El holding minero terminó el contrato con empresa del titular de la Segpres luego de que en octubre pasado advirtiera un posible conflicto de interés por ser diputado y presidente de la comisión de Minería.
Publicado el 06.06.2015
Comparte:

Ayer el Gobierno vivió un libreto que se había repetido antes: Se filtra información de millonarias asesorías a privados realizadas por un ministro de La Moneda, da explicaciones y asegura que el trabajo se hizo, anuncia que mostrará los informes, que no hay conflicto de interés y acusa una campaña política en su contra. Minutos después el vocero de Gobierno lo respalda diciendo que “todos tienen vida laboral propia”, y se desata una tormenta política.

Este libreto y tormenta se repitió pero no con el  entonces ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, quien finalmente debió renunciar por sus asesorías a la empresa del financista de la Presidenta Michelle Bachelet, Giorgio Martelli, sino que ocurrió con el ministro Secretario General de la Presidencia (Segpres), Jorge Insunza.

A la autoridad, que debe impulsar la agenda de probidad del Ejecutivo basada en el informe de la comisión Engel (que plantea como estándar que los parlamentarios no tengan trabajos paralelos a su labor), se le cuestiona haber tenido contratos de asesorías con tres empresas durante el año pasado –Antofagasta Minerals, CAP S.A. e Inversiones San Augusto S.A.- mientras en paralelo era diputado. Incluso, fue presidente de la comisión de Minería de la Cámara de Diputados, que veía precisamente denuncias de impactos de diferentes empresas del rubro. A principios de este año Insunza también integró la Comisión Investigadora sobre la “Actuación de los organismos públicos encargados de la protección de la salud y el medio ambiente en la comuna de Antofagasta”.

En concreto, el actual ministro entregaba informes diarios o semanales a empresas sobre coyuntura política y económica por una cifra en torno a los $2 millones mensuales. Esto podía incorporar una reunión mensual a solicitud del cliente.

Lo que no le contó el ministro al Gobierno

Este vínculo laboral lo mantuvo ininterrumpidamente con Antofagasta Minerals desde 2007 a través de su sociedad familiar Virtus Consultores Limitada, que tiene de giro el “análisis político y comunicacional”, se fundó en 2007 y los socios eran Insunza y su esposa Claudia Jara.

Hace una semana, el 29 de mayo el ministro le entregó a CiperChile el detalle de los clientes públicos y privados que tuvo entre  1996 y 2014, información que utilizó de respaldo ayer para  responder las críticas y afirmar que no hizo lobby sino “análisis políticos. Puedo concurrir con toda la transparencia y la conciencia tranquila de la eticidad de cada uno de mis actos”.

Sin embargo, lo que el ministro no dijo y que ha generado molestia al interior del Gobierno, es que Antofagasta Minerals cortó la suscripción y los pagos a Insunza en octubre pasado al darse cuenta de que podría haber un eventual conflicto de interés por mantener un contrato de servicios y al mismo tiempo ser presidente de la comisión de Minería. Situación que fue informada por el holding hace pocos días al gobierno, ya que el ministro Insunza no lo había transparentado completamente.

Incluso, en la larga entrevista que le concedió a CiperChile no se refirió a dicho término laboral ni a las razones.

Vocero: “Todos tienen vida laboral previa”

Ante los requerimientos de la prensa, Insunza, quien es hijo del histórico dirigente comunista del mismo nombre, defendió ayer su trabajo como asesor y diputado, señalando que no existe una prohibición de que  los parlamentarios puedan tener sociedades, y pidió que se realizara una revisión exhaustiva de cada una de las actas de la comisión de Minería para demostrar que no había realizado gestiones para favorecer a Antofagasta Minerals, cuestión que buscó descartar de inmediato ya que de lo contrario se le abre un escenario que lo expone a ser acusado de cohecho.

En su defensa, el vocero del Gobierno, Marcelo Díaz, dijo que “todos tienen vida laboral previa. Lo importante es que la opinión pública  pueda escrutar si en el marco de esa actividad pública o privada se han cometido errores o irregularidades que merezcan algún tipo de reproche, pero lo que no puede ocurrir es que pensemos que la gente surge de la nada”.

Sobre si la Presidenta sabía de las asesorías realizadas por Insunza, explicó que cuando ella nombra a un ministro tiene un conjunto de antecedentes a su disposición y, por tanto, son decisiones que ella toma a partir de esos antecedentes”.

