Si bien fue coincidencia que la vocera se encontrara en Puerto Montt -por motivo de las fiestas-, en La Moneda celebraron que fuera ella quien se hiciera cargo de la catástrofe que afectó a las regiones de Aysén y Los Lagos.
Publicado el 26.12.2016
Comparte:

A las 11:22 minutos de ayer un fuerte sismo de 7,6 Richter se registró en Melinka, región de Aysén; a la misma hora la ministra vocera de Gobierno, Paula Narváez, se encontraba -con motivo de las fiestas de fin de año- visitando a su familia en Puerto Montt.

Hace alrededor de un mes y medio que la psicóloga asumió en el cargo -en reemplazo de Marcelo Díaz– y ha asumido un rol protagónico en la administración de Michelle Bachelet. Es por eso que fue la misma Mandataria quien le encargó tomar el liderazgo de la emergencia. “Me encontraba en la zona y la Presidenta Bachelet me ha instruido acercarme al COE”, dijo la ministra, además de comentar que estaba en comunicación permanente con ella y con el ministro del Interior, Mario Fernández. Acompañada del intendente de la Región de Los Lagos, Leonardo de la Prida, anunció que viajaría a Chiloé para evaluar daños por el terremoto.

captura-de-pantalla-2016-12-25-a-las-16-39-46Si bien se levantó rápidamente la alerta de tsunami, una de las zonas más afectadas fue la región de Los Lagos, específicamente la localidad de Quellón -ubicada en el extremo sur de la Isla Grande de Chiloé-, que presentó daños en carreteras, colapso de viviendas y cortes en servicios básicos. La ruta que une Chonchi y Quellón presentó una fisura importante en su trayecto, lo que obligó a Carabineros cortar la vía.

La ministra conoce la zona. Si bien nació en Osorno, toda su infancia y juventud la vivió en Puerto Montt y su carrera política la comenzó en la administración pública en el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) de la Región de Los Lagos. Además en el primer gobierno de la Presidenta Bachelet se desempeñó como encargada regional de programación.

Que la ministra se encontrara en la zona fue mera coincidencia, pero lo cierto es que en La Moneda celebraron que fuera ella quien se hiciera cargo del asunto. En Palacio consideran fundamental el liderazgo que ha asumido en el poco tiempo que lleva en el cargo.

Si bien un parlamentario del PS cree que le falta “para jugar un rol preponderante en el actual escenario político, ella sí es del camino dialogante para resolver los conflictos, y eso ayuda. Como por ejemplo, en la rebelión de los senadores del partido”. Claro, y es que la vocera ha tenido réditos positivos en las primeras “crisis” que comandó. Una de ellas tiene que ver con la renuncia del senador Carlos Montes como jefe de la bancada de senadores del PS y en donde cuestionó -por medio de una carta- al gobierno por legislar en temas clave, como en educación, con la derecha. Luego de eso, los senadores del PS enviaron una declaración pública declarándose en estado de reflexión en su relación con el gobierno.

Narváez respondió -haciendo un guiño a su partido- que “hemos hablado con ellos, seguiremos hablando con ellos y estamos disponibles como Gobierno a mejorar todo lo que haya que mejorar para poner en el centro lo que nos une”. Mostrando su interés en solucionar el problema,  habría llamado por teléfono a cada uno de los senadores de la bancada, además de organizar una comida en la casa de la jefa de gabinete de la Presidenta, Ana Lya Uriarte, para hablar personalmente con ellos. Finalmente, se dio por superado el conflicto.

Pero no sólo hechos como ese han demostrado el creciente liderazgo de Nárvaez en La Moneda, sino que también los parlamentarios de la Nueva Mayoría -quienes han criticado duramente al comité político- han valorado que su cercanía y comunicación directa con Bachelet facilita crear canales de diálogo con el gobierno.

Es por eso que quienes la conocen dicen que ella sabe perfectamente el rol que tiene que cumplir y que lo ha hecho a cabalidad, mostrándose siempre dispuesta a conversar, entregando soluciones, no evitando los problemas y estando presente en reuniones importantes. “Se ha hecho respetar”, dice una influyente fuente del PS.

Es verdad que en el cambio de gabinete en donde asumió Narváez se esperaba en distintos sectores del oficialismo que “hubiesen cambios concretos” en el comité político -dadas las abiertas criticas al desempeño del ministro del Interior, Mario Fernández y de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre-, lo cierto es que sólo se generó el enroque en la vocería, ya que el en ese entonces ministro Marcelo Díaz tenía aspiraciones parlamentarias. Quizás el cambió no fue contundente -sólo fue la psicóloga quien ingresó al grupo de confianza de la Mandataria- pero en el gobierno sienten que “dieron en el clavo”.