El periodista Marcelo Hilsenrad lleva más de 10 años trabajando en la realización de los foros televisados. Además escribió un libro que recorre los 25 años de historia de estos duelos electorales en Chile. Y en una contienda estrecha entre Piñera y Guillier cree que el debate de Anatel no hará cambiar de posición política al electorado, pero que sí será fundamental para que más chilenos se decidan a votar.
Publicado el 08.12.2017
Comparte:

“Luz, Cámara… Elección: La democracia chilena en 25 años de debates presidenciales”, se llama el libro que escribió el periodista Marcelo Hilsenrad, quien además es el productor ejecutivo de los debates presidenciales que organiza la Asociación Nacional de Televisión, Anatel. Y en ese rol, estará a cargo del último foro entre Sebastián Piñera y Alejandro Guillier, que se realizará el próximo lunes a las 22:30 horas y que será transmitido por todos los canales de televisión abierta del país.

Recopilando algunas de las anécdotas de su libro, Hilsenrdad (en la foto), que además es el gerente de operaciones de la dirección de Prensa de Canal 13, recuerda que ambos candidatos presidenciales ya se encontraron en una instancia similar. Fue en el debate de primera vuelta de la campaña de 2009, donde Guillier ofició de periodista representando en esa oportunidad a TVN.

Para este lunes los ejecutivos de los canales de televisión apuestan a que por primera vez en la historia de los debates organizados por Anatel, los candidatos presidenciales puedan efectivamente debatir entre ambos: “El formato que tenemos para la segunda vuelta es inédito en Chile y si los candidatos quieren, se debiera dar un debate de verdad”, señala Marcelo Hilsenrad a “El Líbero”. Agrega que “por primera vez en esta campaña se puede producir un debate, pero dependerá de los candidatos, de sus estrategias, si están dispuestos a debatir”.

Ese formato inédito del que habla el productor a cargo del debate del lunes, consiste en que los candidatos presidenciales luego de responder de manera individual la consulta que se les formule sobre cada uno de los ocho temas en tabla, podrán dialogar entre ellos sobre esa misma materia, durante seis minutos. “En esos seis minutos, el rol del periodista no será de interrogador, sino que de moderador, que administrará los tiempos del diálogo que ojalá ocurra entre los candidatos”, señala Marcelo Hilsenrad.

Ocho serán los temas que fueron elegidos por Anatel –y no por los comandos-  donde cada uno de ellos se desarrollará en 10 minutos: dos minutos para responda un candidato, dos minutos para el otro aspirante a La Moneda, y los seis restantes, para la eventual discusión que se pueda dar entre ambos. Los temas serán educación; salud; previsión; economía y empleo; agenda valórica; migraciones y relaciones internacionales; seguridad, y la campaña electoral. El programa de TV, que durará 1 hora y 45 minutos, se dividirá en dos bloques donde se abordarán cuatro temas por segmento, además de un bloque final, donde los candidatos dispondrán de un minuto cada uno para dar un mensaje final a la ciudadanía.

Desde el punto de vista del contenido del debate, el productor ejecutivo de Canal 13 cree que es muy difícil que luego del programa, alguien cambie su voto, “pero lo que puede hacer el debate, es invitar a la gente a que sí vaya a votar, ya sea por uno o por otro candidato”.

– Independiente a que el elector no va a cambiar su voto, ¿concuerda que el debate del lunes será más atractivo que el de Evelyn Matthei y Michelle Bachelet de 2013?

-Por supuesto, porque ahora la campaña se ha cerrado mucho. Hay una incertidumbre sobre lo estrecho que pueda estar el resultado, y eso sin duda es un elemento atractivo, no sólo para el debate, sino que también para el cierre de campaña. Desde ese punto de vista el debate del lunes juega un rol relevante en la estrategia de cómo los comandos van a enfrentar la última semana de campaña. Además, de todos los debates que se han hecho en Chile, el último de la segunda vuelta siempre ha sido el más trascendente y lo más seguro es que el del lunes también lo sea.

-¿Cuáles son los elementos formales que pueden influir en el desempeño de un candidato en un debate televisivo?

– Influye todo. Influye la forma, el fondo, cómo se ven, cómo se visten, cómo hablan. Históricamente, desde esa lógica, el debate que más se ha estudiado es el de Nixon y Kennedy para la campaña presidencial de EE.UU de 1960, el primer debate televisado de la historia.  Donde se asume, aunque no se puede comprobar empíricamente, que la victoria de Kennedy fue influenciada por su buena performance en contraste con la de Nixon, que no se maquilló, que entró cojeando porque lo habían operado de una pierna, y además se veía ojeroso. Sumado a eso llegó al programa con un traje gris, que se mimetizaba con el fondo del estudio televisivo. En cambio Kennedy estaba descansado, porque había llegado un par de días antes a Chicago, donde se desarrolló el debate. Y se vistió  con una camisa y una corbata que contrastaban bajo la lógica de la TV en blanco y negro: camisa blanca y terno oscuro.

En el caso de Chile, me acuerdo el debate de Archi de segunda vuelta entre Evelyn Matthei y Michelle Bachelet. Me acuerdo que LUN tituló al día siguiente “las candidatas Bilz y Pap”, porque Matthei llegó de amarillo y Bachelet de rojo.  Todo eso juega en la estrategia política de un debate presidencial.