La Cámara de Diputados pidió investigar el traspaso de casi $8 mil millones desde Impuestos Internos al canal público. A partir de la llegada de la nueva administración, en 2014, TVN ha perdido US$76 millones.
Publicado el 05.05.2017
Comparte:

En abril de 2014, el ex ministro del Trabajo, Ricardo Solari (PS), fue nombrado como presidente del directorio de TVN por la Presidenta Michelle Bachelet. La situación del canal era auspiciosa, ya que había obtenido cifras azules gracias a los $4.677 millones de utilidades que había ganado en 2013.

Sin embargo, el mismo año de la llegada de Solari comenzó la debacle del canal público, que hasta el año pasado acumuló pérdidas históricas por $50.449 millones (US$76 millones). Ello, debido a los -$9.825 millones que perdió en 2014, los -$25.992 millones de 2015 y los -$14.682 millones de déficit del año pasado.

Las pérdidas han continuado, pese a que en marzo de 2016 Solari asegurara tener una “visión positiva del futuro sobre la base de que hemos hecho un esfuerzo muy duro y doloroso de ajustes. Estos malos resultados quedaron atrás en el 2015. Ya hicimos todas las acciones de contención y ajustes necesarias“.

La precaria situación del canal, que ha despedido a cientos de trabajadores, ha generado ásperos debates públicos sobre su politización y mala gestión, que han enfrentado al ex ministro Sergio Melnick, y al periodista Santiago Pavlovic.

El millonario  y polémico beneficio tributario del SII a TVN

Sin embargo, a la polémica se suma una nueva arista, luego de que el Servicio de Impuestos Internos decidiera devolverle cerca de $8 mil millones a TVN como concepto de  Pago Provisional por Utilidades Absorbidas (PPUA), mecanismo al que pueden acceder empresas que hayan sufrido pérdidas tributarias.

Dicha regalía llevó a 48 diputados a aprobar en la Sala de la Cámara un acuerdo para exigirle al director del SII, Fernando Barraza, que explique los “fundamentos jurídicos, tributarios y contables que justifiquen el derecho a la recuperación al impuesto de primera categoría”, por parte del canal estatal.

Además, se alude a los cerca de $4 mil millones que TVN ya recibió en marzo, como anticipo de la devolución total de impuestos, y parlamentarios de oposición cuestionan que los dineros públicos se le están entregando para paliar la severa crisis económica.

Entre otros requerimientos, el oficio pide que Barraza dé cuenta respecto de si “ha habido por parte del señor Ministro de Hacienda (Rodrigo Valdés) alguna solicitud específica relativa a agilizar o acceder positivamente a los requerimientos formulados por TVN”.

Según indicó el diputado Patricio Melero (UDI), que lideró la presentación, “esto huele a una operación de salvataje de TVN, con recursos de todos los chilenos”.

Esos impuestos devueltos se suman a los US$65 millones de capitalización que anunció el gobierno, y que también es fuertemente cuestionado, incluso por parlamentarios de la Nueva Mayoría, como la senadora DC Carolina Goic.

Los costos subieron pese a las pérdidas

Pese a que el canal suma millonarias pérdidas, los costos han seguido subiendo y superan con creces los que había cuando el canal reportaba utilidades.

El año pasado, los costos fueron de $84 mil 354 millones, cifra 10% superior a los de 2013, y 47% mayor a los de 2010, cuando el canal tenía cifras azules.

Incluso, el año pasado los costos casi duplicaron a los ingresos, que apenas fueron de $49 mil 705 millones, inferiores a los $78.770 millones de 2013.

El round entre Santiago Pavlovic y Sergio Melnick

El mes pasado y durante dos semanas, Melnick y Pavlovic protagonizaron una áspera discusión en la sección de Cartas de El Mercurio, sobre la crisis que afecta al canal público.

Melnick criticó a la televisora asegurando que no sabe utilizar los fondos recibidos  del Estado, y que tiene un “claro sesgo político que se aprecia una y otra vez”.

El rostro de Informe Especial, por su parte, replicó que no es “cierto que prime la política en los profesionales” del canal, aunque efectivamente existe un “cuoteo político en el directorio, pero su integración depende del Senado, tal como ocurre con el directorio del Banco Central”.

El periodista enfatizó en que los canales privados recibes aportes de sus dueños, lo que no ocurre con el Estado, que no ha aportado “un peso en los últimos 25 años. En las grandes democracias de Occidente hay TV financiada por el Estado o directamente por los ciudadanos. En varios de ellos hay publicidad y programas variados”, continuó.

A lo que Melnick respondió que “cuando TVN se compara a sí misma con el Banco Central, ya el nivel de irracionalidad muestra el tenor del canal. Si para Pavlovic el hecho de que el presidente del canal, el director ejecutivo, el gerente de programación, el director de prensa y el gerente del área ficción sean todos de izquierda dura no es evidencia clara del sesgo del canal, no sé qué más necesita”.

“Más allá de ello, el canal está técnicamente quebrado por mala administración, así reconocido por él mismo, y no hay responsables. El Gobierno, ideologizado por cierto, está tratando de tapar el hoyo de sus errores, solo para el año, dejado el problema para el próximo gobierno, lo que es una enorme responsabilidad”, afirmó.