Ayer la comisión de Educación de la Cámara rechazó la idea de legislar el proyecto de Carrera Docente. Pese a que la norma es impulsada por ministros PPD, los diputados de ese partido no concurrieron con sus votos. El panorama podría repetirse con el proyecto de gratuidad en la educación superior. El hecho deja al desnudo un soterrado quiebre dentro del partido con consecuencias insospechadas.
Publicado el 23.07.2015
Comparte:

“Yo no votaré por un proyecto que discrimina directamente a las universidades privadas” , le dijo hace algunos días el senador del PPD Felipe Harboe a su correligionario, el ministro de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre. El secretario de Estado se sorprendió con las palabras del legislador y le pidió que se reunieran a conversar para abordar este tema.

Harboe se refería a la decisión del Ejecutivo de implementar la gratuidad de la educación superior sólo para las universidades pertenecientes al Consejo de Rectores (Cruch).

La postura del senador PPD refleja el escenario  y el debate que se ha generado durante estos últimos días al interior de la Nueva Mayoría y sobre todo en el PPD, con respecto al tema.

En medio de este clima se produjo ayer el rechazo de la idea de legislar el proyecto de Carrera Docente en la comisión de Educación de la Cámara, lo que reflejó el desorden al interior del partido y de la Nueva Mayoría.

Los diputados oficialistas Yasna Provoste (DC) y los PPD Cristina Girardi y Rodrigo González se abstuvieron de la votación, al igual que los parlamentarios de la Alianza. En tanto, Fidel Espinoza (PS), Giorgio Jackson (RD), Camila Vallejo (PC), Mario Vengas (DC) y Alberto Robles (PR), votaron a favor la idea de legislar.

“Yo no voy a votar y nunca voy a votar por un proyecto que diga queremos alcanzar este objetivo, y no le pongo a ese proyecto los elementos para que alcance ese objetivo(…)todas las instituciones que pasaron por la comisión dijeron que, si uno quiere evaluar a los profesores, tiene que evaluarlos dándoles primero las condiciones para que puedan ejercer su labor de verdad. Si yo no se las doy, no los puedo evaluar”, explicó Girardi tras su abstención.

La votación de los PPD de la comisión de Educación no fue bien recibida por miembros de la directiva del partido y el jefe de bancada de los diputados, quienes horas más tarde enviaron un comunicado de prensa afirmando que lamentaban y rechazaban absolutamente su conducta.

“Espero y confío que las bancadas de la Nueva Mayoría puedan tener madurez y recapaciten y podamos aprobar el proyecto de la carrera docente, ésa es nuestra voluntad(…)esperamos votar de nuevo el proyecto de carrera docente” , explicó el diputado PPD y presidente de la Cámara, Marco Antonio Nuñez, aludiendo a que ahora será en la sala donde la iniciativa gubernamental, impulsada por los ministros Adriana Delpiano y Nicolás Eyzaguirre, ambos PPD, se jugará su futuro. Si vuelve a ser rechazada la idea de legislar el Ejecutivo deberá esperar un año hasta reenviar una norma al respecto.

La división del PPD por la gratuidad y el rol negociador de Eyzaguirre

La decisión del Gobierno de dar gratuidad sólo a las instituciones del Cruch, que forma parte de los ajustes que está realizando el Ejecutivo en el programa de gobierno debido al mal escenario económico, fue informada por la ministra de Educación, Adriana Delpiano, el pasado martes 14 de julio durante una reunión que sostuvo la secretaria de Estado con la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), lo que generó fuertes críticas en los partidos del oficialismo, incluso hay algunos que han manifestado votar en contra del proyecto.

Fue a mediados de mayo que el Gobierno dio a conocer la posibilidad de la gratuidad en las instituciones del Cruch, debido al escenario económico del país. “Dado que el próximo año aún no estarán disponibles todos los recursos de la reforma tributaria, se decidió comenzar por las universidades tradicionales, ya que cumplen con una serie de condiciones que no tienen las privadas, no sólo de acreditación, sino también de transparencia y aranceles”, afirmó Eyzaguirre a fines de mayo en radio Cooperativa, lo que generó un fuerte debate en el PPD y en el oficialismo.

