En el oficialismo afirman que se está trabajando por un "acuerdo político transversal" con el objetivo de "agilizar" la tramitación de un proyecto que regule la relación entre dinero y la política.
Publicado el 17.03.2015
Comparte:

“Sería bueno que conversaras con Aleuy, que está viendo este tema”, le dijo hace algunas semanas atrás el presidente del PS, Osvaldo Andrade, a su par de RN, Cristián Monckeberg, en los pasillos del Congreso. Andrade, le comentó a Monckeberg, que el subsecretario del Interior, Mahmoud Aleuy, había estado liderando algunas conversaciones con los diferentes partidos del oficialismo y de oposición, con el objetivo de abordar medidas para regular la política y los negocios. Después de unos días, el pasado miércoles 11 de marzo, Monckeberg llegó hasta la Moneda para reunirse con Aleuy en un encuentro que duró más de dos horas. Y es que en el Ejecutivo buscan crear  con  la mayor celeridad posible, un “acuerdo político transversal”, con el objetivo de elaborar un proyecto que regule la relación entre la política y el dinero. “Nos pidieron la mayor rapidez en este tema”, comentan en el oficialismo.

Según dicen en la Nueva Mayoría, la idea es generar un acuerdo político paralelo al trabajo que realiza el Consejo Asesor Anticorrupción -anunciado por la Presidenta Bacheler la semana pasada y liderado por el economista Eduardo Engel. En el oficialismo comentan que La Moneda pretende elaborar “lo antes posible” una ley sobre este tema, ya que el plazo en que el Consejo Asesor finalizará su trabajo (40 días más), “es muy largo”.

De esta manera, durante las últimas semanas se han intensificado las negociaciones entre el Gobierno y los líderes de la Nueva Mayoría y de la Alianza, con el objetivo de concretar este acuerdo durante los primeros días de abril. Según explican en el oficialismo, la idea es que a fines de ese mes se pueda ingresar el proyecto al Congreso. El “apuro” de La Moneda, se debería principalmente al impacto que han generado los denominados casos Caval y Penta.

En el oficialismo explican que los interlocutores de La Moneda encargados de conversar y negociar con los partidos son los ministros Rodrigo Peñailillo (Interior), Ximena Rincón (Segpres) y el subsecretario del Interior, Mahmoud Aleuy.  De hecho, ayer en la tarde en el consejo interno de la DC, asistió la ministra Rincón y habría transmitido la urgencia de La Moneda con respecto a este tema, por lo que les habría pedido “la mayor celeridad” a su partido para concretar el acuerdo. Además, Rincón habría tenido reuniones previas con los senadores Andrés Zaldívar y Patricio Walker, quienes llevarían las conversaciones con el Ejecutivo al interior de la DC por este tema.

Asimismo, Peñailillo habría estado en contacto durante los últimos días con algunos líderes del PPD como el presidente del partido, Jaime Quintana, y el senador, Felipe Harboe, para abordar las principales propuestas del partido con respecto a este tema. De hecho, el pasado lunes Peñailillo sostuvo una reunión con Harboe donde habrían abordado este tema.

Paralalemente, Aleuy ha estado conversando con los líderes de la Alianza y del PS. De hecho tendría pensando reunirse nuevamente con líderes de la oposición y  mantendría un permanente contacto con el líder del PS, Osvaldo Andrade,  explican en el oficialismo.

Algunos elementos que se evaluarían en el acuerdo

La idea de La Moneda sería que todos los partidos presenten sus propuestas al Ejecutivo para regular dinero y política y a partir de ellas iniciar un trabajo conjunto. De esta manera, en el proyecto de ley final podría “primar” el acuerdo político antes que el Consejo Asesor Anticorrupción. Sin embargo, en el oficialismo señalan que los elementos que surjan del Consejo liderado por Engel “serán de vital importancia” y se “incluirán dentro del proyecto”.

Entre las propuestas que tendrían contempladas los partidos del oficialismo, serían “penas de cárcel para los que estén involucrados en acciones ílicitas”, “eliminar el financiamiento de aportes reservados de empresas”, y  la “eliminación o la modificación del fuero parlamentario”, entre otras.

Según explican en la Nueva Mayoría, hasta el momento sólo se han entregado propuestas, de manera que durante los próximos días podrían surgir las primeras diferencias con el Ejecutivo. Sin embargo, afirman que en el punto sobre el fuero parlamentario, podría generarse un fuerte debate con el Gobierno.

En el oficialismo comentan que el ánimo del Gobierno es continuar con esta ronda de reuniones y conversaciones durante las próximas semanas, de forma que esta iniciativa “no se empantane” y que semanas antes del 21 de mayo el proyecto ingrese al Congreso. Una vez ingresado a la Cámara, sería revisado por las comisiones de Constitución y Justicia y de Hacienda de la Cámara.