La timonel del partido comenzó trabajando en el Sernam de Magallanes, luego fue Seremi, salió electa diputada y enfrentó un cáncer que la tuvo 10 meses con licencia. Tras llegar al Senado en 2014, asumió la presidencia del partido luego de la renuncia de Jorge Pizarro.
Publicado el 21.02.2017
Comparte:

El domingo la presidenta de la DC, Carolina Goic, oficializó su disposición a ser la abanderada presidencial de la falange y entregó su opinión personal sobre dónde debe competir la tienda: si en las primarias de la Nueva Mayoría o directamente en la primera vuelta. “Creo firmemente en la importancia que ha tenido la alianza de la centroizquierda para la gobernabilidad y desarrollo de nuestro país. Creo que es importante mantenerla y eso significa sumar fuerzas y llegar a una primaria y tener un candidato único de la fuerza de centroizquierda”, dijo a La Tercera. Pero, además aclaró que “eso requiere de una conversación previa respecto al tipo de coalición que formamos y ahí el planteamiento que he hecho a los presidentes de partidos de la Nueva Mayoría, respecto a que nos falta un proceso de autocrítica profundo y de redefinición de nuestras relaciones para dar sustento y seguridad respecto de lo que queremos hacer hacia delante”.

En esa primaria a la que aspiraría llegar –con la NM o con un nuevo conglomerado de centroizquierda-, Goic se vería las caras con personeros que han tenido una dilatada carrera política y profesional, ocupando desde hace décadas puestos estelares. Por ejemplo, en el año 2000 Ricardo Lagos (actual abanderado del PPD) asumió como Presidente de la República y a su lado lo hacía José Miguel Insulza (posible candidato del PS) como ministro del Interior. También, ese año Alejandro Guillier (proclamado por el PR) fue nombrado director de prensa y conductor del noticiario central de Chilevisión. Carolina Goic, en tanto, era profesional de apoyo en el Servicio Nacional de la Mujer en la Región de Magallanes y paralelamente era analista de la Secretaría de Planificación (SERPLAC) en la misma región. ¿Cómo fue que se configuró ese rápido ascenso en la política que hoy la tiene peleando con pesos pesados?

De analista de la SERPLAC a candidata presidencial

Después de dos años trabajando paralelamente en el Sernam y SERPLAC, Carolina Goic fue nombrada en enero de 2002 como Seremi de Planificación en la Región de Magallanes, justamente en la administración de Lagos. Tras una buena gestión, y con el apoyo del ya fallecido Adolfo Zaldivar, en 2006 se transformó en diputada por la zona.

La asistente social de profesión, volvió a ser elegida por cuatro años más en diciembre de 2009, período en el que jugó un rol protagónico en la aprobación del posnatal de seis meses durante el gobierno del ex presidente Sebastián Piñera, participando activamente en la tramitación. En ese entonces, era la jefa de la bancada de la DC, la única diputada mujer de su partido y la primera mujer diputada en la historia de Magallanes. Todo parecía ir bien encaminado, pero fue diagnosticada con un linfoma de Hodgkin, un cáncer con baja letalidad que la alejó de la política por 10 meses, período que duró su tratamiento.

En abril de 2013, un mes antes de retomar sus labores en el Congreso, la Presidenta Michelle Bachelet, en medio de su campaña para llegar a La Moneda, la visitó en su casa en Punta Arenas dejando entrever la cercanía que hay entre ambas. “Tengo el mayor respeto, cariño y consideración por Carolina, desde que la conocí de Seremi. Espero que regrese lo antes posible, tengo la mayor admiración por ella y sabemos que se le extraña mucho”, dijo la Mandataria en ese entonces.

Ese mismo año, Goic postuló al Senado por Magallanes y ganó. Pero su paso por la Cámara Alta fue más movido de lo que se imaginó. En abril de 2016, una serie de cuestionamientos al entonces timonel de la falange, Jorge Pizarro, por la vinculación de sus hijos al caso SQM, lo llevaron a dar un paso al costado. Y ahí llegó el momento estelar de Goic, cuando, inesperadamente, asumió como presidenta interina de la falange.

Desde la DC dicen que hay dos hitos que ayudaron a que su popularidad creciera entre los militantes. El primero tiene que ver con el discurso que dio en el funeral del ex Presidente Patricio Aylwin, a sólo un par de semanas de haber asumido. Ahí señaló que “es el momento en que los políticos pidamos perdón…”, causando un gran impacto entre los presentes, las bases DC y el mundo político en general. El acto incluso le permitió aparecer por primera vez en la encuesta CEP de julio-agosto de 2016 (no había sido medida antes) con un 27% de aprobación positiva, siendo la segunda mejor evaluada de la DC, ubicándose detrás de Mariana Aylwin. El otro momento fue en octubre de ese año, cuando congeló sus relaciones con el gobierno tras los desastrosos resultados obtenidos en las elecciones municipales. “Este es un remezón al Gobierno de que con la DC no se juega”, lanzó.

La oriunda de Punta Arenas capitalizó estos hitos y en diciembre de 2016 fue ratificada como presidenta de la DC con un 65,66% de los sufragios. En tanto, en la encuesta CEP de noviembre-diciembre subió su aprobación positiva.

Después de esto, el nombre de Carolina Goic comenzó a circular cada vez más fuerte dentro de la DC, posicionándose como una buena opción para representar a la tienda en la carrera hacia La Moneda. Además, corría con una ventaja, pues a diferencia de otras figuras de la colectividad que en algún momento expresaron sus deseos de competir en la presidencial, ella se encuentra en la mitad de su período senatorial, por lo que podría darse el lujo de ser la abanderada, perder, y después volver a sus funciones sin tener que preocuparse de revalidar su escaño en el Senado.

Según fuentes al interior de la DC, la opción de Goic también permite “perfilarla” para la elección presidencial de cuatro años más. “Con la candidatura de la presidenta de la DC conseguimos que el partido entre en el debate presidencial, la proyectamos a ella para una próxima elección y conseguimos negociar la lista parlamentaria que creo se ha transformado en uno de los puntos más importantes en este tiempo”, dice un senador.