Tras la renuncia de Pablo Longueira a la militancia del partido, el diputado y ex presidente de la tienda, Patricio Melero, en conversación con "El Líbero", acusa discriminación: "A Peñailillo no le filtran ningún correo electrónico, a dirigentes de la Nueva Mayoría no les hace ninguna querella el SII".
Publicado el 13.03.2016
Comparte:

Desde la tradicional casa de los senadores de la UDI, ubicada al costado derecho de la sede del partido, donde muchas veces trabajó el ex senador y ex ministro Pablo Longueira, hoy el diputado y ex presidente de la colectividad, Patricio Melero, conversa con “El Líbero”, para abordar una de las semanas más complejas del gremialismo.

“Conozco a Pablo Longueira desde hace 40 años y nunca tuve duda de que iba a renunciar y que iba a dar la cara”, comenta Melero, quien lideró la UDI cuando el ex senador fue candidato presidencial.

El pasado lunes el ex ministro renunció a 32 años de militancia en la UDI, luego de conocerse nuevos vínculos con el ex gerente general de SQM,Patricio Contesse.

Melero, además de respaldar a Longueira, realiza una profunda crítica hacia la Fiscalía y al Servicio de Impuestos Internos (SII), por el modo en que se han dado a conocer este tipo de situaciones. “Hoy pareciera que la UDI es el único partido en Chile que utilizó formas de financiamiento irregular, y todos sabemos que no es así”.

El ex presidente de la UDI reconoce que su partido pasa por un complejo momento y explica que deben realizar cambios profundos, pero después de las elecciones municipales. “No sería prudente que una nueva directiva se hiciera cargo de la elección municipal”, afirma.

– Usted fue presidente de la UDI cuando Longueira era candidato presidencial. ¿Cuál es su impresión de los correos electrónicos entre el ex senador y el ex gerente general de SQM?

-En mi experiencia de 26 años en el Congreso y en el proceso de formación de las leyes, eso es una práctica habitual. Es usual que los grupos de interés intercedan para tratar que la legislación vaya en la dirección que a ellos les parece, y es la deliberación de cada parlamentario la que recoge o no lo que se plantea. Lo que ocurre es que antes se hacía desreguladamente y desde hace dos años el legislador quiso regularlo a través del lobby. Pero no quiero hacer de eso una situación excepcional, creo que está dentro del trabajo y de la búsqueda de los grupos de interés de generar que la ley ojalá acoja sus puntos de vista. Pero, también de la misma forma en que lo he visto, he visto las independencias con que el Parlamento ha actuado. Cuando lo vi, dije bueno, esto es algo que se da muchas veces en el trabajo legislativo, pero hoy todo se mira desde el prisma de la mala fe, del cohecho, una influencia indebida, por los hechos que han pasado.

-¿Comparte lo expuesto en la declaración de Longueira?

-Me parece que se confunde la libertad de prensa, con esta suerte de linchamiento político que algunos periodistas se permiten hacer sobre la honra de las personas. Hay medios y periodistas que deben revisar la ética sobre la cual actúan.

-Cuando se publicaron estos mails la actitud de la directiva de la UDI afirmó que Pablo Longueira debería dar explicaciones al respecto. ¿Usted hubiese hecho lo mismo?

-Conozco a Pablo Longueira desde hace 40 años y nunca tuve duda de que iba a renunciar y que iba a dar la cara, porque está en su esencia y en su estilo afrontar los problemas y no provocar daño a otros y menos al partido que él fundó. De manera tal que para mí y para muchos en la UDI no hubo sorpresas, en la forma, con el coraje, y valentía, con que Pablo enfrentó este problema y en la forma cómo lo va a seguir afrontando a futuro, en la cual estoy absolutamente convencido que va a dejar en evidencia sus total inocencia.

-En febrero se conocieron también correos electrónicos entre Longueira y Contesse y en esa oportunidad la UDI respaldó totalmente al ex senador, pero esta vez fue diferente la línea adoptada por la UDI y pidieron que la defensa del ex ministro diera explicaciones ¿Por qué?

-La UDI no le exigió nada a Pablo. Pablo Longueira actuó por convicción, para muchos de nosotros no fue ninguna sorpresa  y creo que la UDI queda mejor parada después de la intervención y renuncia de Pablo, que antes.

-¿Por qué?

-Porque toma la delantera en el sentido de establecer un estándar sobre la forma cómo este tipo de situaciones se solucionan. Creo que quedan muy incómodos dirigentes de la Nueva Mayoría, presidentes de partido y personas que han estado en estas situaciones. La UDI toma la delantera en el sentido en que el día de hoy,  la UDI es el único partido que desde su declaración de enero 2015 ha reconocido que se cometieron irregularidades, y ha pedido disculpas, y se ha puesto a disposición de colaborar en la legislación, y que hemos llevado adelante las leyes para que este tipo de situaciones no vuelva a ocurrir. No conozco ningún otro partido que tenga esa determinación y que tenga a un ex presidente renunciado y otro condenado por delito tributario. Esto demuestra la absoluta inequidad que ha habido desde el Servicio de Impuestos Internos (SII) y de la Fiscalía para tratar estos temas con igualdad.

