El diputado y experto electoral analiza para "El Líbero" los resultados de los comicios del domingo pasado. Asegura que los partidos no le sacaron provecho al nuevo mecanismo y que varias de las "cuentas alegres" que se realizan no tienen fundamento.
Publicado el 21.06.2016
Comparte:

“Esto fue como una crónica de un fracaso anunciado”, comenta a “El Líbero” el diputado independiente ex PPD y experto electoral, Pepe Auth, cuando se le pregunta por el resultado de las primarias realizadas el pasado domingo en todo el país. Auth predijo que no habría más de un 10% de participación. Finalmente, 282 mil personas, equivalente al 5,5% del padrón electoral, participaron en el debut de este mecanismo.

En conversación con este medio, Auth realiza una análisis en profundidad de los resultados, explica los principales efectos, afirma que el voto voluntario no tiene nada que ver en este panorama,  y descarta que las primarias sean un precedente de la próxima elección municipal.

-Usted adelantó que no habría más de un 10% de participación en las primarias y hubo un 5,5%. ¿Cuál es su lectura?

-Se debe, en primer lugar a que los partidos desecharon la oportunidad de convertir las primarias en la regla general, y la convirtieron en una excepción. En lugar de hacer primarias en todo Chile, eligieron hacer primarias en un territorio muy pequeño, y eso contribuyó a que no se generara un clima electoral. Ésa es la primera y más poderosa razón. De hecho, en las ciudades en que hubo primarias en los dos bloques hubo alta participación, como en Arica por ejemplo. Y el segundo factor es que no participó en la primaria ningún alcalde en ejercicio, donde habría habido verdadera competencia. Los partidos decidieron competir en primarias donde ningún partido tenía la alcaldía, y en consecuencia donde cada bloque es minoritario. Y por lo tanto, la participación estaba condenada a ser baja, esto fue como una crónica de un fracaso anunciado.

-¿Por qué?

-Las primarias fracasaron desde el momento en que los dos bloques la convirtieron en una excepción y no en una norma. Fracasaron al excluir a todos los alcaldes en ejercicio e incluso no hicieron primarias en todas las comunas donde no tenían alcaldes. De hecho, la derecha hizo primarias en 43 comunas y no tienen alcalde en más de 200 y la Nueva Mayoría hizo en 53 comunas y no tiene alcalde en 150, por ahí. O sea, los bloques hicieron un uso limitadísimo del instrumento primarias y si a eso se agrega el fiasco de la NM, que demoró el inicio del proceso, evidentemente estaba escrito que iba a fracasar. Eso en términos nacionales, porque cuando uno ve el análisis por comuna, hay algunas donde hubo elección verdadera, pero yo por lo menos pienso que de cualquier manera es mejor elegir, en Estación Central por ejemplo, a la candidata con la participación de 7 mil personas, en vez de en una reunión donde los secretarios generales deciden a qué partido le corresponde competir en esa comuna. Creo que las primarias son un tremendo instrumento, que fue completamente desaprovechado por los partidos.

-Esta baja participación, ¿qué significa? ¿Predice algo?

-No. Creo que se ha hecho una lectura completamente equivocada de la participación, porque se le lee como si fuese una elección general, y es una elección al interior de cada bloque y están convocados a participar las personas que adhieren y están dispuestos a movilizarse voluntariamente para participar la elección de cada bloque. Uno no puede comparar la participación en una primaria con el total de inscritos, es ridículo, porque no están convocados en los hechos el total de inscritos, lo que está convocado es el electorado que se identifica con ese bloque. Si hubiera habido primaria en Santiago, en Vitacura, por ejemplo, obviamente habría votado mucho más gente.

-En este escenario se abrió el debate sobre el voto voluntario, ¿tiene que ver?

-Eso no tiene absolutamente nada que ver con esto. Porque de cualquier manera en una elección primaria el voto va a ser voluntario, es una discusión totalmente extemporánea. La primaria, que es por definición una votación voluntaria, aun cuando hubiera votación obligatoria para las elecciones generales, la primaria sería siempre voluntaria.

-Con respecto a los resultados de los bloques, la UDI ganó las primarias de Chile Vamos y la DC en la Nueva Mayoría. ¿Predice algo?

-No, porque los resultados de la DC son muy inferiores a sus resultados nacionales, que la DC gane por un punto al Partido Comunista, es, más bien, una lectura a la baja y no al alza. Aquí se sacan cuentas alegres sin referencia a los resultados. Poco tiene que ver, el resultado en alcaldes con los resultados donde todos los partidos compiten con todos los partidos, porque hay que ver en cuántas comunas compitió y cómo le fue a cada partido en las comunas donde compitió. La mayoría eligió competir donde podía tener opción y algunos se relajaron, pero no tiene  ninguna referencia. Yo, más bien, lo leo al revés, que la superioridad de antaño de la DC en el campo municipal está disminuida de manera severa.  Yo estimo que ambas coaliciones deben haber movilizado a un tercio de sus votantes, lo que no es malo.

-¿Y eso es un activo para las elecciones de octubre?

-Siempre es un activo, porque como decía yo, las primarias son una elección interna, tienen el efecto de legitimidad de las candidaturas. El candidato salido de primarias, aunque sean 500 personas, es una candidatura más legítima que si fue decidida fuera de la comuna entre cuatro personas. Ese es el primer efecto. El segundo es que hiciste una precampaña muy fuerte y movilizaste a muchas personas, se generaron equipos territoriales, se movilizó gente de manera permanente durante 4 semanas y, por lo tanto, quedas con un equipo instalado. Si tú me preguntas, todo candidato que quiera aumentar su opción de ganar, debiera participar en primarias.

-Existe un impacto también en no hacer primarias.

-Por eso digo, que es un lucro cesante, que los partidos no hayan usado a cabalidad este sistema. Porque el alcalde que está cuestionado, como Puyol en Macul, si ellos van a una primaria y la pierden, es porque iban a perder la elección general. Si un alcalde en ejercicio pierde una primaria, en el fondo, se anticipa la derrota en la elección general. Para que un alcalde en ejercicio pierda en una primaria, tiene que estar muy mal. Pero si hace la primaria, hace incuestionable su candidatura. Tiene un impacto también no hacer primarias, porque deja mucho descontento que puede terminar conspirando contra la elección del alcalde de tu coalición. Proteger de la primaria a alguien, al final es perjudicarlo.

 

FOTO: AGENCIA UNO