La ex ministra, en conversación con "El Líbero", dice que en este tiempo la abanderada DC tiene que "diferenciarse" del senador y agrega que la falange tiene que "aprovechar" el momento que vive Alejandro Guillier.
Publicado el 27.05.2017
Comparte:

Mariana Aylwin fue una de las primeras -junto al senador Ignacio Walker y el ex diputado Gutenberg Martínez– en manifestar la importancia de que la Democracia Cristiana compitiera en la primera vuelta presidencial.

Hoy, cuando eso ya es un hecho y sólo serán sus contrincantes de Chile Vamos y el Frente Amplio quienes participarán en las primarias del 2 de julio, dice que la candidata de su partido Carolina Goic y el abanderado del PS, PPD, PR y PC, Alejandro Guillier “seguirán teniendo exposición pública”. Además comenta que la decisión de llegar a noviembre es “una oportunidad para que los distintos partidos fortalezcan su identidad y definan con claridad propuestas de futuro”.

Pero también la ex ministra se refiere a las críticas de algunos personeros de la Nueva Mayoría sobre que la élite de la Concertación ha intentado boicotear la campaña del senador Guillier y señala que eso es “rídiculo”, ya que “muchas personas han planteado y la mayoría de los chilenos sienten que la Nueva Mayoría no ha sido un proyecto exitoso” y agrega que “la Nueva Mayoría actual sin la DC tiene que darse cuenta de eso, y no echarle la culpa al empedrado”.

– A propósito de eso, el ex ministro Carlos Maldonado (PR) la nombra a usted -entre otros- como parte de esa élite que “derivó hacia un excesivo conservadurismo político” y que “al darse cuenta que sus tesis y candidatos no tienen apoyo, se han prestado para boicotear a Alejandro Guillier”.

– Me parece absurdo. Primero, no me siento élite concertacionista, y segundo, lo que estamos planteando es una mirada de futuro que requiere hacerse cargo de los problemas que ha tenido este gobierno en la implementación de sus reformas, en la forma en cómo se ha planteado, en los temas que ha elegido, en la creciente polarización del país.

– A pesar de eso, ¿cree que Carolina Goic representa mejor a la antigua Concertación que Alejandro Guillier?

– Creo que sí. Pero no se trata de revivir la antigua Concertación, porque el país es muy distinto hoy día. Por lo tanto, lo que hay que ofrecer son respuestas para el presente y el futuro, y no replicar recetas del pasado. Pienso que, en parte, los problemas de la Nueva Mayoría y del Frente Amplio tienen que ver con que buscan recetas del pasado que han fracasado en todas partes del mundo y no se hacen cargo de la sociedad actual, entonces es muy fácil hacer simplificaciones y eso es parte del error de la Nueva Mayoría.

– ¿Qué le parecen los dichos de Alejandro Guillier sobre que la DC está dentro de un zapato chino?

– Después de eso me parece más complicada la situación de la Nueva Mayoría: La candidatura de Guillier flanqueada por el Frente Amplio y la DC, además con un desgaste más grande, sobre todo del Partido Socialista,  después de la bajada de Ricardo Lagos.

– ¿Cómo ve el escenario, cuando ya es definitivo que la Nueva Mayoría no va a tener primarias?

– Veo una oportunidad para que los distintos partidos fortalezcan su identidad y definan con claridad propuestas de futuro y que a partir de ellas posteriormente se puedan construir proyectos con mayor claridad con respecto a lo que aspira cada uno.

– ¿No cree que las candidaturas de su sector pierden exposición? Considerando que Chile Vamos y el Frente Amplio si tendrán…

– En el caso de Carolina Goic y Alejandro Guillier, seguirán teniendo exposición pública permanentemente. Van a estar presente en los noticieros, van a estar haciendo campaña. Carolina Goic ya está inscrita como candidata, entonces de verdad no veo que sea un gran perjuicio.

¿Cómo se puede aumentar el porcentaje de aprobación de la candidatura de Carolina Goic?

– Ella hasta ahora ha sido una senadora con una trayectoria importante, pero poco conocida por la ciudadanía. Tiene que darse a conocer y dar a conocer sus propuestas y en el próximo tiempo la gente ya debería identificarla como una de las candidatas importantes para la elección presidencial. Va a fortalecer su candidatura en la medida que también se vean claras cuáles son las propuestas que hace hacia el futuro.

– ¿Usted va a tener algún rol en la campaña?

-Yo estoy disponible a colaborar en todo lo que sea necesario y estoy participando en el comité económico social del partido.

“Hay que plantear cuáles son nuestras diferencias (con Guillier)”

– El senador Guillier está estancado en las encuestas y esta semana ha recibido críticas por su liderazgo. ¿Cree que la DC tiene ahí una oportunidad?

– Por cierto, pero hay que aprovechar esas oportunidades y creo que Carolina Goic ha demostrado ser muy capaz de aprovechar las oportunidades y ojalá que eso ayude para que frente a una debilidad del candidato de la Nueva Mayoría (Guillier) ella pueda potenciarse. Pero eso requiere diferenciarse.

– ¿En qué se tiene que diferenciar?