Un mes después, el Gobierno mostró apertura  para sumar a instituciones que no pertenecen al Cruch en el inicio de la gratuidad, las que tendrían que cumplir con ciertos requisitos para ser incluidas, como que la universidad sea independiente y no controlada por otra con fines de lucro. “Yo he planteado algunos reparos que tenían algunas universidades fuera del Cruch que los podríamos explicitar y de esa forma abrir una puerta para universidades que están fuera del Cruch”, explicó Eyzaguirre.

Sin embargo, cuando ya el tema estaba más o menos resuelto con la apertura del Gobierno a revisar y discutir este punto del proyecto, la nueva ministra de Educación cerró esa posibilidad, lo que revivió el debate en el PPD, pero ahora el panorama estaría más difícil para el Ejecutivo, debido a la posibilidad de que algunos parlamentarios voten en contra el proyecto de educación, como lo notificó Harboe.

El senador y vicepresidente del partido, Ricardo Lagos Weber, cree que se debe dar un “trato especial” a las universidades del Cruch, pero que se debe considerar a todas las instituciones acredidatads para la gratuidad. De esta manera, según dicen en su entorno, también apuesta por la “no discriminación”, pero con un trato preferencial hacia las universidades del Cruch. Sin embargo, el senador no estaría en la línea de rechazar el proyecto del Gobierno, sino que piensa en lograr un “acuerdo previo”.

En la línea de los acuerdos es que se encuentra el Ejecutivo. Eyzaguirre ha tenido un importante rol negociador con los partidos de la Nueva Mayoría. “La idea es llegar al cónclave del 3 de agosto con una postura coincidente en todos los temas y Eyzaguirre ha tomado las riendas de la negociación con los partidos”, dice una influyente fuente del PPD.

De hecho, el martes en la noche se realizó una comida con los senadores y diputados de la comisiones de Trabajo del Senado y la Cámara y Eyzaguirre, donde manifestaron sus dudas con respecto a la reforma laboral y se habrían tocado otros temas como la gratuidad en la educación, según indican fuentes que asistieron al encuentro.Para los próximos días, Eyzaguirre tendría contemplado reunirse con algunos senadores del PPD en reuniones bilaterales.

La apuesta de la DC por la “no discriminación” y la comisión política del PS donde definirán postura oficial

La postura de la DC ha sido desde el principio, según dicen desde la directiva, defender la gratuidad absoluta para todas las universidades, lo que han transmitido en reiteradas oportunidades a los ministro del comité político.

“No hay plata para todo, por lo que hay que hacerlo gradualmente, pero nosotros estamos por no discriminar, y que si hay 100 y alcanza para 50, serán 50 (…) la plata hay que  dividirla entre todos sin discriminar”, explica a “El Líbero”, el presidente de la DC, Jorge Pizarro.  De esta manera, desde el oficialismo afirman que la DC podría votar en contra el proyecto, pero que tratarían de llegar a acuerdo con el Gobierno.

En tanto, el PS ha preferido no adoptar ninguna posición oficial debido a que ésta será definida este lunes en la comisión política del partido. Desde la bancada de senadores explican que son partidarios de evaluar los diferentes caminos para la gratuidad y considerar “aportes basales para las universidades estatales para que vuelvan a crecer y recuperen espacio. Sin embargo, en el PS creen que si el fondo es uno solo y se debe repartir entre todas las universidades, no se llega a la gratuidad, por lo que hay que evaluar otras opciones.

“Se puede lograr la gratuidad en los primeros seis deciles de aquí al 2017, pero en el camino para llegar a eso existen varias variantes (…) el PS definirá el lunes cuál de los caminos nos parece óptimo con los recursos existentes”, afirma a “El Líbero”, el senador PS, Carlos Montes.