Sin embargo, el presidente del Consejo Directivo del Servel explica que el 17 de noviembre de 2014 venció el plazo para "perseguir irregularidades de carácter electoral".
Publicado el 16.01.2015
Comparte:

Camino al aeropuerto, Patricio Santamaría, presidente del Consejo Directivo del Servicio Electoral (Servel), conversó con “El Líbero” para analizar técnicamente la denuncia realizada ayer por el diario The Clinic y que se ha tomado la agenda noticiosa: el acto de recaudación organizado por Heraldo Muñoz para la campaña presidencial de Michelle Bachelet en un yate en Nueva York.

Si bien Santamaría prefiere no referirse a este caso en particular, debido a que sólo conoce la información que ha sido publicada en diversos medios de comunicación, explica que según el artículo 24 de la Ley 1.884 de Transparencia, Límite y Control del Gasto Electoral “está prohibido el aporte de las personas naturales o jurídicas extranjeras” y que de ser así se caería en una ilegalidad.

Aunque comenta que el 14 de noviembre de 2014 venció el plazo para revisar irregularidades en las campañas de los candidatos a la Presidencia de la República, en esa oportunidad sí realizaron una observación a Alfredo Sfeir por declarar gastos en en el extranjero. “Cuando se hacen aportes que llamen un poco la atención, por ejemplo aportes en dólares o gastos que exceden de lo común, nosotros también objetamos. Hubo una candidatura presidencial donde hicimos una observación, porque se rendía como gasto un alojamiento en un hotel en el extranjero y algunos gastos de comida“, indica.

“Si hubiese un extranjero o una empresa extranjera que hace una donación, ahí hay ilegalidad”

-¿Cómo es el mecanismo de aporte a las campañas cuando el dinero viene desde el extranjero?

-Aquí no está regulado el mecanismo de aporte a las campañas salvo en el caso de los aportes reservados. Existe el tipo de aporte anónimo, que son aquellos que realizan las personas directamente a las oficinas de campañas, a las personas que trabajan, a los comandos de los candidatos y que no pueden superar las 20 UF, $ 500 mil en la elección pasada. Y, por otro lado, están los aportes reservados que son los que sí tienen toda una regulación a través del Servicio Electoral en una cuenta del Servel y que nosotros distribuimos bajo secreto bancario a los candidatos o candidatas que sean beneficiarios. Pero respecto a eso no hay ninguna otra regulación.

El artículo 24 de la Ley 1.884 establece que está prohibido el aporte de las personas naturales o jurídicas extranjeras, salvo que se trate de personas naturales extranjeras que tengan derecho a sufragio, porque tienen el tiempo de residencia en el país, están en el registro electoral y tienen el carácter de elector. En ese caso, aunque sea extranjero puede hacer un aporte.

-Pero en el caso de que sea extranjero y no tenga derecho a sufragio, ¿en qué irregularidad se cae?

-Un extranjero que no tenga derecho a sufragio no puede donar plata a una campaña. Nosotros conocemos 30 días después de la campaña, el administrador general de la campaña o el administrador electoral nos entrega un balance de ingresos y gastos. Ahí lo máximo que podemos controlar es el tema de los aportes reservados, porque se hacen a través nuestro. Pero respecto a lo demás, solamente hacemos fe de lo que declara haber recibido por aporte anónimo o público el candidato o candidata, vemos que haya consistencia en los ingresos declarados y los gastos.

-Por ejemplo, en el caso de la campaña de Michelle Bachelet. Si efectivamente son chilenos que residen en el extranjero y donaron cada uno US$ 1 mil. ¿Cómo ingresa ese dinero a Chile? 

-Esa parte excede de lo que yo pueda contestar, cómo ingresa materialmente, no conozco esa parte. Lo único que eso tiene que verse reflejado, son ingresos legales de chilenos que tienen derecho a sufragio y hacen aportes aunque físicamente sean en el extranjero, pero tienen derecho a hacerlos, son legales y tienen que ser declarados por el candidato a través de una planilla que indique ‘recibí tales y tales ingresos’, sin necesidad de identificar a las personas, ni al número de personas y eso es lo que nosotros revisamos. Posteriormente vemos que esos ingresos que se hayan gastado en rubros que corresponden a gastos electorales. Pero cómo ingresaron, si los trajo una persona en su billetera, si los cambio acá… Yo lo único que puedo decir que cuando se hacen aportes que llamen un poco la atención, por ejemplo aportes en dólares o gastos que exceden de lo común, nosotros también objetamos. Hubo una candidatura presidencial donde hicimos una observación, porque se rendía como gasto un alojamiento en un hotel en el extranjero y algunos gastos de comida.

-¿En qué candidatura ocurrió eso?

-Eso fue en la campaña del candidato Sfeir.

-En definitiva, en el caso denunciado por The Clinic, lo único que podría haber caído en una ilegalidad es si hubiese recibido aporte de un extranjero que no tenga ni si quiera derecho a sufragio.

-Claro, si hubiese un extranjero o extranjera o una empresa extranjera que hace una donación ahí hay ilegalidad, eso es claro.

-¿Cuál es el riesgo de esa ilegalidad?

-En ese caso, ahí lo único que habría ocurrido es el rechazo de ese ingreso, por ende, el rechazo de la cuenta. Al haberse rechazado ésta, si es que se hubiese solicitado reembolso, no habría tenido ese derecho, en definitiva son los fondos fiscales que tiene derecho todo candidato de cuentas que estén pendientes de pago. Además, se habría arriesgado cualquier candidato a una multa que tiene que ver con el monto del gasto hasta 30%, que exceda el monto del gasto hasta el 30% es el doble, entre el 30% y el 50% el triple, y sobre 50% el quíntuple del gasto mal declarado.

-Y si se comprueba que efectivamente la Presidenta Bachelet recibió aporte desde el extranjero a su campaña, ¿qué se podría hacer ahora?

-A ver, yo no quiero hablar sobre supuestos, yo opino sobre hechos concretos. Me voy a poner en el caso de cualquier candidato recibió. En este momento desde el punto de vista electoral no cabe absolutamente nada, porque el día 17 de noviembre de 2014 venció el plazo de un año para las acciones que se pueden perseguir irregularidades de carácter electoral.

Patricio Santamaría comenta que de los nueve candidatos a la presidencia en 2013 “no se salvó ninguna, todas recibieron algún tipo de observación”. Finalmente, siete fueron consideradas por la Dirección del Servel que se ajustaban a la legislación, mientras que dos fueron rechazadas, éstos debieron concurrir al Tribunal Calificador de Elecciones, organismo que las aprobó. “Hoy podríamos decir que las nueve cuentas, sobre las bases de los gastos e ingresos declarados, están aprobadas y cumplen con la ley”, indica.

Por otra parte, el presidente del Consejo Directivo señala que los aportes anónimos que tienen un tope de 20 UF o menos se realizan directamente al candidato y que la reglamentación no obliga a decir en qué tipo de moneda se efectuaron ni tampoco si físicamente se llevaron a cabo en Chile o en el exterior, pues “eso no está regulado”.

 

FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI/AGENCIAUNO