"Ya no hay marcha atrás y no podemos tolerar discriminaciones arbitrarias", señala la secretaria de Estado tras el anuncio de las medidas sobre equidad de género que se realizó en La Moneda. Ante la presencia de todos los sectores políticos en el acto de ayer, comenta: "Lo valoro, porque habla de una voluntad que es transversal".
Publicado el 24.05.2018
Comparte:

Las tomas feministas de universidades, las marchas por los derechos de las mujeres, junto con las denuncias de acosos y abusos sexuales, sentaron las bases del cambio de la agenda política y social. Y el Gobierno decidió no quedarse al margen. Tras un trabajo coordinado entre el Presidente Sebastián Piñera y la ministra de la Mujer Isabel Plá, el Ejecutivo lanzó una batería de proyectos para promover la equidad de género, en un acto en La Moneda que congregó a todos los sectores políticos.

En conversación con “El Líbero”, la ministra Isabel Plá, profundiza los anuncios. “Si feminista es creer en la igualdad de derechos, de deberes, de oportunidades y creer en la igualdad de dignidad para hombres y mujeres, sí lo soy”, dice la secretaria de Estado.

-¿Cómo ha visto los movimientos que defienden los derechos de las mujeres?

-Lo más relevante para mí es que el Presidente convoca a la sociedad civil y al mundo político en un momento en que Chile está reconociendo una deuda histórica, que se arrastra por generaciones. Una deuda de discriminaciones arbitrarias. Me parece súper importante porque es un reconocimiento del Presidente de la República a un momento que, probablemente, va a ser un momento histórico. Y el movimiento de las estudiantes tiene eco, toma fuerza porque lo que ellas están planteando es parte del malestar que sienten prácticamente todas las mujeres.

-¿Usted se declara feminista?

-Si feminista es creer en la igualdad de derechos, de deberes, de oportunidades y creer en la igualdad de dignidad para hombres y mujeres, sí.

-¿Qué le parece que el Presidente Piñera haya comenzado el anuncio de las propuestas haciendo un mea culpa?

-Lo que plantea el Presidente es parte muy importante del momento que vive el país, porque es un momento en el que se encuentran dos Chile. Uno, es en el que nacimos y crecimos el Presidente o personas de mi generación, y el otro, es un Chile moderno que es muy distinto y que ya lo están viviendo mujeres y hombres de una generación nueva. Es un reconocimiento a una forma que tenemos de enfrentar esta materia por generaciones.

El movimiento de las estudiantes toma fuerza porque lo que ellas están planteando es parte del malestar que sienten prácticamente todas las mujeres”.

-Ayer se anunció un cambio en la Constitución para garantizar y promover los derechos entre hombres y mujeres, ¿cómo se gestó esa medida?

-Esa fue una idea del Presidente que me la expuso ayer (martes). Y es una propuesta que va mucho más allá de una política pública, de una reforma cualquiera. O sea, es ponerle, desde la Constitución, una obligación al Estado de Chile para garantizar que haya igualdad de derechos, deberes y dignidad para hombres y mujeres, y cerrar todas aquellas brechas de discriminaciones arbitrarias en las mujeres.

No solo tenemos que hacer reformas legales, sino que también debemos generar las condiciones para que haya un cambio cultural y un cambio social”.

-Algunos de los anuncios son medidas que se intentaron abordar en el primer gobierno de Piñera. ¿Por qué ahora podría avanzarse si antes no se hizo?

-Los cambios políticos, sociales tienen también un momento. Nos hubiera encantado que el proyecto de ley de violencia en el pololeo, por ejemplo, se hubiera aprobado en el primer gobierno, de hecho se aprobó un trámite. Pero hoy día estamos viviendo un momento que lo están empujando las mujeres, básicamente. Un momento en que la sociedad dice que ya no hay marcha atrás y no podemos seguir tolerando discriminaciones arbitrarias para las mujeres. No solo tenemos que hacer reformas legales, sino que también debemos generar las condiciones para que haya un cambio cultural y un cambio social.

-¿Ese momento social provoca que se adelante la agenda del gobierno? 

-Nosotros teníamos una hoja de ruta. Hay proyectos que tienen urgencia desde el 20 de marzo. Para este Ministerio es muy importante porque nos permite acelerar las urgencias legislativas.

“Tenemos que dialogar, aprender, descubrir muchas otras discriminaciones que tal vez no son tan evidentes pero que están afectando a la mujer”

-Chile Vamos planteó que el Gobierno debía considerar la agenda de equidad de género para evitar lo que ocurrió con el movimiento estudiantil en 2011 y, así, no quedar fuera del debate. ¿Cómo lo ve usted?

-Son momentos distintos y son movimientos distintos. Yo no voy a entrar en ese análisis. El marco que estamos planteando es de igualdad de derechos y deberes, de igual dignidad, de tolerancia cero a la violencia. Todas son aspiraciones muy transversales en Chile. Cuando escuchamos a los estudiantes o leemos las redes sociales y estamos viendo lo que están planteando las mujeres de todas las edades, condiciones sociales, de todas las regiones, nos damos cuenta de que muchas de esas demandas tenían que ver con la propuesta que ya teníamos diseñada para este Gobierno. Pero no todo está dicho en una agenda. Tenemos que dialogar, aprender, descubrir muchas otras discriminaciones que tal vez no son tan evidentes pero que están afectando a la mujer.

Hemos percibido que tenemos un espacio bien importante de convergencia (en el Congreso)”.

-¿Cuáles serán las prioridades legislativas? ¿Y cómo diseñarán las conversaciones con la oposición en el Congreso?

-Hoy tenemos una reunión con el ministro Gonzalo Blumel. Yo he conversado y me he reunido con varias bancadas de Chile Vamos y con algunas de la ex Nueva Mayoría y me faltan todavía varias. Hemos percibido que tenemos un espacio bien importante de convergencia. Hay varios proyectos de ley que el Presidente incorporó en la propuesta que son transversales, por ejemplo, el de lactancia libre, que es un proyecto del senador Francisco Chahuán con la senadora Carolina Goic y el senador Ricardo Lagos Weber. No estamos con esa mirada de si esto de izquierda o de derecha, nos damos cuenta que este es un momento de todas las mujeres.

-Por ejemplo, asistieron a La Moneda las diputadas Karol Cariola, Camila Vallejo, del PC, y Maya Fernández del PS, partidos que se han restado de las comisiones presidenciales…

Lo valoro muy especialmente porque eso también habla de una voluntad que es transversal. Probablemente vamos a tener diferencias, pero debemos tener la voluntad para sentarnos a conversar y ver de qué manera las resolvemos.