En conversación con "El Líbero", el académico de la Universidad de Talca Mauricio Morales y el cientista político Tomás Fuentes desmenuzan el balotaje de hoy. Para Morales, sería una sorpresa que ganara Guillier. Para Fuentes, con un 43% de participación electoral, el triunfo es para Piñera.
Publicado el 17.12.2017
Comparte:

Sebastián Piñera o Alejandro Guillier será esta noche el nuevo Presidente electo de la República de Chile. Luego de una campaña tensa y llena de matices, los expertos dicen que la participación en las urnas y la movilidad o “endoso” de los votos de los candidatos de la primera vuelta a los abanderados serán claves para sacar las cuentas al final del día.

En conversación con “El Líbero” el cientista político y experto electoral Tomás Fuentes y el académico de la Universidad de Talca Mauricio Morales desmenuzan el balotaje, en donde ambos coinciden que en la medida que haya menos participación más certeza hay de que el ex Mandatario tendrá un mejor resultado, sin embargo, si las personas que acuden a los recintos de votación es mayor, podría beneficiar al senador.

Tomás Fuentes: “Bajo un 43% de participación, sería un triunfo seguro de Sebastián Piñera, pero si hay una participación alta, en torno al 47%,  sería incertidumbre total”

– ¿Cuánto incide en el resultado la cantidad de personas que voten hoy?

– La segunda vuelta no es como la primera donde apuestas a capturar todos los votantes del padrón; en la segunda vuelta se focaliza la campaña en la gente que se levanta a votar. El que no lo hizo en primera vuelta, donde hay mayor oferta, es difícil que lo haga en el balotaje. Ahora, si bien es correcto pensar que en segunda votarán más personas, en definitiva lo importante es la movilidad de los votos. Esto, entendiendo que Piñera aventaja a Guillier porque le faltan menos votos para llegar a la meta. Entonces, si votan menos personas eso perjudicaría a Alejandro Guillier y beneficiaría a Sebastián Piñera.

¿Cuál es la estimación para ese argumento?

– Si consideramos que naturalmente dejaran de votar un 15% de Goic, 20% de José Antonio Kast, 20% de Sánchez, 10% MEO y Sebastián Piñera conquistara en segunda vuelta el 20% de los votantes de Goic, el 80% de los votantes de Kast, el 10% de Sánchez y el 10% de MEO, con esta movilidad normal, que se daría con un 43% de participación, SP ganaría la elección con 41 mil votos de diferencia.

– Entonces la elección se juega en la cancha de la participación y la movilidad de los votos…

– Creo que lo fundamental va a ser la movilidad de los votos, o sea cómo votan aquellas personas que su candidato no pasó a segunda vuelta y que tienen que elegir por Sebastián Piñera o por Alejandro Guillier. Quienes creen que esto es matemática simple es un error garrafal. No es cierto que todos los candidatos de la centroizquierda se suman en segunda vuelta en un solo candidato, porque la gente no se considera de centroizquierda, son los candidatos los que son de centroizquierda, la gente vota por una cantidad infinita de razones. El cien por ciento que votó en primera vuelta por otro candidato, o sea que no escogió ni a Piñera ni a Guillier es un 41,6% de quienes fueron a votar.

¿En qué comunas se juega la elección?

– A quien le resulta más fácil este ejercicio es a Sebastián Piñera, ya que al haber sido candidato en 2009 ya sabe quiénes lo apoyaron en número y en las distintas comunas. Un ejercicio sencillo es decir cuántos votos obtuvo en segunda vuelta de 2009, para saber cuál es su techo, y cuántos obtuvo él, más José Antonio Kast en primera vuelta; eso arroja que en la comuna donde más fuga hubo fue en Valparaíso, donde 30 mil personas dejaron de votar por Sebastián Piñera, tampoco votaron por JAK, y coincidentemente en esa comuna Beatriz Sánchez obtuvo el primer lugar. Entonces eso nos podría dar una señal de que votantes de 2009 que prefirieron a Sebastián Piñera en primera vuelta prefirieron a Beatriz Sánchez. Si estas personas tuvieron ya un romance con el sector de Chile Vamos el 2009, es más fácil conquistarlos, que a alguien que siempre ha votado por la centroizquierda. Entre Valparaíso y Viña del Mar hay 55 mil personas que ya votaron por Sebastián Piñera en 2009 y que no lo hicieron ahora.

