“Warner, actuando en representación de su empresa Cristian Warner Comunicaciones Publicidad y Marketing, y con absoluto conocimiento de ME-O y concertado por este último, suscribió en febrero de 2011 un contrato simulado con Patricio Contesse", dijo el fiscal Pablo Gómez.
Publicado el 19.10.2016
Comparte:

Hoy, cerca de las 11:30 horas, la magistrada del 8° Juzgado de Garantía, Alicia Rosende, dictó firma quincenal y arraigo nacional para el ex candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami (ME-O) en el marco de su formalización por presunta facilitación de delitos tributarios en el caso SQM. La defensa del líder del PRO se allanó a la solicitud de la fiscalía y aceptó las medidas cautelares.

También se le imputaron cargos por presuntos delitos tributarios a su ex mano derecha, Cristián Warner, quien quedó con las mismas medidas cautelares. El fiscal Pablo Gómez detalló tras la audiencia que se le pidió a ME-O abrir su cuenta corriente y no aceptó. Además adelantó que están en proceso de revisar un servidor que les llegó desde Estados Unidos, con más de 3 millones de correos.

Durante la audiencia, Gómez detalló los hechos. Dijo que hubo $391.200.000 emitidos por Cristián Warner a través de 36 boletas falsas, que ocasionaron un perjuicio fiscal de $130.262.040. “Warner, actuando en representación de su empresa Cristian Warner Comunicaciones Publicidad y Marketing y con absoluto conocimiento de ME-O y concertado por este último, suscribió en febrero de 2011 un contrato simulado con Patricio Contesse, cuyo objeto era prestar asesorías a la minera en materia de comunicaciones, servicios que nunca de prestaron, por las cuales emitió 36 facturas ideológicamente falsas, las que fueron incorporadas en la contabilidad de SQM Salar como gastos necesarios, rebajando la base imponible”, explicó el fiscal.

“Se ha fijado un nuevo plazo de investigación y estamos bastante satisfechos de que contamos con cautelares de esta envergadura. Una cautelar que se dio directamente con el juez, sin conversaciones previas. Ahora seguiremos la investigación, nos encontramos analizando las cuentas del señor Warner y no podemos decir nada por ahora de ese proceso. También le pedimos a Enríquez-Ominami abrir sus cuentas y no lo hizo, así que ahora tendremos que recurrir a otras medidas. Pero hasta ahora los antecedentes son contundentes y son serios”, declaró Gómez al finalizar la audiencia.

ME-O no se pronunció al ser dictada la cautelar, pero sí aseguró, según el diario La Tercera, que “me presento con la frente en alto. Con la convicción de que he actuado en base a lo que creo, respetando mis principios”.