El diputado y experto electoral analiza en conversación con "El Líbero" los siguientes pasos que debe dar la Nueva Mayoría para elegir a su candidato presidencial.
Publicado el 08.12.2016
Comparte:

La carrera presidencial está desatada en la Nueva Mayoría y con cada vez más candidatos. Hace algunos días José Miguel Insulza dejó su cargo como agente de Chile ante la Corte Internacional de La Haya para competir en la carrera hacia La Moneda, sumándose, entre otros, al ex Presidente Ricardo Lagos, Fernando Atria, Jorge Tarud y Alejandro Guillier.

Si bien Lagos no ha logrado subir en las encuestas, el senador por Antofagasta cercano al Partido Radical cada vez se acerca más al ex Presidente Sebastián Piñera -el mejor posicionado de Chile Vamos-, poniendo en jaque a los otros partidos de la coalición oficialista. En medio de las negociaciones para ver cuándo proclamar a los candidatos, el escenario -como han dicho desde la DC- se ve cada vez más “liquído”.

En conversación con “El Líbero”, el diputado (ex PPD) y experto electoral, Pepe Auth, asegura que “los partidos han dilatado sus decisiones a la espera de mayor claridad en materia de preferencia ciudadana” y agrega que si Lagos no consiguió ser proclamado “en septiembre, octubre, noviembre, menos lo va a conseguir en enero después de que la CEP diga que pierde con Piñera de manera amplia”.

– ¿Cómo ve la carrera presidencial? José Miguel Insulza anunció que será candidato, Alejandro Guillier subió en las encuestas y Ricardo Lagos está estancado…

– Era predecible. Los partidos han dilatados sus decisiones a la espera de mayor claridad en materia de preferencia ciudadana. Guillier se ha consolidado como la principal figura de la Nueva Mayoría y Sebastián Piñera de Chile Vamos, ambos por supuesto tienen competencia, pero todo parece caminar hacia un escenario en que Guillier va a ganar la primaria de la centro izquierda. Si a la altura de marzo Piñera ve que tiene opción de ganarle a Guillier, va a ser el candidato. Si no, creo yo, va a dar un paso al costado o, más bien, no se va a subir a la carrera presidencial. Ahí sí que la competencia queda muy abierta en la derecha. Eso lo vamos a ver en unos días más porque la encuesta CEP va a decir de manera categórica que el único candidato con opción de ganarle a Piñera es Alejandro Guillier y el resto, sea Insulza, Lagos o cualquier otro, van a tener 10 o 15 puntos de distancia. Por lo tanto, lo que va a parecer a ojos del electorado de centro izquierda es que el candidato para ganar o para intentar ganar es Guillier y eso va incluso a producir un desplazamiento todavía mayor de las preferencias, porque es obvio que el electorado que se define de centro izquierda quiere ganar. Lo mismo en la derecha, por eso es que Piñera está todavía donde está, a pesar de haber otras opciones. Ahora, yo por lo que conozco a Sebastián Piñera, el sólo va a saltar si tiene más del 50% de probabilidades de ganar. Si los números no indican eso, él va a preferir no invertir porque siempre piensa en la rentabilidad de su inversión.

– ¿Cómo ve la carrera entre Insulza y Lagos en el PS? 

– Yo creo que no hay carrera propiamente tal porque Insulza surge en el mismo nicho de Ricardo Lagos, pero probablemente sin la mochila de Lagos. Si vemos bien las encuestas, Adimark por ejemplo, dice que la valoración de Insulza es muy superior a la de Ricardo Lagos y que el nivel de confianza es también muy superior al del ex Presidente. Lagos tiene 18% de confianza e Insulza creo que 40%, y en valoración positiva Lagos tiene 25% e Insulza creo que 41%. Entonces, Insulza dice ‘si esa es la circunstancia, ¿por qué él y no yo?’. Ahora, Insulza a diferencia de Lagos, probablemente sabe que no es para ganar, lo que quiere es ocupar ese espacio que en la práctica está vacío; porque Lagos no consiguió ni la adhesión rápida formal del PPD, que la necesitaba, y mucho menos la del PS. Su diseño fue conseguir rápidamente el respaldo del PPD y del PS e intentar que de ese lugar cambiara la apreciación ciudadana, pero fracasó en el intento, porque por un lado en el PPD hay bastante reticencia y por otro lado, está Tarud que les ayuda a inventar una escusa para prolongar la decisión. Entonces el PPD, pudiendo haber tomado la decisión en octubre o septiembre, la desplazó para enero; y el PS para abril, alentando a Insulza para que sea una opción. Yo creo que si hubieran sido más derechos con Lagos y le hubieran dicho que ese camino no sería fructífero, probablemente habría sido más productivo para él escoger el camino de hacerse respaldar por los miles y miles de intelectuales y profesionales de la Concertación que hoy día o no están en los partidos o están distantes de ellos; pero él escogió ese camino porque alguien le dijo -seguramente en el PPD y PS- que iban a conseguir muy rápido el respaldo. Pero si no lo consiguió en septiembre, octubre y noviembre, menos lo va a conseguir en enero después de que la CEP diga que pierde con Piñera de manera amplia.