– Es un número importante considerado lo estrecha que será la elección…

– Esta es una elección que consideramos estrecha, creo que la elección va a tener una diferencia de tres puntos -que son 100 mil 500 votos-, y tengo en dos comunas, que es Valparaíso y Viña del Mar 55 mil votos donde salió primero Sánchez. Señalar por la prensa que la prioridad era Puente Alto es equívoco, porque no se trata de comparar peras con manzanas, comparar la votación de Germán Codina con Piñera no tiene sentido, pero sí puedo pedirle a Puente Alto que repita el escenario de 2009 que ya le permitió ganar a Sebastián Piñera. Y pedirle eso no es mucho, porque la suma de Piñera con Kast me da una fuga de 7900 votos. O sea, que con un Ossandón matriculado haciendo casa a casa, es posible.

– ¿Cómo ve la elección?

– Si uno tuviera que aventurarse, según los escenarios que analizamos (ver cuadro), que creo es lo más razonable y conservador,  Sebastián Piñera ganaría sí o sí, incluso por 41 mil votos. Pero en lo personal creo que eso es muy conservador, creo que Sebastián Piñera va a conseguir más votos y la diferencia va a ser más o menos de 3 puntos, y la va a lograr ganar él. Es muy difícil que Alejandro Guillier, quien tan sólo obtuvo 22%, aglutine a una gran masa de votantes de un millón 800 mil personas para que lo prefieran a él en una segunda vuelta como una alternativa que ya no fue preferida en primera. Algo le va a quitar Sebastián Piñera, y eso creo que va dar un diferencia de tres puntos.

– ¿Qué tiene que pasar para que gane Guillier?

– Ha usado muy bien la idea del plebiscito. Las elecciones que tienen mayor participación son elecciones que tienen un plebiscito donde votar tiene un significado concreto, “el bien y el mal”. Guillier lo que tiene que hacer es aumentar lo máximo posible la participación electoral, porque él sabe que Sebastián Piñera tiene su voto más o menos identificado -un 44%-, por tanto mientras más gente participe mejor para Alejandro Guillier, ya que aumentan sus posibilidades, porque también aumenta el margen que requiere Sebastián Piñera. Por eso mientras menos votantes existan, es mejor para Sebastián Piñera, porque él tiene parte de un punto inicial muy superior a Alejandro Guillier, y si baja mucho la participación electoral significa que se está quedando en casa la gente que Guillier necesita. Lo principal son los votos de Beatriz Sánchez (1.336.000), ahí está la clave de esta elección. Por eso a Guillier no le conviene que voten pocas personas.

– Cuando se cierren las mesas, ¿qué hay que mirar?

– Vamos a conocer las primeras mesas a los 40 minutos, máximo una hora, y ahí vamos a saber qué porcentaje de mesas escrutadas con qué porcentaje de votantes, por tanto en ese horario podríamos proyectar la participación estimada. Ahí yo me aventuraría a decir, esto no es categórico, que bajo un 43% de participación, estaríamos hablando de un triunfo de Sebastián Piñera, y si hay una participación alta, en torno al 47% o más, sería incertidumbre total, porque es muy difícil predecir por quién van a votar los que concurrieron.

Mauricio Morales: “La sorpresa de esta elección sería que ganara Guillier

-¿Cuánto incide en el resultado la cantidad de personas que voten hoy?

