Cómo se vivió desde la Fundación Padre Semeria la visita del recién asumido Mandatario ayer en un centro de La Pintana.
Publicado el 12.03.2018
Comparte:

“Por fin!” es lo que más se escuchó la tarde de ayer en la primera actividad pública del recién asumido presidente Sebastián Piñera, en el hogar de niños Nazareth en La Pintana.  Por fin  medidas concretas que auguran cambios serios y profundos… cirugía mayor como se dice. Así fue percibido el anuncio que hizo el nuevo mandatario, de un gran Acuerdo Nacional para la Infancia y la Adolescencia.

Pasadas las cinco de la tarde, flanqueado por sus ministros de Desarrollo Social –Alfredo Moreno-, y de Justicia –Hernán Larraín-, en una muy sencilla y calurosa ceremonia en La Pintana, en la sede de dos de los hogares de la Fundación Padre Semería, el presidente Piñera detalló los diez pilares de este acuerdo (ver más abajo).

Lo primordial es la reestructuración del actual Sename,  dividiéndolo en dos, con un servicio de Protección de la Infancia y Adolescencia, para acoger a los niños y adolescentes vulnerables; y un Servicio de Responsabilidad Adolescente, para hacerse cargo de jóvenes infractores de la ley.

“Haremos todo lo humanamente posible para que ni uno más de nuestros niños sea abusado ni maltratado, y para que recuperen sus hogares, su inocencia, su dignidad y su alegría de vivir”, aseguró Piñera frente a un público precisamente de niños, adolescentes, cuidadoras y profesionales, que llevan una vida dedicados a batallar con escasas herramientas contra el horror que ha significado la negligencia de la seguidilla de administraciones del Sename.

Situación que todos hemos compadecido, especialmente cuando las estadísticas nos hablan de más de mil 300 niños muertos en los últimos años, pero que, sin embargo, muchas veces hemos mirado desde un palco. La idea del actual gobierno es que esto también se termine, pues en este Acuerdo nos convoca a todos a un compromiso con la infancia.

Como señaló el presidente de la Fundación Semería, Antonio Gana, “esto no se trata de caridad sino de justicia, y esperamos que signifique una mejora en el apoyo que da el Estado de Chile a cada una de las fundaciones que trabajan con la infancia vulnerada, pues hoy es totalmente insuficiente”.

Coinciden  los miembros del nuevo equipo que liderará esta reestructuración: Carol Bown y Blanquita Honorato desde la Subsecretaría de la Niñez, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, y la nueva directora del Sename, Susana Tonda (ex Hogar de Cristo), desde el Ministerio de Justicia.

La Fundación Padre Semeria, recibe cada año cerca de 100 niños y niñas entre 6 y 18 años en situación de abandono o riesgo familiar-, en tres hogares: dos en La Pintana y uno en San Vicente de Tagua Tagua. Los niños ingresan derivados de los Tribunales de Familia por graves vulneraciones de sus derechos: negligencia grave, violencia física y psicológica intrafamiliar, abuso sexual, abandono físico o afectivo. Su labor no es fácil, pero han logrado hacerla bien y por eso fue escogida para hacer el anuncio presidencial.

Destacó asimismo el ambiente en que se comunicaron estas medidas: un hogar acogedor y ordenado,  niños y funcionarios participativos.

Sorprendidos por el despliegue de seguridad y asesores, acompañaron a las autoridades en el recorrido por las instalaciones, el huerto y los juegos. Por último, compartieron un “refrigerio”: queque casero, bebidas y… risas, cuando el Presidente pidió “denme más fanta!”

Por fin también un Presidente se sentaba con ellos y los escuchaba. De acuerdo a sus propias palabras “los niños son como las estrellas: siempre nos iluminan y nunca son suficientes”.

Por fin!

Puntos del Acuerdo Nacional para la Infancia y la Adolescencia:

1. Reemplazar el actual y fallido Sename por dos nuevos y modernos servicios públicos: Primero, el Servicio de Protección de la Infancia y Adolescencia, para hacerse cargo de los Niños y Adolescentes vulnerables. Y segundo, el Servicio de Responsabilidad Adolescente, para hacerse cargo de los adolescentes infractores de la ley.

2. Realizar una inmediata auditoría de la situación de nuestros niños y crear un moderno sistema de información y evaluación de la calidad de la atención que reciben los niños y adolescentes, y así garantizar mejor su seguridad, integridad y salud física y mental.

3. Crear un Sistema de Defensoría de los Niños y Adolescentes vulnerables, para asegurar la calidad del cuidado y protección que reciben.

4. Aumentar significativamente la subvención que reciben las instituciones colaboradoras del SENAME, profesionalizando la selección, capacitación y evaluación de su personal, mejorando los estándares de calidad de la atención y fortaleciendo el sistema de control y fiscalización.

5. Privilegiar el rol de la familia creando el Ministerio de la Familia y Desarrollo Social, transformando la actual Subsecretaría de la Niñez en la Subsecretaría de la Familia e Infancia y fortaleciendo la red de familias de acogida  y el derecho de los niños de vivir  en familia.

6. Modificar la Ley de Adopciones para acelerar y simplificar el proceso de búsqueda de la mejor familia para cada niño, permitir a las familias de acogida la posibilidad de adoptar al niño que ha estado bajo su cuidado y apoyar a las familias adoptivas.

7. Crear un sistema de Alerta Temprana denominado “Alerta Infancia”, para identificar oportunamente a los niños en situación de riesgo, como aquellos que desertan de la educación escolar, abandonan el hogar, consumen drogas o cometen delitos por primero vez.

8. Implementar el plan “Todos Aprenden” para niños con mayor dificultad o rezagos educativos y crear una unidad especial para combatir la deserción escolar.

9. Promover el rol de la sociedad civil en el cuidado y protección de nuestros niños y garantizar el acceso universal a la educación parvularia de calidad y a jardines infantiles, a partir del nivel medio menor.

10. Implementar un programa de mejoramiento de la calidad de la infraestructura de los Hogares del Sename.

 

Artículo escrito por Virginia Araya M., directora de comunicaciones de la Fundación Padre Semeria