Entre agosto de 2010 y marzo de 2014 se entregaron 4.630 viviendas mensuales como parte del proceso de reconstrucción, cifra que cayó a penas 676 al mes durante esta administración. “Nuestra meta es que a 2016 el proceso de reconstrucción del 27F haya concluido”, prometió la ministra Saball en diciembre de 2014.
Publicado el 27.02.2017
Comparte:

Hoy se cumplen siete años desde que la catástrofe del 27 de febrero de 2010 azotara la zona centro-sur del país y dejara una de las mayores estelas de destrucción en la historia del país.

Pero, ¿cuál es el balance de la reconstrucción, especialmente de la edificación de casas para las 222 mil familias damnificadas vulnerables? El gobierno de Sebastián Piñera entregó 199 mil soluciones habitacionales, entre casas nuevas y reparadas, dejando a la administración de Michelle Bachelet la asignación de las últimas 23 mil soluciones, (el 10%).

La abrupta caída  en la construcción de viviendas

Sin embargo, las estadísticas oficiales del Ministerio de Vivienda muestran que el ritmo de entrega de casas se desplomó en siete veces durante este gobierno de Bachelet respecto del de Piñera, ya que pasó de las 4.630 soluciones habitacionales mensuales que entregó el ex Mandatario entre agosto de 2010 y marzo de 2014, a las 676 que se han asignado desde que Bachelet llegó a La Moneda en marzo de 2014.

casas entregadas 27FDe hecho, si se hubiera seguido con la misma intensidad de entrega de los meses de la administración de Piñera, este gobierno habría culminado el proceso de reconstrucción en julio de 2014 (cinco meses), el tiempo necesario para concretar las soluciones que faltaban.

 Para la ministra de Vivienda, Paulina Saball, en tanto, el número o ritmo de las casas entregadas no es lo relevante, sino terminar bien el proceso.

“Es peligroso cuando solo nos medimos en relación con el factor tiempo. Creo que nos tenemos que medir por calidad del resultado, de la vida de las personas, de la pertinencia de las soluciones”, dijo Saball a El Mercurio en febrero del año pasado, y aclaró que “yo no ando comparando entre un gobierno u otro gobierno”.

Ayer la ministra de Vivienda y Urbanismo repitió la misma idea al indicar que “el hecho de tener la solución terminada no sólo debe ser mirado desde el punto de vista del ticket a la cantidad, sino también al resultado”.

Estas declaraciones contrastan, no obstante, con la promesa que hizo la propia ministra Saball el 29 de diciembre de 2014:  “Nuestra meta es que a 2016 el proceso de reconstrucción del 27F haya concluido”.

De las 20 mil que debía construir su ministerio, actualmente hay 2.463 casas en construcción y 11 viviendas más que aún no empiezan las obras. Éstas últimas son patrimoniales, de mayor complejidad, según señaló ayer la secretaria de Estado.

La lentitud se extiende a otras reconstrucciones

En la misma línea, la reconstrucción del aluvión del norte tiene una tasa de entrega de 320 viviendas al mes, el terremoto del Norte Grande una tasa de entrega de apenas 203 viviendas al mes, el terremoto de Coquimbo 154 viviendas, Valparaíso 49 viviendas mensuales y Calbuco 28 viviendas.

De este modo, mientras que antes del cambio de gobierno se entregaban 4.630 viviendas por mes como parte del proceso de reconstrucción,  sumados todos los procesos que le corresponde administrar al gobierno de Bachelet, esta tasa apenas llega a 1.429 viviendas por mes, una caída del 69% en la capacidad de enfrentar reconstrucciones.