando tienen conflictos, lo que hacen es restringir soberanía y los derechos de las personas”, dijo en esa oportunidad.

“Cuando nosotros decimos que no es una dictadura hoy día Venezuela, nosotros no estamos diciendo que estamos a favor del gobierno de Nicolás Maduro o que estamos a favor de lo que pasa ahí, que es una plena democracia. Nunca hemos dicho eso (…) Lo que yo sostengo es que hay una crisis institucional muy profunda, que es responsabilidad de muchos actores, que hay un riesgo de que se pierdan todos los puntos de democracia que quedan”, agregó la periodista en CNN Chile.

En la misma línea está su compañero de coalición, el sociólogo Alberto Mayol, quien no ha fijado una posición con lo que pasa actualmente en el país pero en varias entrevistas ha repetido que Cuba era una dictadura y que el proceso venezolano no había cuajado bien. En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile explicó:”Lo de Venezuela es muy simple: es un proceso geopolítico, que requería del concurso del resto del continente, era un requerimiento, porque su única viabilidad era hacer contra-hegemonía regional contra Estados Unidos. Dado que hubo muchos países, ente ellos Chile, que traicionaron toda oportunidad de aquello”. Y el pasado 13 de abril publicó en su cuenta de Twitter: “Esperamos que la Cancillería actúe respecto a EEUU con un poquito del entusiasmo con que actúa sobre Venezuela. Esperamos”.

Manuel José Ossandón no ha condenado que lo que se vive en Venezuela sea una dictadura, pero sí ha mostrado varios mensajes de solidaridad. Por ejemplo, en sus redes sociales solicitó que se aceptara el asilo político de Roberto Henríquez, el presidente del partido político de Copei que se encuentra resguardado desde principios de abril en la embajada de Chile en Venezuela. También ha señalado en entrevistas con varios medios que “la defensa de la democracia y los derechos humanos no tiene matices y Chile no puede cerrar los ojos ante la situación que afecta a nuestro país hermano”.

Alejandro Navarro, el senador que lanzó su candidatura vía Twitter y respaldado por el Partido País, es uno de los más conocidos por defender todas las medidas del chavismo. Las últimas declaraciones sobre el tema fueron el pasado 5 de mayo, en la misma red social: “Si en tu mente Venezuela no es Democrática es que haz dejado que alguien piense por Ti. No eres Tú quien creo esa imagen. Te la crearon”, escribió al compartir una nota de opinión del canal de noticias Russia Today , medio conocido por estar a favor de los ideales de Hugo Chávez. Mucho antes, en marzo, dijo en una entrevista con Radio Agricultura: “Lo que hay en Venezuela es un conflicto entre poderes del Estado. En Venezuela hay cinco poderes del Estado, no tres como en Chile y lo que hace la Constitución venezolana es preservar el equilibrio entre esos poderes del Estado (…) hay total y absoluta normalidad”.

Las posiciones más firmes contra Maduro 

Hasta promesas presidenciales se han realizado con la situación de Venezuela. Por ejemplo, José Antonio Kast, realizó el pasado 11 de mayo  un acto en el Círculo Español, donde aseguró: “Si salgo electo declaro estado de emergencia en La Araucanía el primer día. Y termino las relaciones diplomáticas con Venezuela  y Cuba”, afirmó. Y en su redes sociales, principalmente en Twitter, ha señalado varias veces que “Venezuela es destruida por dictadura de Maduro”.

En el caso del ex presidente Sebastián Piñera, en una declaración pública que reseña La Tercera,  el pasado fin de semana acusó al gobierno de Maduro de querer conducir a Venezuela “hacia una dictadura similar a la que impera en Cuba”. Y en el momento que empezaron las protestas en el país, señaló que en entrevista con Radio Agricultura, que “la reacción del Gobierno ha sido débil y ambigua, no basta con manifestar preocupación y ofrecer colaboración, eso habría sido relevante en las primeras semanas, pero a esta altura Venezuela se ha transformado en una dictadura”.

El diputado de Evópoli, Felipe Kast, en su cuenta de Twitter no ha dejado de manifestarse en contra de Nicolás Maduro al compartir distinto reportajes sobre las historias de escasez del país y se ha pronunciado varias veces pidiendo la libertad del periodista chileno Braulio Jatar. Y el 31 de marzo, fecha en la que canciller Heraldo Muñoz anunció la decisión de llamar al embajador de Chile en Caracas, Pedro Ramírez, “para que nos informe sobre el agravamiento de la situación en Venezuela”, se pronunció en El Mercurio: “Presidenta, muestre convicción y pida a la OEA aplicación de la Carta Democrática frente a quiebre democrático en Venezuela”.

Una movida distinta realizó la candidata por la Democracia Cristiana, Carolina Goic, quien el pasado 9 de mayo llegó hasta la embajada de Venezuela en Chile para exigir junto a otros venezolanos una condena de la situación política de ese país y una señal diplomática que lo refleje. “Lo que uno esperaría es el retiro permanente de nuestro embajador. Creo que esa es una señal clara mientras no se restablezca en esto la garantía mínima para volver: primero la liberación de presos políticos, segundo la posibilidad de tener elecciones democráticas, libres e informadas que den garantías del restablecimiento de la democracia en Venezuela (…) porque claramente cuando no se respetan las libertades eso es una dictadura”, precisó en el lugar.

Con un llamado a elecciones, se pronunció Alejandro Guillier el pasado martes, tras reunirse con las Juventudes Comunistas (quienes le entregaron su apoyo). “Lo que está pasando en Venezuela va camino a un drama (…) Chile tiene que hacer todo lo necesario para restablecer diálogo en Venezuela. Si el diálogo no es posible, promover elecciones para una sucesión no traumática de Gobierno o ratificación del actual Gobierno”, dijo. Y se mostró contrario a la idea que propone Goic con respecto al retiro permanente del embajador chileno.