El encuentro masivo está contemplado para fines de enero. "Hay que seguir buscando instancias que sean de participación permanente entre el gobierno y la Nueva Mayoría", explica a "El Líbero" el presidente del PR, Ernesto Velasco.
Publicado el 06.01.2016
Comparte:

El pasado lunes en la noche durante el comité político extraordinario encabezado por el ministro del Interior, Jorge Burgos, y donde participaron los presidentes de los partidos de la Nueva Mayoría y los ministros Nicolás Eyzaguirre (Segpres)Rodrigo Valdés (Hacienda) y Marcelo Díaz (Segegob) se determinó realizar un conjunto de reuniones de forma más periódica para mejorar la coordinación política.Esto, tras el impasse entre la DC y la Presidenta Michelle Bachelet por la exclusión de Burgos del sorpresivo primer viaje de la Mandataria a la región de la Araucanía.

Durante el encuentro, que duró cerca de tres horas, los timoneles de los partidos reconocieron que existían graves problemas de coordinación, comunicación y  de gestión con La Moneda, por lo que se propuso llevar a cabo diferentes instancias de participación. Sin embargo, para los timoneles esa decisión no fue suficiente. En el oficialismo explican que los partidos apostaban por un realizar un encuentro masivo, para que estén reflejadas las diferentes posturas de la Nueva Mayoría en los diferentes temas.

Por esto se acordó fijar un nuevo cónclave de la Nueva Mayoría en el cual se realice un balance de las tareas en el ámbito legislativo y se aborde la proyección política del bloque oficialista. Según explican timoneles de los partidos del oficialismo, el evento será  masivo y se llevará a cabo a fines de enero. Si bien el formato no está definido, el objetivo es que participe la Presidenta, los partidos y parlamentarios.

“Hay que seguir buscando instancias que sean de participación permanente entre el gobierno y la Nueva Mayoría”, explica a “El Líbero” el presidente del PR, Ernesto Velasco.

El encuentro sería similar al cónclave que se realizó en agosto de 2015, donde se fijó el rumbo del gobierno y del oficialismo. La idea es que este encuentro marque el inicio de la nueva relación del Ejecutivo con la Nueva Mayoría. Por esto se analizará la proyección política de las tareas que se tienen que realizar en 2016, entre ellas, las elecciones municipales y presidenciales.

Con esto, se espera fijar una nueva hoja de ruta para enfrentar el período de elecciones tanto municipales como presidenciales y proyecta la Nueva Mayoría como coalición de gobierno.

Los cónclaves anteriores

El domingo 16 de abril de 2015 fue el primer cónclave oficialista del segundo mandato de Bachelet. En esa oportunidad, el encuentro fue encabezado por los entonces ministros del comité político, Rodrigo Peñailillo (Interior), Ximena Rincón (Segpres), Álvaro Elyzalde (Segegob) y Alberto Arenas (Hacienda). La Presidenta no asistió a la reunión.

El encuentro se realizó en el Hotel NH en Providencia y tuvo por objetivo analizar la crisis provocada por los casos SQM, Penta y Caval. “Estamos muy conscientes que vivimos un momento político muy complejo por los temas de probidad y transparencia, y la relación entre la política y los negocios. No respaldaremos ninguna iniciativa que importe la impunidad sobre los hechos que se investigan”, afirmó tras el encuentro el ex titular de Interior, Rodrigo Peñailillo.

En tanto, los timoneles de los partidos de la Nueva Mayoría llamaron a que Bachelet ejerciera su liderazgo en torno a esos temas. Ese cónclave, además, se dio en medio de las críticas del oficialismo hacia los ministros políticos y ad portas del cambio de gabinete de mayo.

El segundo cónclave del oficialismo, se realizó el 3 de agosto de 2015 en San Miguel, en el estadio El Llano del Banco Estado. En esa oportunidad sí asistió la Mandataria. Esto, debido a que el tema central del encuentro era fijar una postura única con respecto a si el gobierno debería o no priorizar ciertas reformas ante el mal escenario económico.

En esa oportunidad, se abordó el término “realismo sin renuncia” planteado por Bachelet. Por un lado, un bloque del oficialismo compartía una postura más “realista” y apostaba por priorizar ciertas reformas. En tanto, en la otra vereda, un grupo más ” ideológico” creía que las reformas debían llevarse a cabo de igual manera.

Finalmente, Bachelet y los ministros prometieron gradualidad, sin embargo, unos días después la Presidenta en una entrevista en La Tercera, afirmó todo lo contrario.

En octubre fue el último cónclave de 2015. El encuentro, tuvo lugar en el Teatro Caupolicán y fue denominado por el oficialismo como un “caupolicanazo”.

El evento, donde Bachelet fue la única oradora, se conmemoró el aniversario del “No” y el oficialismo entregó una fuerte señal de respaldo a la Presidenta.

 

 

FOTO: AGENCIA UNO