Insunza asesoró a 10  ministerios y empresas públicas

En abril de 1996, cuando Jorge Insunza no se había titulado de abogado, creó la sociedad “Sistema consultores limitada” con el analista político Max Colodro,  y consiguieron de inmediato de clientes a la Compañía de Telecomunicaciones de Chile, al Ministerio Secretaría General de Gobierno, y a Carter Holt Harvey.

Al segundo año incorporaron a la municipalidad de Santiago, la empresa EMOS, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Codelco, vínculo que mantuvo durante varios años y que le reportó ingresos por US$300 mil.

En 1999 Colodro salió de la sociedad, cediendo su 60% de acciones e ingresó la cónyuge de Insunza, Claudia Jara Meza.

En los próximos años incorporó más ministerios, organismos y empresas públicas y privadas, como las carteras de Segpres –donde hoy es ministro-, Salud, Hacienda, Trabajo, la Subsecretaría de Salud, Banco de Chile, Minera Escondida, Imaginaccion, entre otras.

En 2006 cuando asumió  su primer período como diputado dejó la propiedad de Sistema Consultores, pero quedaron su señora y su hermana  Viviana Insunza Gregorio de las Heras. Luego, en julio de 2013, en plena pre-campaña a diputado por Illapel, volvió a asumir la propiedad de la empresa  para retirarse dos meses después.

Los informes, con elogios a Peñailillo y cuestionamiento al PS

El viernes en la noche, mientras buena parte del país seguía por televisión el partido de fútbol entre Chile y El Salvador, un equipo de funcionarios cercanos a Insunza trabajaba afanosamente para cumplir con la promesa que había realizado temprano el ministro: publicar los informes que realizó Antofagasta Minerals. El lugar que escogió para hacer esta entrega fue su página web personal www.jorgeinsunza.cl, en la que se puede apreciar, sin mayores explicaciones, una lista de links con fechas bajo el título “Boletín de Análisis político: Antofagasta Minerals”. Se trata de 10 documentos que contienen comentarios relativamente sencillos sobre la actualidad, basándose en noticias aparecidas en los medios de comunicación. No se informa si se trata de una “muestra” del universo total de informes o si, en efectos, son todos los que realizó.

Por ejemplo, en el último informe vendido a Antofagasta Minerals, fechado el 14 de octubre de 2014 señala en una de sus partes una crítica al PS por presentar una querella en el marco del caso Penta: “El Gobierno Bachelet tiene la ventaja de la iniciativa política para una nueva ley de financiamiento de la actividad política, de los partidos y las campañas electorales. Si aprovecha bien esa ventana de oportunidad, puede salir por arriba de esa “intoxicación” y definir los términos en los que se va a debatir la solución política. En esa línea, el Gobierno necesita contener la tentación de sus partidarios de extremar este debate y, en esa línea, la querella del PS afecta el relato de “que las instituciones funcionen” con autonomía y sin presiones políticas”.

Previamente, el 23 de Septiembre de 2014 el informe tenía elogios para la manera en que el ex ministro Rodrigo Peñailillo administró la crisis por los atentados con bombas en Santiago: “El atentado terrorista del pasado 8 de Septiembre generó temor en la población, pero no un ambiente de pánico. Asimismo, duró solo unos días. Pasada la primera semana, el ambiente no derivó en un estado de conmoción y la preocupación ciudadana se relativizó. De algún modo, el país optó colectivamente por mantener la normalidad y no le atribuyó el carácter de una violencia estructural o de una amenaza terrorista insuperable. A nivel político se tradujo a una conversación de agenda política e institucional, que aún tiene la atención de los medios y la opinión pública común, pero con grados menores de dramatismo. Para el Gobierno, sin embargo, el desafío fue y sigue siendo mayor, porque nada asegura que esta amenaza esté agotada con la detención de los autores. En este marco, la iniciativa del ministro Peñailillo ha sido exitosa: logró contener las críticas de la oposición, generó un espacio de respaldo transversal desde una lógica unidad nacional, instaló una agenda institucional respecto de la Ley Antiterrorista y la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) y, finalmente, en lo operativo, concretó la captura de tres sospechosos, que refuerzan la hipótesis de una organización o grupos de corte anarquista”.