Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 23 de enero, 2015

Los tres “inadvertidos” proyectos laborales que avanzan en el Congreso y que generan tanta inquietud como la reforma del Gobierno

Autor:

Uziel Gomez

Las iniciativas se tramitan en el Congreso y buscan prohibir la subcontratación y polifuncionalidad de los trabajadores, y regular la contratación por obras o faenas.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En medio del debate por la reforma laboral que presentó el Gobierno en diciembre pasado y que ha sido cuestionada por la Alianza, gremios empresarialess y pymes, han pasado casi inadvertidos otros tres proyectos de ley que modifican el Código del Trabajo y que tendrían efectos en el mercado laboral y el desempleo tan profundos como la reforma, según expertos y dirigentes consultados por “El Líbero”.

Los tres proyectos están en trámite en el Congreso -dos de los cuales fueron aprobados por la Sala de la Cámara de Diputados y están en la comisión de Trabajo del Senado-, son liderados por el presidente del Partido Socialista, y uno de los ideólogos de la reforma laboral, Osvaldo Andrade, y buscan regular la subcontratación y la polifuncionalidad  de los trabajadores, así como los contratos por obra o faena que se utilizan en las industrias mineras y de la construcción, principalmente.

Prohibición de subcontrataciones en labores del giro de la empresa

La propuesta de agosto pasado impulsada por los diputados Gabriel Boric, los comunistas Karol Cariola y Lautaro Carmona, los socialistas Manuel Monsalve, Denise Pascal y los DC Patricio Vallespín y René Saffirio, entre otros, busca “regular la subcontratación de labores inherentes al giro principal de la empresa”.

El artículo único plantea que  “no serán susceptibles de ser subcontratadas las labores inherentes al giro principal  de una empresa, salvo que se Paola Cabezas abogadatrate de la totalidad de ellas mediante un contrato de administración general o similar a éste, y que la empresa principal no ejerzafacultad alguna de dirección laboral sobre los trabajadores de la empresa contratista, o subcontratista en su caso”.

También establece que la Dirección del Trabajo (DT) determinará cuáles serán esas “labores inherentes al giro principal”, lo que a juicio de la socia fundadora de BC Abogados, Paola Cabezas, va a “generar más burocracia y una judicialización innecesaria”.

El abogado Sergio Morales, investigador del Instituto de Libertad y Desarrollo (LyD), critica este proyecto porque obligará a muchas empresas a internalizar servicios que hoy realizan compañías más chicas o diferentes, lo que atenta contra la tendencia internacional de que las empresas se especializan y subcontratan servicios para ahorrar tiempo y recursos.

Sergio Morales, investigador LyDPor ejemplo, una compañía que vende zapatos hoy puede contratar el diseño y comprar las partes por separado, lo que no se podría hacer con este proyecto. Además, considera que la DT sería arbitraria al definir el giro de la empresa, lo que burocratizaría y judicializaría los conflictos.

En caso de que una empresa quiera subcontratar el giro principal, estaría obligada a traspasar toda la administración a otra compañía, lo que a juicio de  Morales es absurdo e improcedente.

Regularán polifuncionalidad de los trabajadores

En mayo pasado, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley que habían presentado 10 diputados de la Nueva Mayoría –Osvaldo Andrade, Sergio Aguiló, Tucapel Jiménez, Manuel Monsalve, René Saffirio, Marcos Espinoza, entre otros- para regular la polifuncionalidad de los trabajadores.

El texto plantea que en caso que “el contrato de trabajo señalare dos o más funciones alternativas o complementarias, el juez deberá considerar, entre otros elementos, si el trabajador pudo ser reasignado en alguna de las funciones pactadas, a efectos de declarar el despido como improcedente”.

Juan Pablo SwettPara Juan Pablo Swett, presidente de la Asociación de Emprendedores de Chile (ASECh), esta iniciativa, que se tramita en la comisión de Trabajo del Senado, es “absolutamente nociva y complicaría mucho la flexibilidad del mercado laboral porque está mal concebido, no considera la realidad de las empresas y supone que el trabajador no puede ser multitarea”.

Pone como ejemplo, que alguien que atienda un minimarket no podría vender, atender la caja y a los distribuidores al mismo tiempo; si es conductor de un camión no podría cambiarle los neumáticos, o si es garzón no podría trabajar como barman.

Las más afectadas, a su juicio, serían las pymes, donde los dueños y empleados hacen varias funciones, precisamente porque no tienen los recursos para contratar más personas.

Morales explica que de aprobarse el proyecto, para que un trabajador realice otra función distinta a la de su contrato, deberá ser finiquitado, indemnizado y vuelto a contratar.

“Por ejemplo, si un trabajador opera con una horquilla en una mina,  y lo mandan a capacitarse para manejar camiones de 20 toneladas, tendría que ser despedido y vuelto a contratar como conductor, lo que es absurdo. Esta norma instala la duda de que se permita la reubicación”, señala el especialista de LyD.

Los cambios a los contratos por obra o faena

El tercer proyecto, que se aprobó en la Cámara de Diputados y se tramita en la comisión de Trabajo del Senado, busca que “el plazo del contrato es indefinido cuando el trabajador ha prestado servicios en tres o más obras o faenas específicas, para un mismo empleador, mediando entre cada prestación de servicios un lapso no superior a 60 días”.

Los abogados Cabezas y Morales también lo cuestionan, porque obligan a contratar a trabajadores aunque el empleador no tengas más obras o faenas que realizar. Por lo que deben despedirlo e indemnizarlo, generando mayores costos laborales.

Swett añade que esta iniciativa “atenta contra la esencia de las industrias de construcción y minería”, que operan con contratos por obra, y que las pymes son las más afectadas.

“Combo antiempleo, antipyme y no inclusivos”

Bernardo Fontaine economistaPara el economista Bernardo Fontaine,  estos tres proyectos y la reforma laboral son un “combo antiempleo, antipyme y no inclusivos, porque no ofrecen solución a las personas desempleadas, a las mujeres, jóvenes y adultos mayores que están fuera del mercado laboral”.

Fontaine agrega que las reformas dañan a las pymes y rigidizan el mercado laboral, lo que contradice las recomendaciones de la OCDE.

“Lo que ha probado la reciente crisis internacional es que países con sistemas laborales flexibles como EE.UU. salen más rápido de la crisis y con menores tasas de desempleo que países con sistemas rígidos como Italia, España y Francia, modelo que quieren copiar algunos parlamentarios”, señaló el economista.

Cecilia Cifuentes, economista senior de LyD,  coincide en que dichas reformas laborales sólo desincentivarán a las empresas a crear empleos, aumentarán los trabajos precarios e informales.

FOTO: SEBASTIÁN RODRÍGUEZ/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: