En entrevista a La Nación de Buenos Aires, el Pontífice niega que haya problemas con el gobierno argentino y rescata la figura del Presidente.
Publicado el 03.07.2016
Comparte:

“No no tengo ningún problema con el presidente Macri. No me gustan los conflictos. Ya me cansé de repetir eso”.

Así comienza la exclusiva entrevista que dio el Papa Francisco a Joaquín Morales Solá,  destacado  columnista de La Nación de Buenos Aires, con lo que desminten forma tajante los rumores de que existiría una “frialdad” con el Mandatario argentino.

Según el artículo, en Argentina hay una  una campaña de prensa y en las redes para desprestigiar al Papa. “Es la única nación del mundo donde el Papa es una figura tan discutida. Y es la nación donde nació Francisco”, subrayan.

-¿No tuvo nunca ningún problema con Macri?

-Una sola vez, en Buenos Aires, durante más de seis años de convivencia. Él como jefe de gobierno de la Capital y yo como arzobispo. Una sola vez en tanto tiempo. El promedio es muy bajo.

Y agrega: “Algunos otros problemas los hablábamos en privado y lo resolvíamos en privado. Y los dos respetamos siempre el acuerdo de privacidad. No busque razones. No hay ninguna explicación en la historia para que se diga que yo tengo un conflicto con Macri”.

Fracisco afirmó que “Macri me parece una persona bien nacida, una persona noble”. Ha recibido a tres ministros de Macri en las últimas semanas. “Algunos son viejos amigos, que piden verme y yo los recibo con mucho gusto”, cuenta. Esos ministros son el de Educación, Esteban Bullrich; el de Trabajo, Jorge Triaca, de cuya madre el Pontífice es amigo, y la canciller Susana Malcorra, señala el artículo bonaerense.

Leer el artículo completo.