En conversación con "El Líbero", el diputado PPD analiza el proceso constituyente anunciado por la Presidenta. Afirma que lo comparte, pero advierte sobre riesgos que podrían hacerlo fracasar.
Publicado el 25.10.2015
Comparte:

“Satisfecho”, dice estar el diputado PPD y ex presidente del partido, Pepe Auth, cuando se le pregunta por las acciones anunciadas por la Presidenta Bachelet para cambiar la Constitución. “Despeja toda la incertidumbre respecto de un eventual camino extra, y en segundo lugar,  definió también lo que muchos veníamos planteando, que la Constitución será cuestión del próximo gobierno”, afirma el diputado.

Auth ha seguido de cerca el detalle del proceso constituyente anunciado por el gobierno. Si bien explica que lo comparte, advierte algunos riesgos que podrían llevar el proceso a un fracaso. Afirma que el éxito del proceso “se va ir jugando etapa por etapa”.

La Presidenta dio a conocer las acciones que impulsará su gobierno para cambiar la Constitución. ¿Cuál es su diagnóstico?

-Yo quedé satisfecho con la proposición presidencial. Primero, porque despeja toda la incertidumbre respecto de un eventual camino extra institucional. Es decir, la Constitución nueva saldrá por mecanismos institucionales y esa es una afirmación que era importante en el contexto de la incertidumbre generada por la discusión de la Asamblea Constituyente, plebiscito previo, etc. Lo segundo es que definió también lo que muchos veníamos planteando, que la Constitución será cuestión del próximo gobierno, y lo que se inicia hoy es el proceso de discusión, educación cívica, discusión participativa. Ahora, el éxito del proceso se va ir jugando etapa por etapa.

-¿De qué manera? ¿Hay riesgos para este proceso?

-La primera etapa, la de educación, si no es de educación cívica, sino de adoctrinamiento, obviamente el proceso va a fracasar. Si la segunda etapa no es de debate entre todos los actores sociales que integran el país y se convierte en un debate de la Nueva Mayoría o de una franja de la sociedad, también va a fracasar. Porque lo que no puede ocurrir, es que este proceso se convierta en la revancha del proceso que llevó a cabo la dictadura en su tiempo. Es decir, imponer una Constitución al país. Y nosotros no vamos a responder con la misma moneda, desde ese punto de vista, o la Constitución es de todos o no hay nueva Constitución. O en la Constitución participan todos los actores sociales y políticos y logramos una Carta Fundamental y se reconozcan todos, o no tiene sentido el proceso. Por eso hay que ponerle mucho cuidado a la primera fase de educación y participación.

-Algunos abogados expertos constitucionalistas han afirmado que este proceso es para “adoctrinar” a la gente. Además la Presidenta afirmó que hay que crear el “apetito constitucional”.

-Ellos expresan sus temores y esos temores tienen que verificarse como temores infundados, porque si se confirman esos temores, evidentemente el proceso no va a prosperar.

-Los mismos abogados han planteado la duda acerca sobre si es necesaria una nueva Constitución. ¿Cuál es su postura? ¿Chile necesita una nueva Constitución?

-Creo que es una discusión bizantina. Es evidente que se necesita una nueva Constitución. El 70% de los ciudadanos según Cadem dice que preferiría una nueva Constitución, porque es un nuevo punto de partida. El tema tiene que ver no sólo con las características específicas que tiene la Constitución actual, sino el hecho de que la mayoría ciudadana no se reconoce en una Constitución que fue hecha entre cuatro paredes, que fue plebiscitada en una elección completamente distorsionada, lejana de los principios y estándares básicos de la democracia. Por lo tanto, ¿cómo no le va hacer bien al país tener una Constitución que identifique a todos en lugar de ser la Constitución de unos contra otros?

-La Mandataria dio a conocer una serie de vías para cambiar la Constitución, entre ellas, asamblea constituyente, ¿por cuál se inclina usted?

-No es momento de inclinarse, es momento de activarse. Hay un proceso por delante y luego evaluaremos cuáles son las circunstancias. Yo no tengo un juicio demoniaco sobre lo que son las asambleas constituyentes, porque el juicio demoniaco que hacen algunos se basa en un par de experiencias, pero ha habido asambleas constituyentes en muchos países desarrollados. La asamblea constituyente en la medida que sea definida por ley y por voto universal de los ciudadanos, es un procedimiento completamente universal y normado.

FOTO: AGENCIA UNO