-A mayor participación electoral, mayores son las chances de Alejandro Guillier, y a menor participación electoral, mayores son las posibilidades de Sebastián Piñera. El candidato de la centroderecha arranca con una base de apoyo cercana a los 3 millones de votos si es que sumamos lo que alcanzó José Antonio Kast. Si en la última elección votaron 6 millones y medio de personas, un margen inferior -es decir que votaran cerca de 6 millones-, le entregaría prácticamente el triunfo en bandeja al ex Presidente Piñera. El gran problema es que si se produce un escenario de súper participación -que podría ser favorecido por la falta de encuestas de opinión serias o confiables que pronostiquen el resultado-, y votaran 7 millones de personas, ahí la situación se torna mucho más compleja para Sebastián Piñera. Los “piñeristas” van a salir a votar, y su base no debería bajar de los 3 millones de votos.

-¿Cuáles serán las claves de esta elección?

– El resultado depende de dos cosas: del nivel de participación y de los endosos, pero también hay un punto que me gustaría sumar respecto al volumen de participación, ya que una cosa es el volumen de participación, y otra cosa es la composición de esa participación; bien pudiera suceder que la participación suba, pero suba justamente porque en los segmentos altos la gente ya se volcó de manera masiva a votar. Por ende, una cosa es que la gente vote más, y otra es la composición de la misma; si la participación en Puente Alto, La Pintana, La Florida, es más baja que en la primera vuelta se le hace más favorable a Piñera.

-¿Dónde cree que se va a definir la elección?

-Hay un cordón de comunas bien claro en la Región Metropolitana que fueron aquellas donde Piñera obtuvo un mal resultado, y Beatriz Sánchez, un muy buen resultado, y coinciden en las comunas donde Ossandón obtuvo también un mejor resultado, el “ossandonismo frenteamplista”, que es decir que en comunas como Puente Alto, La Florida, Pudahuel, Quilicura, Maipú, el hilo conductor de esas comunas viene desde el año 2009, en esas comunas a MEO le fue muy bien, también a Ossandón en la primaria, y a Beatriz Sánchez. Este cordón comunal es el que debiésemos examinar con bastante detalle, porque es un cordón que va de la precordillera hasta Pudahuel, y luego si uno sigue la línea llega hasta Valparaíso. Diría que ahí va a estar concentrada la tensión, porque si en esas comunas no se produce el endoso, entonces Guillier está perdido.

La gran incógnita es si los votos se traspasarán a Guillier. Los votos de Kast van a pasar de manera natural, la pregunta es qué pasa en estas comunas que acabamos de mencionar. Para que Guillier gane necesita el 80% de los votos del FA, si es que estos “ossandonistas frenteamplistas” no van a votar beneficia a Piñera, si votan por Guillier perjudica a Piñera, si se dividen beneficia a Piñera. Es decir, cualquier incremento en votos que tenga Piñera en estas comunas va a anunciar que sus probabilidades de éxito son mucho menores. Es Guillier el que tiene que sumar todo lo que queda, basta que Piñera le coma una fracción para que las probabilidades de Guillier disminuyan.

¿Cuál será la movilidad de los votos?

– Si bien ya es impopular hablar de encuestas de opinión, la última encuesta Cadem señalaba que de todos los votantes de Goic, el 50% estaba votando por Guillier, el 30% no va a ir a votar o votaría nulo o blanco, el 20% estaba por Piñera; y de los votantes de Sánchez cerca del 60% o 70% estaba por Guillier en la segunda vuelta: con eso no le alcanza. Él necesito cerca de un 80% de los votantes del Frente Amplio y la totalidad de los votante de Goic y de MEO. La pregunta es si Frei en 2009 no fue capaz de acceder al 80% de la votación de MEO y solamente pudo hacerlo en dos tercios, entonces cómo lo va hacer Guillier para agarrar lo que le falta. La tarea es titánica, por eso la sorpresa de esta elección sería que ganara Guillier.

– ¿Hay incertidumbre?

– Da la sensación que la elección va a ser estrecha, pero no tan estrecha como lo anunció Pepe Auth, que dijo que iban a ser 26 mil votos de diferencia en favor de Guillier. Veo una elección apretada, pero quizás no tan ajustada como se está señalando. Tengo la sensación de que podría definirse por una diferencia de alrededor de 100 mil votos.