"Lamentamos que la Presidenta haya decretado emergencia agrícola por la sequía y erupción del volcán y no por los incendios forestales, es una falta de respeto", señala la agrupación "Paz en la Araucanía".
Publicado el 05.03.2015
Comparte:

Sólo faltaban ocho días para que Michelle Bachelet cumpliera un año desde su retorno a La Moneda y con ello un año sin visitar oficialmente la región de La Araucanía.

A pesar de que la Presidenta había descansado tres semanas en febrero en su casa ubicada en el lago Caburgua, no estaba en su agenda de los próximos días pisar la única zona que restaba dentro de sus giras nacionales.

Sin embargo, fue la furia del volcán Villarrica desatada a las 03.00 am. del martes pasado la que la obligó -nueve horas después de la erupción- a arribar en La Araucanía.

“Me parece insólito que la Presidenta venga a la región cuando explota un volcán y no se dé cuenta de todos los incendios y problemas que tenemos. Hay más de 70 focos de fuego activos en este momento y nadie dice nada”, comenta Paula Simian, vocera de “Mujeres por La Araucanía”.

Alejo Apraiz, líder de la Asociación de Víctimas de Violencia Rural (AVRU), coincide con la tesis de la líder. Incluso agrega que: “Esta situación sigue siendo una vergüenza. Nosotros esperábamos que viniera antes de que cumpliera un año de mandato, pero a ver el problema que la tiene complicada, que es el conflicto indígena, no la erupción del volcán. Esto le puede servir para justificarse que ya estuvo aquí”.

De hecho, la agrupación “Paz en La Araucanía” siente que Michelle Bachelet “se ha reído de la gente”. “Lamentamos que la Presidenta haya decretado emergencia agrícola por la sequía y erupción del volcán y no por los incendios forestales, es una falta de respeto. Si uno viera el daño cuantitativo de lo que ocurrió en Villarrica, no es nada en comparación con las miles de hectáreas quemadas durante este tiempo”, explican.

Reuniones sin fecha y cartas aún sin respuestas

En enero de este año la AVRU le envió una carta al intendente Francisco Huenchumilla solicitándole que cuando fuese la Presidenta a la región se pudieran reunir con ella, pero la cita aún no se concreta. “Obviamente ella ahora vino a ver otros temas de mayor importancia, seguramente”, señala Apraiz.

No obstante, el líder de las víctimas de violencia rural cuenta que tienen su hoja de ruta planificada y que están viendo la posibilidad de viajar a Santiago para que “sepa de nuestra parte la situación que vivimos en La Araucanía”.

La misma intención tiene la agrupación “Mujeres por La Araucanía”, quienes fueron uno de los principales actores en la manifestación que se realizó el pasado ocho de febrero en la playa del lago Caburgua -lugar donde en ese entonces se encontraba de vacaciones Bachelet- y donde sólo lograron entregarle un petitorio al jefe de seguridad de la Mandataria.

“Si hubiese leído nuestra carta, de la que aún no tenemos respuesta, esta no hubiese sido la primera vez de la Presidenta en la zona. Estamos en la incertidumbre y esperando que alguien la conteste oficialmente y se nos fije una reunión para conversar sobre este tema con ella”, indica la vocera Paula Simian.

Para “Paz en La Araucanía” el asunto va más allá. “Vemos que hay una mano negra que quiere que estos siga sucediendo. Hoy tenemos un gran desafío que es hacer valer nuestros derechos. De ahora en adelante las cosas tienen que cambiar, porque no podemos seguir esperando otro verano donde tengamos que estar, muchas veces, armados”, señalan.

 

FOTO: DAVID CORTÉS SEREY/AGENCIAUNO