Consultados por "El Líbero", los directores de Adimark y Cadem difieren en los factores que explican el alza reciente en la aprobación de la Presidenta y también en el "techo" que podría tener su respaldo ciudadano.
Publicado el 04.02.2016
Comparte:

El pasado martes la Presidenta Michelle Bachelet se fue de vacaciones subiendo su aprobación en dos sondeos que miden de manera sistemática la popularidad del gobierno y sus reformas. Primero, se dio a conocer la encuesta Plaza Pública Cadem de enero de 2016, donde la Mandataria aumentó 2 puntos su aprobación, de 25% a 27%.  Y ayer, en la encuesta Adimark, Bachelet registró un alza de cuatro puntos, alcanzando un 28% de respaldo a su gestión. ¿La razón? Ante este escenario existen dos visiones.

Consultados por “El Líbero” los encuestadores y directores de estos sondeos, Roberto Méndez (Adimark) y Roberto Izikson (Cadem), los dos difieren en los factores que explican el alza de la aprobación de la Presidenta. Mientras Méndez explica que reformas como la educacional sí ayudan a aumentar la popularidad de Bachelet, Izikson asegura que actualmente no tienen mayor influencia.

La última encuesta Adimark arrojó que el área que en enero presentó un mayor crecimiento mensual fue la educación, con un 41%. Esto se da luego de la aprobación de la reforma educacional. Los segmentos que reflejan el mayor nivel de acuerdo con la reforma son el nivel socioeconómico bajo, con un 62%, y el grupo que se identifica con el gobierno, con un 84%.

De de hecho, un 54% afirma estar de acuerdo con esta reforma, 7 puntos más que en el sondeo anterior. Esta alza, además, coincidió con el aumento de nueve puntos que obtuvo la ministra de Educación, Adriana Delpiano.

“En el mes de enero claramente el factor que explica esta alza de 4 puntos en la aprobación de la Presidenta es el tema de la gratuidad. Pero lo que sí se ve, es que la gratuidad es un tema muy potente, que logró impactar en la opinión pública, y se ve que son las personas más pobres, quienes podrían ser beneficiados con esto, quienes en mayor medida mejoran la aprobación de la Presidenta”, afirma Méndez.

El director de Adimark explica que el proyecto educacional es la “reforma emblemática” para Bachelet, de manera que el resto de las reformas, como la laboral y la tributaria, “no tendrán un efecto tan potente”, a juicio de Méndez. Sin embargo, agrega que el efecto de la reforma educacional es incierto, ya que la aplicación de la gratuidad en el mes de abril es clave. Si existen problemas con respecto a su implementación, la Presidenta podría bajar su aprobación.

“No sabemos si esto seguirá, porque aún hay mucha incertidumbre con respecto a la forma cómo se va a aplicar la gratuidad, incluso, quiénes tendrán derecho a ella. Este resultado muestra una expectativa muy grande, que favorece al gobierno, pero si esto se complica, si aparece gente que tiene dificultades para acceder a esto, podría haber un cierto grado de frustración, por eso el éxito no está garantizado. La aplicación de la reforma va a ser determinante “, comenta.

En tanto, Izikson cree que la aprobación de las reformas no ha tenido un efecto directo en la popularidad de la Presidenta y que según su sondeo los niveles de aprobación de Bachelet han sido estables, sin mayores variaciones.

“La aprobación de la gratuidad ha tenido un nivel positivo sobre el el gobierno, el nivel de acuerdo sobre la reforma educacional ha mejorado 22 puntos y la aprobación de la Presidenta ha sido estable. Por lo tanto, vemos que la aprobación de la gratuidad no le ha traído efectos positivos a la Presidenta Bachelet, lo que explica cómo intensificó Bachelet su política de comunicaciones en cuanto a este tema”, afirma.

Para el director de Cadem existe un hecho en particular que se ha convertido en una especie de “nube negra” que afecta directamente a la Mandataria y que le ha impedido revertir sus bajos índices de aprobación.

“Caval sigue siendo el gran tema por el cual la opinión pública está evaluando a la Presidenta Bachelet, su nivel de confianza y credibilidad están asociados a caval y no a las reformas”, explica Izikson.

¿Cuál es la aprobación máxima que podría alcanzar la Presidenta?: difieren entre 50% y 30%

Los encuestadores poseen diferentes pronósticos en cuanto a la aprobación con que Bachelet terminará su mandato. Mientras Méndez cree que podría repuntar incluso al 50%, Izikzon afirma que debido al caso Caval será muy difícil que la Mandataria despegue del 30% de popularidad.

“Como Caval sigue siendo el gran tema, vemos, mas bien, una cierta estabilidad en la aprobación presidencial, al menos durante todo 2016 que va a bordear el 30%, un poco más, un poco menos, no creemos que vaya a mejorar más allá de eso. El gobierno enfrentará la elección municipal con una baja aprobación”, explica Izikson.

En tanto, Méndez dice que “no veo por qué no podría subir a 50 puntos. La historia muestra que el Presidente Piñera logró remontar hasta el 50% al final, no veo por qué no pudiera producirse hoy algo semejante. Hay un potencial en que podría mejorar. Lo que no va a pasar es lo que pasó en su primer gobierno, que llegó a un 80% de su aprobación”.