El escaño de Insunza lleva 57 días vacío, aunque en el PPD ya se habla de quiénes son los cuatro candidatos con mayores posibilidades de cara a la elección del 19 de julio. En Contraloría, en tanto, el cargo está vacante desde hace tres meses.
Publicado el 07.07.2015
Comparte:

Más de 50 días han transcurrido desde que la Presidenta Michelle Bachelet decidió sacar de la Cámara de Diputados a Jorge Insunza para instalarlo como ministro de la Segpres, cargo en el que permaneció menos de un mes.

Y si bien el PPD ya definió que de una elección que se realizará el próximo 19 de julio en la Cuarta Región saldrá el nombre que reemplazará a Insunza en el distrito N° 9, el partido ya batió el récord de dejar por mayor tiempo un escaño vacío en el Congreso.

Hasta el momento van 57 días de vacancia, y cuando se realice la elección en la que participarán Farid Seleme, Teodoro Aguirre, Margarita Riveros, Francisco Rojas, Felipe Sefeir, Rodrigo Bravo, Héctor Molina y Miguel Alvarado, ya habrán pasado más de dos meses. Según señalan fuentes del partido, Alvarado (ex concejal por Ovalle), Riveros (concejala de La Serena), Aguirre (actual Core) y Seleme (presidente de la juventud del PPD) serían los que tendrían mayores opciones de ganar debido a que ya han enfrentado anteriormente procesos electorales con éxito.

El récord de vacancia anteriormente lo tenía la UDI, que en el primer semestre de 2011 demoró 38 días en nominar a Joel Rosales como sucesor del fallecido diputado Juan Lobos.

Antes de ese caso, el partido que había tomado más tiempo para nominar a un parlamentario era RN. Ocurrió en septiembre de 2008, tras la muerte del diputado Pedro Pablo Álvarez-Salamanca. En esa oportunidad la colectividad con sede en Antonio Varas demoró 29 días en nombrar a la actual senadora de Amplitud, Lily Pérez, como sucesora.

Cuando el 16 de enero de 2011 el Presidente Sebastián Piñera sacó del Senado a Evelyn Matthei y Andrés Allamand para incorporarlos a su gabinete, sus reemplazantes –Gonzalo Uriarte y Carlos Larraín, respectivamente- demoraron un mes y medio en asumir sus nuevas funciones. Sin embargo, el período contempló el mes de febrero, en el que el Congreso está en receso.

Asimismo, cuando en 2011 también ingresaron a ese gabinete Pablo Longueira y Andrés Chadwich, sus reemplazantes Ena von Baer y Alejandro García-Huidobro demoraron menos de 25 días en aterrizar en el Senado.

Para encontrar los casos en que los partidos han actuado con mayor rapidez para llenar el cupo vacante hay que remontarse a 2008 y 2009. En el primer año el PS demoró sólo cinco días en nombrar a Marcelo Schilling en reemplazo del fallecido Juan Bustos. En el segundo, en tanto, el PPD resolvió nominar a Felipe Harboe en reemplazo de Carolina Tohá -que fue llamada por la Presidenta Bachelet para asumir la vocería de gobierno- en siete días.

Nuevo contralor entrampado

Otro cargo que se encuentra vacante es el de Contralor General de la República. Desde la salida de Ramiro Mendoza el pasado 10 de abril, varios son los nombres que han sonado para reemplazarlo, aunque la Presidenta Bachelet aún no envía el de su escogido para que sea aprobado en el Senado. Ahí necesita el voto de 22 senadores -tras el desafuero que sufrirá Carlos Bianchi– y la Nueva Mayoría sólo cuenta con 21 votos, lo que obliga al Ejecutivo a negociar con la Alianza o los independientes.

Tanto en el oficialismo como en la oposición coinciden en que la jefa de Estado debe zanjar luego el tema, debido a la compleja crisis política que atraviesa el país. En ese sentido, son varios los que sostienen que a casi tres meses de la salida del contralor no hay margen para que se repita lo que ocurrió en 2007, en el primer gobierno de la Mandataria, cuando ese organismo estuvo descabezado por nueve meses entre el término del período de Gustavo Sciolla, el 19 de julio de 2006, y la llegada de Mendoza, el 10 de abril de 2007.

La opción más fuerte que estaría impulsando el Ejecutivo en las negociaciones previas con las bancadas -labor que ha recaído en el ministro Jorge Burgos- es la de María Eugenia Manaud, actual consejera del Consejo de Defensa del Estado. Pero como el nombre no concita el apoyo mayoritario, la opción estaría entrampada. Bajo ese escenario, algunos se inclinan por una carta que ya esté trabajando en Contraloría –como la actual subrogante de Mendoza, Patricia Arriagada– o alguien del mundo académico, como Jorge Bermúdez o Juan Carlos Ferrada. Sin embargo, en los últimos días ha surgido como opción el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Chile y ex miembro del Tribunal Constitucional, Enrique Navarro.