En conversación con "El Líbero", el abogado constitucionalista se refiere a los cuestionamientos al consejo y a la decisión del gobierno de no incluir el concepto "nueva Constitución" en la primera etapa del proceso constituyente. "La crítica tiene que ver con una expectativa equivocada y se va clarificando", explica.
Publicado el 09.12.2015
Comparte:

“Esto no es una cortina de humo para hacer adoctrinamiento ideológico ni partidista, esto es más grande que eso, más de largo plazo”, explica a “El Líbero” el abogado constitucionalista y presidente del Consejo de Observadores que supervisa el proceso constituyente, Patricio Zapata.

El abogado asumió hace una semana la presidencia de esta instancia compuesta por 17 integrantes y la cual no ha estado libre de críticas tanto de la oposición como del oficialismo. Los cuestionamientos se han enfocado en la “poca representatividad” del consejo y en lo desdibujada que aparece su misión.

Ante este escenario, Zapata responde a las críticas y entrega detalles de la labor que realizará. “Yo no estoy molesto ni desagradado. Yo entiendo que la crítica tiene que ver con una expectativa equivocada y se va clarificando. Hay gente que pensó que nosotros íbamos a hacer un proyecto de Constitución y que nosotros íbamos a realizar la campaña de educación cívica y que íbamos a dirigir los procesos”, dice.

Además, se refiere a la decisión del Ejecutivo de no incluir el concepto de “nueva Constitución” en la campaña publicitaria del proceso constituyente, la cual fue recomendada por el consejo. “Es posible que en una segunda etapa el gobierno quiera promover con más fuerza la idea de nueva Constitución”, afirma,  y agrega que “nos pareció que en una primera etapa, de educación cívica, y si uno quiere convocar a esa primera etapa a gente que está convencida de hacer nueva Constitución y a gente que no está convencida, era preferible que no partieras con un título que hablara explícitamente de una nueva Constitución”.

-¿Cuál será el objetivo en concreto del Consejo de Observadores?

Nosotros vamos a acompañar las dos primeras etapas del proceso constituyente. Las etapas de educación cívica que se inicia ahora en diciembre y la etapa de participación ciudadana que empieza en marzo. Acompañar, significa ir observando el proceso y haciendo recomendaciones que vayan en la línea de que el proceso sea inclusivo y transparente.

-Tras la conformación de este consejo, han surgido una serie de críticas incluso desde el propio oficialismo. Hay quienes han afirmado que la instancia es poco representativa y que su función no es clara. ¿Cómo responde a estos cuestionamientos?

-Yo no estoy molesto ni desagradado. Yo entiendo que la crítica tiene que ver con una expectativa equivocada y se va clarificando. Hay gente que pensó que nosotros íbamos a hacer un proyecto de Constitución y que nosotros íbamos a realizar la campaña de educación cívica y que íbamos a dirigir los procesos. En la medida que uno lo va explicando, va quedando claro que no vamos a hacer una Constitución. Es un mecanismo, adicional a los que ya existen, como la Contraloría, los Tribunales, en adición a esas instancias que existen, nosotros haremos otro elemento más para velar porque el procedimiento se haga de manera apta y transparente. En la medida en que se haga eso, creo que las críticas van a ir bajando de intensidad.

-El gobierno lanzó la campaña publicitaria del proceso constituyente sin hacer alusión a “nueva Constitución”. La recomendación fue realizada por el consejo de observadores, ¿por qué?

-Yo creo que el gobierno tiene el perfecto derecho a impulsar la idea de una Nueva Constitución. Nadie se puede escandalizar si lo promueve. Pero nos pareció que en una primera etapa, de educación cívica, y si uno quiere convocar a esa primera etapa a gente que está convencida de hacer una nueva Constitución y a gente que no está convencida, era preferible que no partieras con un título que hablara explícitamente de una nueva Constitución. Nosotros no tenemos poderes como la Contraloría, somos un grupo de ciudadanos, iremos haciendo comentarios, sugerencias y el gobierno puede o no tomarlas. Yo me alegré, porque significa que estamos en una  sintonía común.

-¿Fue una decisión unánime?

-Yo me alegro de que los 17 coincidiéramos en que en una primera etapa de educación cívica, mientras más amplios y generales sean los conceptos, más fácil. Es posible que en una segunda etapa el gobierno quiera promover con más fuerza la idea de nueva Constitución. Y eso no tiene nada de malo ni de ilegal.

-¿Entonces el consejo apuesta a que la inclusión del concepto de “nueva Constitución, se realice de forma gradual?

-Yo creo que nosotros tenemos que tratar de interpretar el encargo que nos hizo la Presidenta, ella nos dijo que el proceso sea bien participativo. Y eso significa, no solamente que participen los que tienen la camiseta puesta, sino que participe también gente independiente, gente que quiera interesarse.  Entonces si tú haces una campaña de educación cívica, tratas de hacerla del modo más amplio posible, para que pueda haber personas con pensamiento distinto. No estamos haciendo gallitos, no somos fiscalizadores. Somos un grupo de personas, que está tratando que esto sea bien participativo, acogiendo el propio mandato de la Presidenta. Y prueba de esto es que el gobierno tomó cartas en el asunto de inmediato, y acogió nuestra petición.

-Luego de haberse anunciado la conformación del consejo se sumaron después dos miembros nuevos al consejo, Arturo Fermandois y Francisco Fernández, ¿Por qué?

-No conozco el detalle de cómo se fue llegando a la lista, me llamó la Presidenta y no fui parte del proceso de selección. Entiendo que en algún momento hubo una lista más amplia y siempre se pensó en personas como Arturo Fermandois y Francisco Fernández, no sé por qué no se tuvo sus respuestas de inmediato. Me alegro mucho de que hayan acepado.

-Desde el mundo político e incluso constitucionalistas han afirmado que la primera etapa no puede ser de “adoctrinamiento”. De hecho la Presidenta lo descartó. ¿Cómo se realizará la etapa de educación cívica sin caer en el adoctrinamiento?

-Cualquiera persona que haya visto el “Constitucionario”, se puede dar cuenta que tiene una amplitud bien evidente. Creo que tú puedes hacer materiales que sean amplios y vas a ir demostrando con hechos de que esto no es una cortina de humo para hacer adoctrinamiento ideológico ni partidista, esto es más grande que eso, más de largo plazo.

 

FOTO: AGENCIA UNO