-¿A qué casos se refiere?

-Es irritante ver como Peñailillo, autor de esto, de toda una red de financiamiento irregular para la campaña de Bachelet, salió de la agenda pública. A Peñailillo no le filtran ningún correo electrónico, a dirigentes de la Nueva Mayoría no les hace ninguna querella el Servicio de Impuestos Internos. Y todo Chile sabe que el financiamiento irregular era en todos los sectores políticos. Acá no hay blancas palomas, lo que sí hay es un trato discriminatorio e inequitativo por parte del Servicio de Impuestos Internos y de la forma cómo los fiscales enfrentan esto, y tengo la esperanza de que el fiscal Abott corrija. Pero, hoy pareciera ser que la UDI es el único partido en Chile que utilizó formas de financiamiento irregular y todos sabemos que no es así. El sistema político chileno no racionalizó a tiempo su relación con el mundo empresarial. La informalidad de la relación hace que hoy día aparezcan las formas más inadecuadas de esa relación, pero con todo, tengo la convicción de que la inmensa mayoría de los políticos de todos los sectores, no son corruptos.

-En ese sentido, ¿se puede comparar el caso de Longueira con la situación de Jovino Novoa? ¿Novoa debió haber renunciado?

-A Pablo Longueira lo están investigando por un eventual cohecho. Y lo de Jovino Novoa, fue una condena por delito tributario de financiamiento irregular, de búsqueda de recursos ni siquiera para una campaña de él. Yo creo que Jovino Novoa ya ha tenido suficientes condenas y dificultades como para más encima aplicarle una sanción partidaria.

-El ex Presidente Piñera se refirió a este tema, ¿qué le pareció su declaración? 

-Yo lo vi muy bien, y lo sorprendente hubiera sido que Piñera no hubiera hablado. Creo que su declaración es expresión de un presidente que se hace cargo de las decisiones de administración y legislación que su gobierno tuvo.

“No sería prudente que una nueva directiva se hiciera cargo de la elección municipal”

fto dentro-¿Cuál es el efecto que podría tener la situación de Longueira en la UDI? ¿Tiene un efecto directo en las municipales?

-Muchos quisieran ver después de la elección municipal a la UDI en el suelo y se van a quedar con las ganas, porque el resultado de la elección municipal va a ser para nuestro sector mejor de lo que todos piensan. La UDI siempre ha sido hija de la adversidad. Nos asesinaron a nuestro líder, a nuestro fundador, nos acusaron a nuestro presidente en el caso Spiniak en los delitos más atroces, nos han perseguido política y judicialmente mucho tiempo y ahí estamos, parados y enfrentando las cosas. Si bien, estamos por un momento de mucha dificultad, también de mucha incomprensión, y de errores propios que hemos cometido, la UDI lo que no puede hacer es pensar ingenuamente que la gente se va a olvidar. Lo que tenemos que hacer es tomar nuestra propia iniciativa y hacer los cambios necesarios e importantes en su estructura, en su dirigencia.

-¿Qué debería hacer la UDI en este escenario?

-La UDI no se quedará de brazos cruzados. La UDI va a hacer los cambios necesarios, va a hacer la autocrítica, y la ha hecho. No es menor la renuncia de Pablo Longueira, no es menor la condena de Jovino Novoa, no es menor tener a parlamentarios y gente muy querida sometida a proceso judiciales. Yo soy partidario de que estos cambios se hagan después de la elección municipal.

-¿Por qué?

-Porque planteados hoy día, aparecería como un oportunismo previo a una elección, como que nos estamos tratando de disfrazar de lo que no somos. Por eso, prefiero pedirle a Hernán Larraín que es, sin duda, uno de los líderes del país que goza de mayor respetabilidad, que pueda seguir conduciendo la UDI, para que después, a partir de noviembre, implementar todos estos cambios.

-¿Cuáles cambios?

-Aquí hay que hacerse cargo de un estilo de actuar que no deje ninguna duda sobre nuestra honestidad, compromiso social, sobre la renuncia a toda forma de privilegios, que constituya junto a nuestras ideas, una combinación que es perfecta. Un cambio de estilo, un cambio en la forma en cómo resolvemos nuestros problemas. Es lo que vamos a trabajar en el consejo general el próximo sábado 19 y de ahí enfrentar la elección municipal y de ahí  realizar cambios profundos en la dirigencia, renovar nuestra declaración de principios. Es una cirugía mayor, sin cambios en lo esencial. Y todo esto, después de las municipales; no sería prudente que una nueva directiva se hiciera cargo de la elección municipal.