Propuesta de siete economistas para que Chile vuelva a crecer incluye terminar con la gratuidad educacional e inamovilidad de empleados públicos

Académicos de distintas sensibilidades políticas presentaron un documento conjunto donde proponen, entre otras cosas, crear un nuevo sistema tributario, fomentar la participación de privados en proyectos de infraestructura, eliminar la gratuidad en la educación superior y modificar el Código del Trabajo que, según ellos, es anticuado y exacerba...
Académicos de distintas sensibilidades políticas presentaron un documento conjunto donde proponen, entre otras cosas, crear un nuevo sistema tributario, fomentar la participación de privados en proyectos de infraestructura, eliminar la gratuidad en la educación superior y modificar el Código del Trabajo que, según ellos, es anticuado y exacerba el conflicto en las relaciones laborales.
Publicado el 18.08.2017
Comparte:

“Propuestas para más y mejor crecimiento de largo plazo” se llama el documento en el que trabajaron en conjunto durante seis meses los decanos de las facultades de economía de la Universidad de Chile, Manuel Agosin; de la Universidad Católica, José Miguel Sánchez, y de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, Ignacio Briones, además de otros cuatro académicos de estas tres casas de estudios superiores: Guillermo Larraín, Verónica Mies, Raimundo Soto y Claudio Agostini.

Ayer se realizó el lanzamiento del documento en la casa central de la Universidad de Chile y fue el economista y académico Joseph Ramos el encargado de comentarlo: “Excelente y valiente”, fueron dos conceptos que utilizó para definirlo. Agregó que el trabajo es un verdadero “programa para gobernar”, aunque, dadas sus propuestas “políticamente incorrectas”, probablemente no serviría para ganar elecciones. El profesor Ramos dijo que ojalá este informe sirviera como matriz para todos los programas presidenciales de los actuales candidatos.

El proyecto nació en 2016, cuando un grupo de dirigentes empresariales expresó su preocupación por la caída en la tasa de crecimiento del país, que el año pasado llegó al 1,6%. Los líderes de Asoex, Asimet, la Corporación de Bienes de Capital, Acti y de Asexma, convocaron a estos destacados economistas, fundamentalmente porque representaban las distintas tendencias y escuelas de pensamiento. El objetivo es lograr que nuestra economía pueda tener un crecimiento sostenido del 5% anual por los próximos 20 años.

Las siete grandes propuestas:

1.- Nueva reforma tributaria para incentivar el crecimiento

El diagnóstico que realizan estos siete economistas transversales es que la reforma tributaria impulsada por el actual gobierno “se aleja en varias dimensiones de lo que es considerado en el mundo académico como una buena política tributaria”. El documento señala que “es fundamental aprovechar realmente la oportunidad de repensar la estructura de nuestro sistema tributario”.

En este sentido, los académicos proponen, en el aspecto tributario, derogar el régimen semi-integrado y reemplazarlo por un régimen general, 100% integrado;  igualar la tasa máxima para personas a la de primera categoría y eliminar el impuesto a las importaciones para mejorar la asignación de recursos, entre otra reformas.

2.- Modernización de Estado

El documento propone crear una política permanente de modernización del Estado, y dentro de esa idea se destaca la creación de un sistema de estadísticas del aparato público, con una base de datos centralizados de libre acceso y que esté alojado en el INE.

También se propone que los funcionarios públicos sean contratados de acuerdo a un régimen similar al del Código del Trabajo.

3.- Grandes proyectos e Infraestructura

El grupo de economistas plantea que el actual déficit de infraestructura del país no puede ser asumido íntegramente por el Estado. En este sentido, señalan que se necesita “un fuerte impulso a la participación privada  en la construcción y gestión de obras públicas”, ya sean aeropuertos, carreteras, cárceles u hospitales.

4.- Políticas de desarrollo productivo

Los académicos convocados por los gremios industriales “medianos” proponen reordenar y racionalizar lo que consideran la “multiplicidad de programas alojados en Corfo, Sercotec o Conicyt”, y potenciar la capacitación y la formación de capital humano para las industrias en las que el país ya cuenta con ventajas comparativas o podría desarrollarlas, como la agroindustria, minería, silvicultura, productos del mar, biotecnología.

5.- Políticas de educación

Uno de los focos de las propuestas es la educación parvularia. Se propone “Acabar paulatinamente con la JUNJI, Integra y los subsidios vía transferencia fiscal y crear un solo organismo que garantice el acceso de los niños a la educación a través de leyes, apoyo y financiamiento de nuevos jardines infantiles”.

Resulta interesante conocer qué dicen los académicos de las universidades de Chile, Católica y Adolfo Ibáñez, sobre la gratuidad en la educación superior. Los economistas plantean que no es el mecanismo de financiamiento adecuado, por tanto recomiendan eliminar el sistema de gratuidad que opera actualmente y reemplazarlo por un sistema de becas y créditos, contingentes al ingreso para los estudiantes más vulnerables.

6.- Políticas laborales

Aquí el diagnóstico es que el Código del Trabajo no se hace cargo de las nuevas realidades del mercado laboral, como es el trabajo remoto, on-demand, temporal, contingente, parcial. Además, el documento concluye que las leyes laborales actuales exacerban la conflictividad en las relaciones entre trabajadores y empleadores.

Entre las medidas en materia laboral, la que más se destaca es la propuesta de cambiar la actual indemnización por despido de un mes por año con un tope de once meses,  por una indemnización a todo evento con un tope de cinco meses. La justificación de esta propuesta es que “en términos prácticos, la indemnización es una suerte de ahorro forzoso del trabajador. El hecho que ese ahorro sólo sea recuperable cuando es despedido, limita la movilidad del trabajador por decisión propia y atenta contra el mejor funcionamiento del mercado laboral. A su vez, un empleador puede verse desincentivado a despedir a un trabajador, aunque sea conveniente hacerlo, por razones de liquidez”.

7.- Mayor competencia para el crecimiento

Son tres las propuestas que se destacan para mejorar la libre competencia: avanzar en la homologación automática de certificaciones y títulos para países con mejores estándares, como por ejemplo la OECD; modificar las leyes para fomentar la competencia en los medios de pago con tarjeta, y estudiar la eliminación de limitaciones legales que reducen la competencia en las notarías, conservadores de bienes raíces, y las farmacias para la venta de medicamentos sin receta.

El documento “Propuestas para más y mejor Crecimiento de largo plazo”, contempla ideas concretas en todos estos ámbitos y cobra relevancia al tratarse de un trabajo donde consensuaron sus ideas economistas de distintas sensibilidades políticas, como Guillermo Larraín, actual coordinador económico de la candidatura presidencial de Carolina Goic; Ignacio Briones, quien ocupara el mismo cargo en la candidatura presidencial de Felipe Kast; y Claudio Agostini, que fue vicepresidente ejecutivo de Enami en el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle y que además estuvo a cargo del eje programático del comando de la campaña presidencial de Claudio Orrego en 2013.

Todos, en conjunto, llegaron a la conclusión de que Chile necesita recuperar el crecimiento y aumentar la productividad. Por lo mismo, sus propuestas quedarán a disposición de todos los candidatos presidenciales.