Desde junio de 2012 la consultora Ekhos empezó a medir en forma reservada las opciones presidenciales de Bachelet, quien superaba en varias veces a los candidatos de la Alianza.
Publicado el 23.06.2015
Comparte:

Cuando Michelle Bachelet hizo su discurso en la comuna de El Bosque, el 27 de marzo de 2013, anunciando que se repostularía a la Presidencia de la República, llevaba siete meses continuos liderando la preferencia presidencial en las reservadas encuestas que cada quincena realizaba la consultora Ekhos S.A.

La empresa comenzó a medir a la Mandataria en junio de 2012, cuando ella era directora de ONU-Mujeres, ocho meses antes de asumir la candidatura presidencial, y en el mismo año en que la empresa AyN de Giorgio Martelli -imputado por delitos tributarios-, pagaba millonarias asesorías a una veintena de figuras cercanas a la Presidenta, como Rodrigo Peñailillo y Michel Jorratt, ex ministro de Interior y director del Servicio de Impuestos Internos, respectivamente, entre otros.

Gonzalo Tapia HormentEkhos S.A. tiene de socio director  al sociólogo Gonzalo Tapia Horment, quien compartió oficina con el subsecretario de Interior y experto electoral, Mahmud Aleuy, antes de ingresar al Gobierno, y quien fue mencionado en marzo pasado por la revista Qué Pasa para liderar la Secretaría de Comunicaciones (Secom) tras la salida de Paula Walker. Ekhos, además, tuvo entre sus socios entre fines de 2012 y mayo de 2013 a la periodista Alejandra Jorquera Beas (cónyuge de Aleuy), y está vinculado a sociólogos de la Concertación como Rodrigo Salcedo.

Sin embargo, se desconoce quién encargó, contrató  y financió las específicas encuestas a Ekhos -firma que evitó responderlo a este diario-. Los sondeos se ven diseñados para auscultar minuciosamente las reales posibilidades electorales que tenía Bachelet, quien estaba alejada de la política nacional dado su cargo en ONU-Mujeres.

En encuesta, Bachelet superó casi 8 veces a Golborne y Allamand

Cuando la consultora comenzó a medir a Bachelet en junio de 2012, marcaba 40,5% al igual que los que no sabían o no respondían quién creía que sería el próximo Presidente de Chile en 2014.

El entonces ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, quien tras el rescate de los 33 mineros se convirtió en el candidato del Gobierno mejor posicionado, sólo marcaba siete puntos, varias veces menos que Bachelet.

Incluso, en los meses siguientes, entre julio y la primera quincena de septiembre, los que no sabían o no respondían superaron en intención de voto a Bachelet (julio: 49,3% vs 30,5% Bachelet, agosto 46,6% vs 31,4%  y septiembre, 51% vs 37,4%), pero en la segunda quincena la directora de ONU-Mujeres subió 11 puntos sorpresivamente para empinarse con 45,6% mientras los indecisos caían de 51% a 37,4%.

Desde ese mes patrio, Bachelet mantuvo su primacía en las encuestas hasta que anunció su candidatura en marzo de 2013, incluso duplicando a los indecisos  en noviembre y en febrero (57% vs 28% y 59% vs 23,5%) y casi triplicándolos durante enero de 2013, con 61% vs el 22,9%.

Justo dos semanas antes de su discurso en El Bosque, Bachelet marcaba 52,6% en las preferencias, casi  ocho veces más que los ministros Golborne y Andrés Allamand (Defensa), quienes no llegaban al 10%. En tanto, Marco Enríquez-Ominami registró menos de dos puntos.

La pregunta clave que respaldó la candidatura de Bachelet

¿Usted aprueba o desaprueba la forma como la presidenta Michelle Bachelet condujo su gobierno? Esa fue la pregunta clave que hicieron todas las encuestas de Ekhos S.A. desde junio de 2012, y que en forma constante mostró un amplio respaldo de entre 58,4% y 73,7%. Más aún, le hicieron una medición o zoom semanal especialmente a ella, en el que nunca bajó de 44% y tuvo un peak de 55,4% durante febrero de 2013.

En la encuesta de mayo de 2013, dos meses después de que la Mandataria asumiera su candidatura, comenzaron a aparecer interrogantes que no habían sido medidas, como que el 3,9% de los encuestados consideraba que la “mala administración del país” era uno de los principales problemas, el 3,6% que eran la “mala distribución de la riqueza” y que había “muchos ricos”, y el 1,5% que eran las “diferencias sociales”. Declaraciones que “calzaban” con el discurso de desigualdad que instaló la candidata de la Nueva Mayoría.

Las preguntas que evaluaron el programa de la Mandataria

Otra sección que se incorporó durante la encuesta de junio de 2013 fue la imagen y posicionamiento de los candidatos presidenciales, en la que, una vez más, Bachelet lideró sin contrapeso alguno, siendo percibida como la más simpática (56,3%), respetable (53,4%), confiable (48,8%), y la que sabía lo que el país necesitaba (45,9%).

En esa misma encuesta, se midió el contenido del programa presidencial de Bachelet, con preguntas de si el encuestado estaba a favor o en contra de cambiar la Constitución (68,3% a favor), realizar una reforma tributaria (61,6%), eliminar el sistema electoral binominal (55,6%), incorporar ministros comunistas a un eventual gobierno (48,7%) y que Bachelet fuera apoyada por el Partido Comunista (48,1%).

Ver encuesta de febrero 2013

 

FOTO: RODRIGO SÁENZ/AGENCIAUNO.