En carta dirigida a este medio, la ex diputada argumenta que hay al menos dos diferencias que hacen imposible homologar casos por pagos de servicios de campaña.
Publicado el 26.07.2015
Comparte:

A propósito del artículo Fiscalía investiga pagos triangulados de alcaldesa Tohá similares a los que tienen con arraigo y firma mensual a Zalaquett la ex diputada y actual Consejera regional de la Región Metropolitana, María Antonieta Saa, envió una carta a este medio donde en su parte esencial refuta el análisis de que ambas situaciones sean comparables.

Ese es el contenido de la misiva:

La teoria del empate es una de las malas prácticas que la política chilena debe desterrar. Lamentablemente, al intentar homologar la situación del ex alcalde Zalaquett con la de la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, se ha incurrido en esta.

Hay muchas diferencias entre estos dos casos, pero quisiera referirme a dos que son categóricas. La primera es que los antecedentes que se han conocido de las investigaciones de la Fiscalía indican que el señor Zalaquett fue parte y avaló las gestiones para que fueran pagados servicios de su campaña senatorial por parte de diversas empresas y así lo ha reconocido él mismo públicamente. En cambio, el profesional que diseñó una página web y organizó unos streaming para Carolina Tohá ha declarado ante la Fiscalía, según ha informado la prensa, que ésta no fue parte ni tuvo conocimiento de las gestiones para cursarle su pago. En segundo lugar, una diferencia fundamental, es que los servicios prestados a la actual alcaldesa de Santiago no corresponden a una campaña electoral regulada por la ley, por lo tanto, no tiene un régimen especial de financiamiento y rendición. En cambio, en el caso de Pablo Zalaquett, los servicios prestados y que hoy están siendo investigados por la justicia, se realizaron en el marco de un proceso electoral que tiene una regulación explícita sobre cómo se deben financiar, dentro de qué límites y cómo se deben rendir.

Hoy en Chile se está llevando a cabo un debate muy relevante sobre la calidad de la política y su financiamiento. Han quedado en evidencia vacíos enormes de nuestra institucionalidad y también prácticas que representan abusos o incluso pueden constituir delito. Por ello, es fundamental que este debate se dé con altura de miras, y que los actores políticos y los medios de comunicación transmitan con claridad las diferencias de las distintas situaciones y sepan analizarlas en su mérito especifico. La teoría del empate, basada en mentiras o medias verdades, genera confusión y un tremendo daño no sólo a los afectados sino también a la democracia, dificultando la posibilidad de que esta crisis tenga una solución que la fortalezca y profundice.

María Antonieta Saa

Secretaria Nacional de la Mujer PPD

CORE Región Metropolitana