Está en el cargo desde 2008 y fue ratificado en 2014, año en que fue la cara visible de los casos políticos que fueron privados de libertad por protestar contra el actual presidente venezolano.
Publicado el 02.04.2017
Comparte:

Luisa Marvelia Ortega Díaz (59), es una de las caras conocidas del gobierno venezolano. Principalmente por ser la Fiscal General de la República, importante cargo que desempeña desde 2008. Con sus conocimientos como titulada en derecho, doctora en Ciencias Jurídicas, mención Derecho Constitucional con una especialización en Derecho Procesal, fue una de las principales aliadas del ex-presidente Hugo Chávez. Pero ahora descalificó la orden de Nicolás Maduro de anular los poderes de la Asamblea Nacional y que éstos sean asumidos por el Tribunal Supremo de Justicia, decisión que fue revertida este sábado tras el escándalo mundial que provocó.

Uno de sus casos más conocidos, fue cuando en el año 2014 se convirtió en la protagonista en la investigación de las protestas que causaron el arresto de múltiples estudiantes y dirigentes políticos. Uno de los principales fue Leopoldo López, que desde 2015 está preso en la cárcel de Ramo Verde, donde debe cumplir una condena de casi 14 años por llamar a protestas en contra del gobierno de Maduro. En ese período su despacho investigó 102 casos de presuntas violaciones a los Derechos Humanos. Y en el caso de López, fue la Fiscal General la que dio la palabra final para que López fuera tras las rejas, aunque no existían pruebas de desobediencia civil.

Otro que fue privado de libertad por orden del Ministerio Público en esa época -una de las protestas más álgidas que ha enfrentado el presidente Nicolás Maduro- fue el alcalde Daniel Ceballo por un supuesto delito de rebelión. “La rebelión civil es un delito que establece que toda persona que se alce en actitud hostil contra el gobierno legítimamente constituido para deponerlo, incurre en un delito”, aseguró en varios medios internacionales.

Ese mismo año, en una entrevista con la BBC fue consultada sobre si se consideraba chavista. Ortega aseguró que no milita en ninguna organización política. “No lo he hecho nunca, porque la Constitución me lo prohíbe. Pero no solo por eso, sino que nunca he militado. Pero considero que el hombre más humanista que ha existido en el planeta se llama Hugo Chávez”, destacó.

Informaciones de varios medios venezolanos han señalado que Ortega se ha distanciado de la línea gubernamental de Maduro desde 2016, año en que la oposición conquistó la Asamblea Nacional. Una polémica decisión por parte del Gobierno que parece confirmar la distancia, es que en diciembre de ese año en la Gaceta número 41.060, se anunció oficialmente que quedaba fuera de la presidencia del Consejo Moral Republicano, un puesto que le correspondía por ley y que fue ocupado por el actual defensor del Pueblo, Tarek William Saab. Sin embargo, para su cargo -que debe tener una duración de siete años- fue ratificada en diciembre de 2014.

En diciembre del año pasado, en una publicación de  Aporrea -un sitio web de opinión del chavismo- aseguraron que la razón por la que la Fiscal no habría sido elegida para este cargo, es porque “en las últimas semanas no ha sido clara en su posición política y prefirieron evitar complicaciones a futuro”.

Esta semana, Ortega sorprendió a Venezuela y el mundo al dictaminar una “ruptura del orden constitucional” con la medida tomada por Maduro. Para algunos, ese fue uno de los factores que influyeron en el cambio de actitud del régimen, que mostró el viernes señales de revertir la controvertida decisión de quitarle sus facultades al Poder Legislativo.