En la DC admiten que Jaime Quintana rechazó la realización de elecciones en las comunas de Vilcún y Lautaro, donde había candidatos que desafiaban a sus familiares. La rebelión de los actuales alcaldes fue uno de los factores que trabó que la Nueva Mayoría alcanzara un acuerdo en el tema.
Publicado el 23.04.2016
Comparte:

El “bochorno” que vive la Nueva Mayoría por no haber inscrito a tiempo en el Servel a los candidatos a alcaldes y concejales en las primarias de las elecciones municipales, revela el lado B de quienes son beneficiados con la no realización de dicha competencia.

El diputado del PPD, Pepe Auth, denunció que la verdadera razón de la no inscripción no se debe a que Isabel Allende llegara 20 minutos tarde al Sevel, sino a que los alcaldes actuales no quieren ceder el poder ni someterse a la competencia de los desafiantes.

En su opinión, muchos alcaldes en ejercicio “abominan” de las primarias, y ante la eventual pérdida de poder presionaron a los partidos, y “ahí comienza una especie de baile infinito de intercambio y de protecciones”.

La esposa y el tío del senador Quintana beneficiados por la no realización de primarias

Jaime Quintana y Susana aguileraPrecisamente dos de los favorecidos con la no realización de primarias en la Nueva Mayoría son los alcaldes PPD de las comunas de Vilcún, Susana Aguilera Vega (en la foto),  y de Lautaro, Miguel Jaramillo Salazar, en la Región de la Araucanía, quienes, coincidentemente, son la esposa y el tío del presidente del PPD, Jaime Quintana, respectivamente.

Pese a la insistencia de la DC de solicitar que se realizaran primarias en dichas comunas por tener competitivos candidatos, como concejales y ex alcaldes bien posicionados, la dirigencia del PPD se opuso a dicha competencia, explica a este medio el diputado del distrito 49,  Fuad Chahín (DC), quien representa a los vecinos de las comunas de Curacautín, Galvarino, Lautaro, Lonquimay, Melipeuco, Perquenco, Victoria y Vilcún.

Pedimos que se realizaran primarias en Lautaro y Vilcún pero la dirigencia del PPD en Santiago se opuso insistentemente. Teníamos buenos candidatos para competir, pero al final tuvimos que desistir para priorizar las primarias en Lonquimay y Victoria”, señaló Chahín.

El parlamentario DC agrega que en Vilcún tenían de candidatos a la alcaldía al concejal Daniel Concha y al ex alcalde Patricio Villanueva, quien fue edil durante dos períodos antes de que en 2012 ganara la cónyuge del presidente del PPD, Susana Aguilera.

En la comuna de Lautaro, el alcalde Jaramillo está casado con Eugenia Leal, quien es tía del senador Jaime Quintana Leal.

Chahín calificó la fallida inscripción de “bochornosa” y dijo que la “primera responsabilidad es de los partidos y de la incapacidad de ponerse de acuerdo. Echarle la culpa al Servel de ser arbitrario no la comparto y por eso la DC no firmó la declaración. Se pide una reconsideración en base a argumentos jurídicos y no a descalificaciones. Hay que hacer un mea culpa”.

La precandidata a alcaldesa de Vilcún por Evópoli, María Angélica Barría, también cuestiona a la Nueva Mayoría por no realizar las primarias, “que es la forma de validar la participación ciudadana. Ellos no van a primarias porque tienen el concepto del que tiene mantiene. En ningún momento he escuchado que la NM quería realizar primarias en Vilcún”.

Barría quiere arrebatarle el sillón edilicio a la señora de Quintana porque considera que se ha hecho poco en temas prioritarios para los vecinos, como los caminos rurales, el acceso al agua potable y en  salud.

“Quisiera que la gente de mi comuna pueda crecer. Soy pediatra, trabajo con los niños y veo algunas necesidades que no están satisfechas”, asegura.

Las gestiones de Quintana para conseguir recursos estatales para Vilcún

Susana Aguilera, oriunda de Temuco, es la única alcaldesa de las 32 comunas de la Araucanía. Estudió la básica y media en escuelas públicas de la ciudad y cursó sociología en la Universidad de La Frontera. Antes de ser edil trabajó como directora de Desarrollo Comunitario (Dideco) en la misma comuna que hoy dirige.

Tan pronto asumió el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, en mayo de 2014, el senador Quintana acompañó a su mujer alcaldesa a una reunión con el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, para pedir ocho camiones aljibe de agua para los 14 mil habitantes de Vilcún, debido a un grave problema de abastecimiento de agua potable.

En esa oportunidad, el parlamentario del PPD dijo tener mayor certeza de que en la actual administración los municipios recibirán recursos estatales con criterios técnicos y no políticos, y que en dicha comuna requieren obras en infraestructura sanitaria.

Su señora agregó en la reunión que se perdieron más de $1.200 millones por la quiebra de la empresa que abastecía de agua a la comuna. “Por lo tanto los proyectos de agua nos interesan de sobremanera y es fundamental que a esas familias les demos una respuesta”, indicó.