– Hay que plantear cuáles son nuestras diferencias. En el fondo cómo estamos mirando nosotros el futuro del país respecto al actual gobierno y a lo que ha significado la Nueva Mayoría en esta etapa y en temas concretos como lo hizo, por ejemplo, con las concesiones de las hospitales o la defensa de la democracia en Venezuela y así creo que tenemos que ir mostrando qué es lo distinto que nosotros ofrecemos respecto al candidato de la Nueva Mayoría.

– Ha circulado la idea de que el candidato Alejandro Guillier podría desistir de su candidatura. José Joaquín Brunner dijo que estaba en una espiral de terminación. ¿Qué le parece?

Me cuesta pensar que eso ocurra, porque detrás de esa candidatura hay partidos políticos que no van a dejar que él desista; está el PS, PR, PC y el PPD, veo muy difícil que eso pase.

– ¿Está de acuerdo con que la DC apoye a Guillier, si es que él es el candidato que pasa a segunda vuelta?

– Carolina Goic en varias oportunidades ha dicho que no está dispuesta a darle un cheque en blanco a nadie y a mí me parece que esa es una buena expresión. No basta con decir en segunda vuelta apoyamos a tal, si es que no hay una coincidencia en lo que hay que hacer, en las orientaciones y en los equipos que gobiernen.

– ¿A qué electorado es al que tiene que cautivar la candidata DC para poder crecer?

– La mayoría de los chilenos mira con desconfianza los partidos políticos, por lo tanto, hay que buscar apoyo en esa inmensa cantidad de chilenos que se declara independiente y creo que hoy día los partidos tienen un tope en su apoyo y que cada vez es menor. Por lo tanto, hay que apelar a ese voto que se declara independiente y que va a votar según las personas y también las propuestas que se le ofrezcan. Pienso que hay un sector de la ciudadanía en Chile que quiere cambios sensatos y eso es lo que Carolina Goic tiene que representar para crecer en las encuestas, para crecer en el apoyo y poder ser ella quien pase a segunda vuelta.

Nueva Mayoría y gobierno de Michelle Bachelet 

– Una de las paradojas que se da en el último tiempo es que la senadora en algún momento pareció cercana a la presidenta Bachelet y votó sus reformas, sin embargo hoy elige ir a primera vuelta. ¿Cómo la ve usted?

– Creo que en política hay que actuar de acuerdo a convicciones y ella ha hecho una reflexión y ha llegado a la conclusión de que esto era lo que tenía que hacer, eso no significa traicionar sus lealtades, sino más bien asumir el rol de un político que es intentar representar a quienes no están representados. Yo no entiendo cómo dentro de la Nueva Mayoría la gente no se da cuenta que hay que hacer un cambio para poder reconquistar la confianza de la gente y me parece que eso es lo que ha hecho Carolina Goic.

– ¿Es importante un acuerdo parlamentario con los otros partidos de la Nueva Mayoría o usted es de la idea que es mejor disminuir en presencia parlamentaria, pero continuar con una identidad DC?

– Es bien complicado tener un acuerdo parlamentario y tener dos candidatos, pero se ha hecho en otras oportunidades y a mí la verdad es que lo que me importa es que el acuerdo no sea meramente oportunista, sino más bien responda a darle gobernabilidad al país, si es que ese acuerdo se llegara a producir. Si no, los acuerdos también pueden hacerse después de contar los votos, en las democracias parlamentarias se hace así y nosotros miramos mucho a los países desarrollados en cómo hacen las cosas. Pero parece que en el ámbito de la política queremos seguir entrampados en el sistema binominal, después de haber luchado tanto años, para tener un sistema semi proporcional.

– Ahora, pese a los intentos que se han hecho no se ha logrado llegar a un acuerdo…

– Lo que yo digo es que si se hace no sea por mero oportunismo, sino basado en un acuerdo que tenga que ver con cómo se quiere actuar con el futuro en conjunto.

– Los diputados están preocupados de lo que pase con ese tema. ¿Cómo se logra cuadrar a todos tras la candidatura?

– Creo que una lista única es bien difícil, porque técnicamente hay que incorporar mujeres, todos tienen que estar representados e insisto es  ponerse una camisa de fuerza cuando no existe el sistema binominal; nos seguimos poniendo en una situación como si siguiera existiendo, pero entiendo las razones por las cuales algunos quieren intentar hacerlo.

– ¿No cree que esa es una de las razones por las cuales podría disgregarse un grupo de parlamentarios o no cuadrarse con la candidatura?

– No creo, porque el escenario es muy distinto al que enfrentamos con Michelle Bachelet. Ella tenía un apoyo enorme, ahora estamos frente a dos candidaturas que pueden llegar a no tener una diferencia tan marcada.

– ¿Cuál su balance del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet?

– El balance de estos tres años creo que lo ha hecho la ciudadanía y es crítico. Pero, por otra parte, este es un país que sigue teniendo un gran oportunidad y creo que el desafío es que seamos capaces de aprovechar esa oportunidad y revertir el estancamiento y la división que se está produciendo en los últimos años. Creo que Chile sigue siendo el mejor país para vivir en América Latina y también tengo confianza en que seamos capaces de ser el país que siga avanzando o retorne a la senda de avance tanto en sus políticas sociales como en el crecimiento económico que le permitan llegar a ser un país desarrollado en las próximas décadas y no demorarnos sesenta años más si seguimos con crecimientos tan magros como los que hemos tenido en esta etapa.