Algunos señalan que les preguntaron por su posición respecto del aborto, la actual Constitución y del libro “Nicolás tiene dos papás”. Otros testimonian que el proceso ha sido improvisado y que algunos entrevistadores no manejan contenidos básicos.
Publicado el 16.03.2016
Comparte:

Entre el 1 y el 3 de abril, en las instalaciones de una universidad ubicada en la Región Metropolitana, se llevará a cabo el proceso de capacitación de los 216 coordinadores del llamado “proceso constituyente”.

Si bien la Secretaría General de la Presidencia -el ministerio que está a cargo de seguir al detalle todo lo relativo al tema- informó que en esas tres jornadas tendrán una activa participación los ministros del comité político (Jorge Burgos, Interior; Rodrigo Valdés, Hacienda; Nicolás Eyzaguirre, Segpres; y Marcelo Díaz, Segegob), aún no se sabe quiénes serán las 216 personas que deberán recibir la instrucción.

Y es que el proceso de selección de quienes por cinco meses deberán ser “facilitadores” de los cabildos ciudadanos con un sueldo total de $3.3 millones, aún no ha terminado. Para esa labor el gobierno contrató a ocho consultoras (AyJ, Battaglia, Calidad Humana, Ciclo Consultores, Deloitte, Mundo Laboral, Talentos Consultores y Target DDI) que se encuentran realizando las últimas entrevistas para afinar la lista.

Sin embargo, el proceso no ha estado exento de polémicas, pues son varios los profesionales que han postulado a los cargos vacantes quienes han acusado, en privado, que las entrevistas han contenido preguntas sesgadas, que no corresponderían a un proceso de selección de este tipo.

Asimismo, señalan que se ha notado improvisación y que en muchos casos los psicólogos de las consultoras a cargo del reclutamiento desconocen aspectos básicos de las tareas que deberán desarrollar los escogidos.

El Líbero” conversó con dos personas que están actualmente en el proceso para ser facilitadores del proceso constituyente y que pidieron mantener reserva de sus nombres reales para no afectar sus postulaciones.

Aborto y “Nicolás tiene dos papás”

“Andrés Fernández” es abogado y vive en Santiago. En los últimos días de enero ingresó su CV al sitio empleospúblicos.cl del Servicio Civil para postular al cargo de facilitador de cabildos ciudadanos del proceso constituyente impulsado por la Presidenta Michelle Bachelet en octubre del año pasado.

A fines de febrero recibió un correo electrónico de una de las empresas de head hunting avisándole que había avanzado a la segunda ronda del proceso de selección y que debía acudir al día siguiente a una entrevista en sus oficinas en el sector oriente de Santiago, portando una fotocopia del título profesional y un certificado de antecedentes.

“Cuando llegué a la entrevista fui atendido por una psicóloga y, en el marco de la entrevista, me preguntó por mi actual lugar de trabajo. Yo le expliqué que trabajaba en una ONG de temas públicos, dentro de los cuales veíamos asesorías en temas de derechos fundamentales, y que en el marco de nuestras actividades nos toca, entre otras cosas, atender papás y colegios en la defensa de su libertad de enseñanza”, relata.

Fernández señala que la conversación se desvió hacia los estudios universitarios que había realizado y el contenido de su tesis de magister, que trataba sobre el aborto. “Había intentado no meterme en el tema, pues no quería revelar demasiado acerca de mi posición al respecto, precisamente por mis dudas de que eventualmente quedara nota de mi posición en este tema. Pero fue en ese momento en que la entrevistadora me preguntó: ¿Estás en contra del aborto? Le dije que sí y ella tomó nota al respecto”, sostiene.

Nicolas-tiene-2-papás-portada-web“En otro momento de la entrevista, me preguntó por mi labor en los temas relacionados con la libertad de enseñanza y el derecho de los padres a dirigir la educación moral de sus hijos. En ese momento me preguntó qué opinión tenía yo sobre lo que había pasado hace un tiempo respecto de la distribución del cuento ‘Nicolás tiene dos papás’. La pregunta me pareció rara, pero dado que me preguntó en forma directa, no me quedó más opción que responder. Le dije que consideraba que la distribución de ese cuento, o de algo semejante, resultaba ser contraria a los derechos fundamentales de los padres, pues tanto por nuestra Constitución como por los tratados internacionales ratificados por Chile, ellos tienen la potestad de controlar su educación moral y religiosa, y que esto iba claramente en contra. Ella tomó nota de mi respuesta y debo destacar que dijo estar de acuerdo con mi posición, pero de todas formas me temo que este tipo de cuestionamientos puedan ser usados como filtro para eliminarme del proceso, y así también a otros”, agrega.

Finalmente, Fernández sostiene que estas preguntas no son legítimas para un proceso de selección de este tipo de cargo, pues “la entrevistadora no tiene los conocimientos especializados para decidir si mis respuestas son acertadas jurídicamente o no. Asimismo, mis opiniones respecto de estos asuntos no son materia lícita para decidir mi contratación en este proceso. Los facilitadores serán contratados formalmente por el Ministerio Secretaría General de la Presidencia. Esto quiere decir que se someten a las reglas de contratación de la administración pública, que exige respeto al derecho de admisión a la administración pública, sin otros requisitos que los exigidos por la ley. Ninguno de esos requisitos tiene que ver con mis opiniones sobre estos puntos. Nada de esto era, ni podría haber sido, objeto de la convocatoria a la contratación”.

¿Qué opina de la nueva Constitución?

“Roberto González” es cientista político y ha estado desde hace varios años vinculado a los temas públicos. Tras haber postulado en los plazos establecidos para ser facilitador del proceso constituyente, lo llamaron de una consultora un jueves de febrero para citarlo a una entrevista que se realizaría el sábado, en una oficina en Las Condes.

“Desde el principio hubo una improvisación total. Yo en las otras entrevistas de trabajo a las que he asistido vía servicio civil, siempre han tenido toda mi documentación cuando yo llego. Aquí me pidieron que llevara mi certificado de antecedentes y una copia de mi título, cosas que ya había cargado en la página del servicio civil. Cuando llegué, la persona que me recibió me preguntó a qué cargo estaba postulando, lo que me pareció insólito. Tenía cara de que llevaba muchas horas entrevistando personas y fue todo muy rápido”, señala.

González agrega que “la persona que me entrevistó no tenía mucha información sobre el cargo. Por ejemplo, me dijo ‘sabes que acá tienes que convocar a gente, ¿cómo te ves haciendo ese tipo de labores?’. Y le tuve que decir que según lo que había salido en todos lados, esas no eran parte de las labores para el cargo”.

constitucion-politica-de-chilePero al igual que en el caso anterior, al profesional también le hicieron una pregunta que a su juicio no correspondía. “Me preguntaron sobre mi opinión de la Constitución vigente. Yo di una opinión políticamente correcta, pero personas con una visión netamente distinta, que están a favor de la actual Constitución, de seguro quedaban de inmediato fuera. El tipo se dio muchas vueltas y se complicó mucho en hacerme esa pregunta. La pregunta era amplia, pero él la llevaba a que había que hacer un cambio”, dice.

Al finalizar la entrevista, González le preguntó al psicólogo cómo seguía el proceso y este le contestó: “no tengo idea”. “Uno sale con la sensación de que esto está muy improvisado y muy apurado, porque la Segpres puso la fecha de capacitación para el primer fin de semana de abril, entonces había que tener rápido a la gente validada. Y también uno sale con la impresión de que si uno era muy sincero o muy polarizado, quedaba inmediatamente fuera”, señala.

 

FOTO: PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA