La máxima autoridad de la Facultad de Economía y Negocios de la U. de Chile -y ex militante PS- cuestiona las reformas de la ex Presidenta Bachelet y advierte sobre el peligro de las huelgas que se pueden dar en el sector minero: "Pierden los trabajadores, la empresa y el fisco".
Publicado el 04.07.2018
Comparte:

Desde el año 2010, Manuel Agosin ha ejercido como decano de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile, cargo que dejará mañana cuando asuma en su lugar, el ex presidente del Banco Central, José de Gregorio.

Aunque el “cambio de mando” oficial será el 24 de julio, Agosin se prepara para tomar unas vacaciones y volver a impartir clases en la universidad en donde se ha desempeñado por más de 20 años.

El académico, ex militante PS, y consultor del BID conversa con “El Líbero” sobre su mirada crítica de la Reforma Laboral, que estampó en un informe que escribió para su Facultad. También cuestiona los cambios tributarios de la anterior administración y las tomas que ha sufrido la casa de estudios.

-Usted plantea que la reforma laboral, impulsada por el gobierno anterior, rigidiza las relaciones laborales. ¿Por qué?

-Ya lo estamos viendo, el tema de los servicios mínimos que hay que entrar a definirlos y a negociarlos, y si las partes no están contentas se judicializa. Estas cosas no ayudan a tener relaciones buenas y flexibles.

-¿Qué efectos puede tener?

Toda rigidización de las relaciones laborales hace que los empresarios quieran emplear menos personas y tratar de reemplazar al factor humano por máquinas que sean ahorradoras de mano de obra. Por lo tanto, podríamos pensar que va a haber más desempleo y más empleo informal.

-¿Cómo se podrían mejorar las condiciones laborales de los trabajadores informales?

-Hay varias medidas que se pueden tomar para gente joven que está empezando su vida laboral, como flexibilizar sus condiciones de trabajo. En el salario mínimo hay un aspecto de aprendizaje en el trabajo, porque la remuneración no es solo el salario, sino que también lo que la persona aprende trabajando. Por otro lado, más flexibilidad para el empleo de las mujeres, para que puedan trabajar ya sea medio tiempo o adaptando sus horarios.

No se puede llegar y aumentar el salario mínimo sin ninguna consideración para la productividad”.

-Usted señalaba la necesidad de flexibilizar el salario mínimo, la Central Unitaria de Trabajadores solicitó el sueldo mínimo a $420.000, ¿qué opina de esto?

-Mientras mayor sea la diferencia entre el aumento del salario mínimo y la productividad del trabajo, mayor será el desempleo. No se puede llegar y aumentar el salario mínimo sin ninguna consideración para la productividad. Uno quisiera que todos los trabajadores ganaran incluso más, porque $420 mil pesos no es un salario bueno, pero la productividad no lo permite. Lo que hay que hacer es tomar medidas para que los trabajadores puedan acceder a salarios mayores, pero eso no es aumentar el salario mínimo. Hay que trabajar para que la productividad de los trabajadores sea más elevada y ellos puedan percibir un salario mucho más alto.

“No puedo creer que el desempleo no haya superado el 7% durante el período de la ex Presidenta Bachelet”

-En su informe sobre la Reforma Laboral, usted señala  que se puede aumentar la brecha salarial entre el sector formal sindicalizado y el sector informal…

-Mientras más rígida sea la relación laboral, mientras más difícil sea despedir a la gente, entre menos adaptabilidad exista, más reacios van a estar los empleadores en tomar trabajadores, y vamos a tener a muchos en la informalidad. Eso es lo que está pasando. No puedo creer que el desempleo no haya superado el 7% durante el período de la ex Presidenta Bachelet, si no lo hizo fue porque muchos trabajadores quedaron trabajando en forma muy precaria.

La relación laboral no es ‘lo que yo gano lo pierdes tú’, es una relación en que todos podemos ganar juntos”.

-¿Fue una reforma mal hecha?

-No me gusta la reforma como la hicieron. Hubiera esperado una reforma que tomara la necesidad de trabajar de todos los trabajadores chilenos, tanto en el sector formal como en el informal, y la de los desempleados.

-¿Cómo se podría mejorar la reforma laboral?

