Después del debate realizado el lunes, ambos comandos comparten la idea de que hay que dejar atrás el desencuentro y enfocarse en las primarias de este domingo. En tanto, Manuel José Ossandón celebró pese a las críticas transversales que recibió.
Publicado el 28.06.2017
Comparte:

“Este debate debió haber sido de unidad, de futuro, de proyecto y de solución. No lo fue. Lo lamento y les pido disculpas a los telespectadores”, dijo el ex Presidente Sebastián Piñera al término del debate televisivo en el que participó el lunes junto al diputado Felipe Kast (Evópoli) y al senador Manuel José Ossandón (ex RN).

Sus palabras -dicen en el piñerismo- resumen la sensación que quedó rondando en el ambiente tras el encuentro, a sólo días del domingo 2 de julio, cuando se lleven a cabo las primarias legales.

Si bien sabían que sería un encuentro “duro” -el senador Ossandón había disparado en varias ocasiones contra Piñera-, no se esperaban la performance del abanderado de Evópoli. No sólo por la crítica que hizo al ex Presidente por Barrancones -“creo que Sebastián Piñera cometió un error gravísimo cuando, saltándose la institucionalidad, llama a una empresa que había pasado por distintos procesos y la persuade para que no haga un proyecto que ya tenía todos los papeles”, dijo-, sino que también cuando hablando sobre gratuidad catalogó las propuestas de Piñera de “populismo”.

En el comando preveían que Kast haría una diferenciación con Piñera, considerando que había sido ministro de su gobierno, sin embargo piensan que cruzó la frontera en varias oportunidades. “Hay una sensación de decepción, de sorpresa y de pérdida de cariño”, dicen en el interior de la sede de Enrique Foster y agregan que “debe haber sentido que era la última chance para la primaria e hizo una estrategia equivocada e incluso a veces con muy poco respeto con el Presidente Piñera”. 

Pero la visión es compartida también por los partidos políticos. “El debate de ayer es como para el olvido, dejémoslo ahí, como también hay cosas que son para el recuerdo, las primarias son para el recuerdo, el balance general es para el recuerdo, pero hay puntos que no han sido positivos, a veces la estrategia confrontacional de algunos candidatos”, dijo el presidente de RN, Cristián Monckeberg. Por su parte, la timonel de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe sostuvo que “creo que el debate no se dio en los términos que hubiéramos esperado (…) Tuvo un tono más bien destructivo con mucha descalificación”.

Kast y la autocrítica

Coincidentemente, en el entorno de Kast reconocen a “El Líbero” que estaba calculado un cambio en la estrategia y mostrar que el diputado y ex ministro no compartía todos los temas con el ex Mandatario, por eso, su carta bajo la manga para marcar distancia era Barrancones. Pero la estocada fue más profunda. “No nos esperábamos un debate tan tenso, la idea era buscar las diferencias en las posiciones, pero no atacarlo. Entendemos que hay molestia, fuimos más allá de lo que queríamos”, sostienen en el equipo del diputado.

Ellos entienden la incomodidad que se generó en el comando de Piñera, porque fue el mismo presidenciable quien una vez terminado el debate, al cruzarse con Kast, en los pasillos de TVN le hizo ver que se le había pasado la mano con las críticas.

De todas maneras, en el círculo cercano a Kast cuestionan a la organización del encuentro. Primero, explican, los periodistas comenzaron con un tono beligerante, lo que ocasionó que con la primera pregunta comenzara una discusión entre Piñera y Ossandón; y luego, porque aseguran que se les entregaron garantías de que en el caso de que la discusión se pusiera muy tensa serían ellos quienes moderarían la instancia. “Eso no pasó”, alegan.

El ex alcalde de Puente Alto fue el único -pese a la crítica evaluación que han hecho los especialistas por su estrategia “agresiva”-, que se mostró feliz tras el intercambio de ideas. “Las primarias sin debate es como un cumpleaños sin torta. Estoy contentísimo. Me siento absolutamente ganador”, manifestó. Pero además, ayer a través de Twitter insistió: “En #DebateChileVamos se replicaron y rebatieron muchos temas, menos la calidad de reo del candidato @sebastianpinera”.

Es por eso que en su entorno, al ser consultados por este medio, dicen que el senador celebró haber podido “poner sobre la mesa los temas que a él le interesan como la política y el dinero. Está feliz”.

Dar vuelta la página

Con todo, en el comando de Piñera son enfáticos en decir que el debate ya es parte del pasado, que “hay que dar vuelta la página” y enfocarse en las primarias del domingo. Un diagnóstico similar comparten en el círculo de Kast, donde también tienen puestas sus fichas en la elección del fin de semana. 

En cuando a si los ánimos quedaron dañados tras el encuentro, en Evópoli son claros en decir que fue un episodio particular y que si es Piñera quien gana los comicios no dudarán en entregar su apoyo a esa candidatura. Una mirada parecida tienen en el piñerismo sobre que “en ese sentido no va haber problemas. Existe un compromiso de caballeros. El Presidente siempre ha dicho que si el domingo gana uno de los otros dos candidatos, él estará ahí prestando su respaldo” y agregan que “si Felipe se quiere sumar es bienvenido; y lo mismo con Ossandón, lo que vemos menos probable por todo lo que ha dicho, pero esta candidatura es de unidad, busca convocar al sector”. En tanto, en el círculo cercano del senador explican a “El Líbero” que esa es una decisión que tomará una vez que conozca los resultados de las primarias.