Una persona que tenía acumulado $50 millones y se cambió desde el fondo B al E acogiendo el llamado de Luis Mesina y Manuel Riesco perdió $351 mil en los dos últimos meses.
Publicado el 02.10.2016
Comparte:

Un pésimo negocio para los cotizantes resultó el llamado que hicieron los ex directores de AFP Futuro,  y ahora líderes del movimiento “No +AFP”, Luis Mesina y Manuel Riesco, de irse masivamente al fondo E.

Estamos planteando que, si no hay respuesta, nos vamos a cambiar todos al Fondo E, lo que colapsaría a las AFP. Lo decimos responsablemente”, dijo en julio pasado, en medio de la euforia por las masivas manifestaciones en varias ciudades del país.

Pero lo cierto es que lo único que dio muestras de “colapso” fueron los fondos de los trabajadores que siguieron su recomendación, ya que perdieron en apenas dos meses $111 mil, en promedio, en sus cuentas de capitalización, según un estudio de la Asociación de AFP.

Ello se debe a la diferencia de rentabilidades entre los fondos A, B, C y D con el E, en que ha rentado casi un punto menos que los restantes (2,15% versus 2,94% del A), desde el 25 de julio cuando Mesina y Riesco hicieron el llamado.

Los más perjudicados con la “receta Mesina”

Sin embargo, los más perjudicados son las personas que les hicieron caso a Mesina y Riesco, que tienen más fondos ahorrados y están próximos a jubilar. Por ejemplo, si un hombre mayor de 60 años estaba en el fondo B se cambió al E y tenía $30 millones ahorrados perdió $210 mil, y los de 65 años que registraron $43 millones en sus cuentas dejaron de recibir $308 mil menos por estar en el fondo E.

Asimismo, los que tienen $50 millones perdieron $351 mil y los que tienen  $60 millones en sus cuentas de AFP dejaron de percibir más de $400 mil sólo por el efecto de menor rentabilidad.

En la misma línea, una mujer próxima a jubilar con $20 millones, que es el promedio de quienes tienen 60 años, perdería $140 mil en su cuenta.

La legislación chilena establece que antes de 10 años de jubilar, los trabajadores no pueden tener sus cotizaciones en el fondo A, ya que es el más volátil del mercado.

AFPs llaman a informar y no seguir recomendaciones de terceros

Roberto Fuentes, gerente de estudios de la Asociación de AFP, explica que las personas son libres de decidir sobre el cambio de fondos, y que deberían hacerlo de manera informada, consciente de su perfil de riesgo, de la rentabilidad de los fondos, considerando su edad (que tan lejos o cerca esté de jubilar) y si contará con otros ingresos en la etapa del retiro.

“Si las personas toman decisiones apresuradas o por sugerencias de otros, deben considerar la posibilidad de que en lugar de aumentar su ahorro previsional, éste puede descender”, señala Fuentes.

El dirigente gremial agrega que los cambios masivos de fondos precipitados por recomendaciones de terceros pueden perjudicar el ahorro previsional de quienes se cambian, y también puede perjudicar a aquellos que no se cambian, porque se obliga a las AFP a vender instrumentos en un ambiente de alta oferta y comprar en un contexto de alta demanda.

“Quienes incentivan cambios de fondos por razones no previsionales deben hacerse responsables de los perjuicios que le pueden causar a los afiliados, a sus ahorros y, consecuentemente, a las pensiones”, concluye el gerente de estudios de las AFPs.

Mesina y Riesco, los ex directores de AFP que quieren terminar con el sistema

Terminar con las AFP y volver al antiguo sistema previsional de reparto es lo que busca el movimiento “No +AFP”, que ha logrado convocar a miles de personas y que tiene como líderes al sindicalista bancario Luis Mesina Marín, de 60 años, y  al economista Manuel Riesco Larraín.

Sin embargo, pese a que ambos llevan cuatro décadas con un frontal discurso en contra del sistema capitalista y  la propiedad privada, los bancos, las isapres y las AFP, Mesina y Riesco fueron miembros del directorio de la AFP Futuro, que se creó el 1 de julio de 1988 y que se vendió a la AFP Magister S.A. el 1 de noviembre de 1996.

El costo de la comisión que le cobraba a los trabajadores era de 3,25%, cifra que es cinco veces mayor que el promedio actual de 0,60%.

En los casi dos años en que Luis Mesina integró el directorio de Futuro S.A., el número de trabajadores pasó de 209 a 81 trabajadores, entre empleados y vendedores, lo que significó una caída del 61%.

Durante 1995 la compañía recaudó de los trabajadores mensualmente, en promedio, $670 millones (al valor de hoy), y el número de afiliados era de casi 8 mil cuando Mesina llegó al directorio, pero cayó a menos de 5.500 cuando se retiró.

En noviembre de 1996, esa empresa fue vendida a la AFP Magister, que fue parte del grupo Inverlink, que estuvo en un escándalo de fraude por $85 mil millones a Corfo.