– Se dice que el PPD puede proclamarlo el 14 de enero… ¿Cree qué podría cambiar el escenario?

– Puede ser, en realidad en el PPD he escuchado tanta opinión diversa, es casi como un electrocardiograma la posición política del partido. Escuché el otro día que se estaba evaluado la posibilidad de llevar a Tarud y a Lagos a la primaria, lo que significa en la práctica no llevar a ninguno. También que se iba a proclamar en noviembre, después en diciembre y ahora en enero y no sé en qué condiciones se va a proclamar. Probablemente se haga a mano alzada, porque el voto secreto podría generar sorpresas.

– Ha trascendido que el senador Alejandro Guillier se está alejando del PR y de los partidos políticos. ¿Esto tiene que ver con lo que usted dijo alguna vez en este medio sobre que Guillier tenía que salir de la jaula radical para poder crecer?

– Es evidente que él necesita ser un candidato mucho más allá del PR, que es uno de los partidos pequeños de la Nueva Mayoría y, obviamente, mientras más encerrado esté en el apoyo de un partido, menos posibilidades tiene de ampliar esa base de apoyo. Desde ese punto de vista es bastante razonable el diseño de retardar lo máximo posible esta proclamación y esa vocería. La entrega de la candidatura a un partido en particular, sólo podría llegar a ser particularmente necesaria al momento de que el candidato se quiera inscribir a la primaria, sobre todo si hay otros partidos que llevan candidatos. Yo creo que está cambiando aceleradamente el panorama. Felizmente Ricardo Lagos tiene la convicción y la decisión tomada de ir a primarias el 2 de julio y por lo tanto ya tiene asegurado el escenario de primarias, que a mi juicio es necesario para ponerse en condición de ganar la presidencial.

– Entonces Alejandro Guillier debería seguir atrasando la proclamación… 

– En el electorado de la Nueva Mayoría, alcaldes y concejales transversalmente, independientes, socialistas, PPD, les cuesta mucho más ir a apoyar un candidato de otro partido, que uno que está por sobre el conjunto de los partidos de la coalición, y obviamente mientras eso ocurra de manera más tenue y más tardía tiene más potencial para abrirse a gente de otros partidos e independientes. A mí se me acercan mucho a preguntar de todos los partidos cómo hacerlo para incorporarse a la campaña, cómo hago para formar un comité independiente; el momento clave es la inscripción, que es a principios de mayo y por lo tanto abril es el momento en que necesitas un partido para inscribirte en la primaria.

– ¿Cómo se debería armar el panorama y los bloques para las elecciones presidenciales y parlamentarias?

– No veo ninguna novedad en materia de relaciones entre los partidos, yo veo a la mayoría empujando una lista única parlamentaria y ahí importa poco o no hay espacio para relaciones privilegiadas, porque cada uno compite con lo suyo; no es como era en el binominal, que tu apoyabas a otro. La DC no necesita cobijarse bajo el alero del PS, ni el PS con el PPD. Cada uno va a medirse con su propio contingente en competencia con el otro y por lo tanto ese es un elemento errado que ya no está. Ahora, puedes decidir un eje, como iba en algún momento el PS con la DC, pero eso no tiene ninguna traducción en lo parlamentario, salvo que haya más de una lista, pero hasta ahora, todos han dicho que quieren una sola lista y eso significa que todos compiten con todos dentro de la coalición. Tampoco veo que hayan prosperado los llamados de gente como Mariana Aylwin a achicar la coalición, porque es difícil achicarla cuando la coalición es minoritaria y cuando se achica es más minoritaria aún. Luego, veo que los candidatos saben que para enfrentar con éxito la elección hay que ampliar la base de apoyo de la coalición actual, más que reducirla. Hay que ampliarla y hay que hacerse atractivo en una eventual segunda vuelta para los electores que no van a votar por Piñera, ni por el candidato de la centro izquierda. En la elección pasada, hubo un millón de personas que votó en primera vuelta y que después no fue a votar en la segunda. Es decir, que no quiso tomar partido entre uno y otro. Es cierto que Michelle Bachelet tenía la elección ganada, pero si se repitiera la misma conducta en una elección con resultado incierto, podría ser determinante, tanto su ausencia como su inclinación en favor de uno u otro; y por lo tanto el candidato de centro izquierda que tenga más opción, va a ser aquel con capacidad de sumar en segunda vuelta, a parte importante de quienes no son electores directos de la Nueva Mayoría.

– ¿Qué pasará con la Nueva Mayoría?

– La marca está bastante a maltraer, importa poco a mi juicio la marca, tiene poca tradición, sólo cuatro años. Pero cuando a mi me preguntan si se acaba la Nueva Mayoría, yo digo que cualquiera sea el escenario, para gobernar necesitas una alianza mayoritaria y si se acaba la Nueva Mayoría va a haber una alianza igualmente mayoritaria o más bien más mayoritaria… porque vaya que hemos perdido la parte de nuestra condición de mayoría.