El 29 de abril vence el plazo para que la Cámara Alta designe a la persona que por primera vez ocupará el cargo que debuta este año. La subsecretaría de Derechos Humanos apoyará el trabajo de la comisión parlamentaria que conducirá el proceso y que tendrá su primera sesión el próximo lunes 2.
Publicado el 31.03.2018
Comparte:

Cuando el año pasado el ex senador por Aysén, Patricio Walker, decidió no repostular a su cargo en el Congreso, inmediatamente surgió como una posibilidad para liderar la recién creada Defensoría de los Derechos de la Niñez. Y es que su nombre generaba consenso tanto al interior de Chile Vamos como de la ex Nueva Mayoría por tener una vasta experiencia en temas relacionados a la infancia, encabezando en 2016 la comisión de la Niñez, Infancia y Adolescencia.

Esto, luego que el pasado 22 de enero la ex Presidenta Michelle Bachelet promulgó la ley que creó la Defensoría de la Niñez. Así se dio vida a una corporación de derecho público y autónoma de otros órganos del Estado, que tiene como finalidad la difusión, promoción y protección de los derechos de los niños y niñas, como se le definió en su momento.

Sin embargo y pese a que Walker era una opción que generaba consenso, decidió no ser parte de la nómina al cargo pues decidió dar un giro en su carrera y enfocarse en el mundo académico. Entró a estudiar durante este año el máster en Derecho Regulatorio Ambiental de la Universidad Católica, postgrado que tiene una duración de dos años pero que Walker realizará en uno. Además hará clases en Derecho Ambiental en la misma casa de estudios.

Por ello es que la subsecretaría de Derechos Humanos tiene en su poder una nómina de candidatos en la que ya no figura Walker. En base a esa lista la comisión de DD.HH. del Senado debe elegir a la persona que inaugure esta nueva institucionalidad. Los nombres que por ahora aparecen con mayores posibilidades son Mónica Jeldres, abogada y máster en Tutela Judicial Efectiva de Derechos Fundamentales de Género y Menores; Nicolás Espejo, abogado y experto en temas de infancia; Marcelo Sánchez, gerente general de la fundación San Carlos de Maipo; y María Elena Santibáñez, abogada particular en casos de delitos sexuales.

En tanto, desde el mundo de las ONG, el equipo de Francis Valverde confirmó su candidatura a la Defensoría de la Niñez. Asegurando su experiencia relacionada a la infancia, especialmente como Directora Ejecutiva de ACHNU, organización no gubernamental con énfasis en los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

El 29 de abril termina el plazo para designar al Defensor de la Niñez, restándole solo un mes a la comisión para lograr un acuerdo al respecto y conseguir que la sala del Senado apruebe con un quorum de 2/3 la designación.

El senador integrante de dicha instancia Felipe Kast aseguró que “tuve contacto hace tres días con el Ministerio de Justicia y están trabajando ellos internamente. Me imagino que tal vez quieran presentar los nombres estos días para que podamos ir avanzando en la definición final”.

El nombramiento del cargo requerirá del consenso entre Chile Vamos y la oposición por la alta mayoría que requiere. Y aunque depende la designación del Congreso, la Defensoría de la Niñez es un organismo autónomo e independiente que tendrá como tarea elaborar informes regulares; observar y hacer seguimiento de los órganos de la Administración del Estado; visitar centros de privación de libertad y emitir informes de las visitas; denunciar vulneraciones; querellarse en casos específicos, entre otras.

En cinco años y sin posibilidad de reelección el Defensor de la Infancia tendrá la posibilidad de también ayudar a revertir la crisis en el Sename. Y es que la infancia ha sido una de las principales preocupaciones de los gobiernos, convirtiéndose con Sebastián Piñera en uno de los cinco acuerdos nacionales que se quiere lograr.