Estalló mediáticamente a inicios de febrero, pero la historia comenzó hace cuatro años. Aquí los detalles y los protagonistas del caso que hizo renunciar al hijo de la Presidenta.
Publicado el 08.03.2015
Comparte:

La historia  comenzó en 2011 cuando el empresario Patricio Wiesner decidió firmar un convenio judicial preventivo para pagar las deudas adquiridas en 2008 a raíz del desplome del dólar. El agricultor de la VI región nunca imaginó que este hecho desembocaría cuatro años después en uno de los mayores escándalos políticos desde el retorno de la democracia que, a la fecha, ya tuvo entre sus consecuencias la renuncia del hijo de la Presidenta Michelle Bachelet a la Dirección Sociocultural de la Presidencia.

Al síndico de quiebras Herman Chadwick Larraín se le encomendó la misión de vender 84 hectáreas de propiedad de Weisner en Machalí. Chadwick vendió 40 hectáreas en un remate, pero para las restantes (las parcelas Santa Cecilia, Santa Elena y San Diego, que años después compraría Caval) se definió con los acreedores esperar a que hubiera un cambio en el uso de suelo que las valorizara, esto debido al auge inmobiliario de Machalí y a la cercanía de los paños con el área urbana. Este fue el inicio del caso Caval, que llevó al fiscal Luis Toledo a solicitar esta semana al Banco de Chile los antecedentes bancarios de cinco personas ligadas al caso Caval, entre ellos, Natalia Compagnon y Sebastián Dávalos.

Línea de tiempo

Protagonistas