"Me pareció que Santiago era una especie de botín político entre la NM y la derecha y finalmente tienes estos alcaldes que en vez de mirar a la Plaza de Armas miran a La Moneda", asegura la candidata del PRO sobre su decisión de competir contra la actual alcaldesa.
Publicado el 28.07.2016
Comparte:

El pasado domingo en el tradicional bar Las Tejas de Santiago Centro se proclamaron los más de 1.200 candidatos a las municipales 2016 del Partido Progresista (PRO). Durante el evento el ex candidato presidencial y líder del PRO, Marco Enríquez Ominami (ME-O), realizó un discurso de 20 minutos y se refirió brevemente a los últimos cuestionamientos en su contra por el uso de un avión durante su campaña. “Podrán seguir las acusaciones. Las tengo anotadas. Son 21. Sigan pero no me van a tumbar” afirmó.

Ante este escenario, la presidenta del PRO, Patricia Morales, en conversación con “El Líbero”, se refiere a la lista de candidatos que inscribieron ante el Servicio Electoral (Servel) y profundiza en su postulación por la alcaldía de Santiago. Además, reconoce de manera oficial que ME-O será el candidato presidencial del PRO.

-El PRO inscribió 1.200 candidatos y entre ellos 60 candidatos a alcalde. ¿Cuál es la evaluación que hace el PRO para esta elección?

– Logramos levantar una lista de más de mil candidatos; hay un antes y un después con respecto a la elección de 2012. Esta vez llevamos candidatos a alcalde en comunas emblemáticas. Estamos preparándonos para ser la nueva fuerza política de Chile que pueda acceder al poder, ése es el objetivo.

-¿Cuáles son las expectativas electorales del PRO? 

-Tenemos dos líneas de trabajo. Una es mantener municipios y ganar municipios adicionales, pero también lograr presencia territorial a nivel de las concejalías. Nos hemos enfocado en las famosas comunas emblemáticas y en presencia regional. La idea es contar desde ahí con una plataforma, de cara a las elecciones parlamentarias y presidenciales.

-En ese sentido, ¿qué significa esta elección para el PRO? ¿Es la plataforma para la presidencial?

-Nosotros creamos un partido político con la intención de ser gobierno y poder cambiar la vida de los chilenos a través de la gestión local, distrital y nacional. Por tanto, no es que una elección sea plataforma para otra, son todas igual de importantes.

-Pero Marco Enríquez Ominami es la carta presidencial del partido, ¿cómo ven su proyección presidencial para el 2017?

-Yo a Marco lo veo muy bien, con mucho ánimo y obviamente es la apuesta presidencial del PRO. Y esto, la inscripción de 1.200 candidatos, es un tapaboca para quienes quisieron ver muerto al movimiento progresista. He escuchado tanto sobre que el PRO no tiene liderazgos, pues bien, hoy hay más de 1.200 líderes que están dispuestos a ir a la contienda municipal y habrá otros tantos más en la contienda parlamentaria. Entonces creo que ese argumento muere.

-¿Marco es el candidato del PRO entonces? ¿Está definido que ME-O competirá en la elección presidencial?

-Marco Enríquez Ominami es, sin duda, el candidato presidencial del progresismo. Él es la única figura que le puede ganar a Sebastian Piñera.

-Pero ME-O este último tiempo ha sido cuestionado por el uso de un avión de propiedad de una empresa brasilera durante su campaña presidencial y por el caso SQM. ¿Le afectará esto en su candidatura presidencial?

-Marco hablará cuando corresponda que hable. Yo tengo bastante fe que la gente entiende que cuando uno es candidato presidencial, está recorriendo Chile de Arica a Punta Arenas, tienes un equipo territorial, programático. Es absolutamente imposible y un tanto rídiculo, achacarle todo, la lluvia, el sol, a Marco Enríquez Ominami. Creo que la gente ya se está dando cuenta y eso lo veo en la calle. Está en la prensa la mala onda que buscan instalar Lagos y Piñera en torno a la figura de Marco Enríquez Ominami. Ya noto en la calle que la gente se da cuenta que las operaciones comunicacionales son bastante obvias.

-A principios de este año el PRO había avanzado en conversaciones con la NM para lograr un acuerdo municipal y realizar un “pacto de omisión” en algunas comunas. Finalmente el PRO presentó 60 candidatos a alcalde. ¿Por qué no se concretó?

-Lo que pasó fue que nosotros siempre pedimos primarias. Simplemente acá la Nueva Mayoría no tuvo ninguna intención de realizar primarias legales. Luego, muchos dirigentes de la NM, porque no hay que meter a todos los líderes de la NM en el mismo saco, nos plantearon que había que conversar, pero no fue posible llegar a algún acuerdo, básicamente porque ellos no estuvieron dispuestos. Entonces, no se puede pretender que las municipales sean botín entre la derecha y la izquierda, y que nadie puede existir.

“Voy a competir a Santiago porque hay muchos aspectos que mejorar”

-Usted competirá en Santiago. ¿Por qué decidieron llevar candidato en esa comuna?

-Hubo dos razones. Primero, Santiago es una comuna que me motiva mucho porque es una comuna donde hay muchos desafíos que tienen que ver con la seguridad ciudadana, con el patrimonio, con la salud, educación. Me pareció que Santiago era una especie de botín político entre la NM y la derecha y finalmente tienes estos alcaldes que en vez de mirar a la Plaza de Armas miran a La Moneda.  Me pareció interesante el desafío, y demostrarle a los santiaguinos que pueden tener a un alcalde preocupado de ellos y no de La Moneda.

-¿Cuál es su evaluación de la gestión de Carolina Tohá?

-Hay muchos temas que revisar en Santiago de estos últimos cuatro años. Lo que vemos, por ejemplo, entre las soluciones que se le ha dado al comercio ambulante, ha sido más control, mayor rotación de carabineros, lo cual está bien, pero eso no soluciona el verdadero problema; tiene que ver con la precarización laboral, ha faltado una mirada más multidisciplinaria. Lo mismo en materia de seguridad ciudadana. Lamento que Carolina Tohá haya tomado esta decisión de más carabineros, sin preocuparse de otras variables de seguridad ciudadana que son clave, como la prevención, rehabilitación y re nserción. Yo voy a Santiago porque hay muchos aspectos que mejorar.

 

FOTO: PARTIDO PROGRESISTA