-Hay que visualizar la relación laboral no como una de suma cero, sino que como una de suma positiva. Los trabajadores necesitan del empresario para trabajar y los empresarios de trabajadores bien formados y productivos para que su empresa salga adelante. La relación laboral no es “lo que yo gano lo pierdes tú”, es una relación en que todos podemos ganar juntos. En el trabajo que hice se toman ejemplos de Dinamarca, Alemania y Japón sobre cómo se puede hacer que la relación laboral sea mucho más colaborativa, que cree confianza entre empleadores y empleados, y que no aumente la desconfianza que existe.

Negociaciones en Codelco y Minera Escondida: “Los trabajadores deberían darse cuenta de que la situación no puede seguir mejorando para siempre, a no ser que mejoren la productividad”

-Este año se desarrollarán negociaciones importantes en empresas mineras como Codelco y Escondida. ¿La reforma laboral podría incidir en estos procesos?

-Esas son empresas que siempre han tenido gran conflictividad donde el trabajo es muy productivo y cada trabajador está muy bien equipado. Por esto los trabajadores han logrado conquistas bastante notables en términos salariales. Ahora, deberían darse cuenta de que la situación no puede seguir mejorando para siempre, a no ser que mejoren la productividad al mismo tiempo que los salarios. Es un sector bastante particular en donde, en estos momentos y con la situación actual, habría mucha conflictividad de todas maneras. Indudablemente que la reforma laboral no hace mucho por disminuir esa conflictividad, todo lo contrario. Todos pierden, los trabajadores, la empresa, el fisco. Hay gastos sociales que no se pueden hacer, a nadie le conviene. Se debe llegar a una solución armoniosa, donde las necesidades del trabajo y del empresariado se toman en cuenta.

Indudablemente que la reforma laboral no hace mucho por disminuir esa conflictividad, todo lo contrario”.

“La reforma tributaria que salió del Congreso es una mala, compleja e inequitativa”

-Durante estos primeros meses de Gobierno la economía ha tenido un repunte en sus indicadores. ¿A qué cree que se debe esta mejora?

-La mejora es un poquito cíclica porque el precio del cobre ha venido subiendo desde antes que asumiera el gobierno del Presidente Piñera, por lo que la inversión en economía se ha ido reactivando, es un elemento importante. El otro elemento es que al Gobierno se le ve más pro inversión y pro crecimiento.

-El Ejecutivo prepara una simplificación a la reforma tributaria, ¿comparte la idea?

-La reforma tributaria que salió del Congreso es una mala, compleja e inequitativa: dos personas en el mismo nivel de ingreso podrían terminar tributando a tasas muy distintas deprendiendo de circunstancias. Estos son dos criterios importantes para evaluar cualquier reforma tributaria, pero no implica que haya que bajar los niveles de tributos, porque Chile está yendo en una dirección que no es buena y hay que revertir la tendencia a que los déficits se hagan permanentes y crecientes. Para eso es necesario ponerle un cierto coto a los gastos fiscales y aumentar los ingresos.

“Las tomas son violentas, ilegales, conculcan los derechos de los estudiantes, funcionarios y profesores”

-A raíz del movimiento feminista, en mayo estudiantes se tomaron la FEN , ¿cómo evalúa ese capítulo?

No soy partidario de las tomas, creo que son violentas, ilegales, conculcan los derechos de los estudiantes, funcionarios y profesores, y espero que no se repitan en esta facultad. Esta toma fue muy parcial, de apenas un tercio de un edificio administrativo y se solucionó en seis días. La toma fue absolutamente innecesaria. Si las personas involucradas hubieran venido a conversar conmigo y con mi equipo, hubieran visto una muy buena disposición hacia sus peticiones. Nosotros estamos muy contrarios a cualquier acoso y el sexual es uno de los más aberrantes. Todo esto podría haberse resuelto sin la necesidad de una toma.

La toma (de la FEN) fue absolutamente innecesaria, si las personas involucradas hubieran venido a conversar conmigo y con mi equipo hubieran visto una muy buena disposición hacia sus peticiones”.

-En la facultad de Derecho incluso motivó la renuncia del decano Davor Harasic.

-Debíamos tener un acuerdo de toda la comunidad sobre que eso no se hace para avanzar en las propias ideas. Las propias ideas se discuten entre las personas y se trata de convencer a otras, en vez de violentarles los derechos. Es una mala idea y destruye la comunidad universitaria continuar con las tomas anuales que hemos estado viendo desde el 2011 en adelante. Debemos desterrar esta forma de expresar nuestro malestar con un tema u otro.

-¿Es una señal de alerta?

-Hay un problema bastante preocupante.

 

Aquí, informe completo sobre la Reforma Laboral