Del círculo íntimo del ex titular de Interior de la denominada G-90, quedan cinco personeros actualmente en el Ejecutivo. Ayer el ex jefe de gabinete de la ministra de Minería, Adolfo Galindo, fue removido de su cargo, pero continúa en el Gobierno.
Publicado el 09.07.2015
Comparte:

El pasado sábado 27 de junio el ex ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, fue nombrado como nuevo titular de la Segpres y la ex intendenta Adriana Delpiano asumió en reemplazo de Eyzaguirre. Ese fin de semana comenzaron a instalarse los nuevos equipos de asesores de cada uno de los secretarios de Estado.

Sin embargo, el pasado miércoles 1 de julio se produjo uno de los ajustes más notorios en los cargos de Educación. El abogado Harold Correa dejó su puesto en el Gobierno como jefe de gabinete del Ministerio de Educación, luego que Delpiano designara en la cartera a María Inés de Ferrari como su principal asesora.

Harold Correa -quien llegó a Educación en junio de 2014- es amigo del ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, y parte de la corriente interna del PPD denominada G-90. Correa pertenece al círculo de “escuderos” de Peñailillo. De hecho, en el oficialismo recalcan que su arribo al ministerio que lideraba Eyzaguirre fue digitado por el ex titular de Interior.

La salida de Correa fue la cuarta “remoción” de miembros del grupo de la G-90 desde que Peñailillo dejó el gobierno. Luego del cambio de gabinete -que implicó un ajuste en Interior debido a los vínculos del ex titular de la cartera con la empresa del ex reacaudador de Bachelet, Giorgio Martelli– salieron tres asesores clave de quien también ejerciera la Vicepresidencia de la República: Robinson Pérez, Héctor Cucumides y Flavio Candia.

Correa -quien también está involucrado en la “arista Martelli” del caso SQM- había extendido una licencia médica tras la salida de Peñailillo, por lo que su alejamiento -que se da en medio del interrogatorio que prepara la Fiscalía– era sólo cuestión de tiempo.

Pero ayer se produjo otro despido de un miembro del círculo de Peñailillo. Se trata de Adolfo Galindo, quien hasta el martes 7 de julio se desempeñaba como jefe de gabinete de la ministra de Minería, Aurora Williams. El ministerio informó que Galindo fue removido de su cargo, pero que asumirá “nuevas responsabilidades ministeriales”, por lo que aún seguirá en el Gobierno.

“A contar del día 8 de julio de 2015, asume como nuevo Jefe de Gabinete de la Ministra Aurora Williams Baussa, el señor Patricio Eduardo Díaz Ríos, Trabajador Social de la Universidad Técnica Metropolitana y MBA de Eastern University (USA) en Gerencia de organizaciones sin fines de lucro, quien hasta la fecha se desempeñaba como asesor encargado de la Unidad de Minería y Sociedad de esta Secretaría de Estado”, dice el comunicado del ministerio.

De esta manera, ahora quedan cinco personeros de la G-90 en el Gobierno -del círculo más íntimo de Peñailillo- entre ellos, Cristián Riquelme, administrador de La Moneda; Carolina Cucumides, gobernadora de Colchagua; Juan Faúndez, subsecretario de Servicios Sociales; Gabriel Sepúlveda, jefe de gabinete del ministerio de Energía;  además de Galindo.

Según comentan en el oficialismo, la permanencia de estos “escuderos” de Peñailillo sí incomoda, de cierta manera, a La Moneda, sin embargo, el Gobierno no pretende removerlos de sus cargos por el momento. Esto, debido a que serían “cargos sin exposición” y a que no son “estratégicos”. Además, afirman que es necesario “cuidar” el entorno del ex ministro del Interior para no desatar una “guerra civil” dentro de un sector del oficialismo.

Por esto, la estrategia de La Moneda sería no sacarlos de sus puestos y esperar sus eventuales renuncias si es que llegasen a ser llamados a declarar por la Fiscalía, situación similar a la que se vivió con el ex subsecretario de la Segegog, Rodolfo Baier, quien renunció a su cargo cuando fue notificado a comparecer ante la Fiscalía en calidad de imputado por el caso SQM. Sin embargo, lo que sí puede pasar, es que algunos que estén en cargos más o menos visibles, se les ubique en otro puesto, como sucedió con Galindo.

Los perfiles G-90 que aún están en el Ejecutivo

Cristián Riquelme: el “administrador”

Riquelme pertenece a la fracción de la G-90 que pertenece a la VII región. Conoció a Rodrigo Peñailillo durante su educación escolar y luego coincidieron en la Universidad del Bío-Bío, donde Riquelme estudió Ingeniería Civil Industrial. Se desempeñó como asesor en la Subdere en el gobierno de Ricardo Lagos. Actualmente es el director administrativo de la Presidencia, mismo puesto en que estuvo durante el primer gobierno de Bachelet.

Según informó Ciper, durante la  última campaña presidencial de la Mandataria, se desempeñó como administrador de SOMAE, empresa creada en 2013 para administrar el dinero de la campaña bacheletista, la cual estuvo involucrada en una de las aristas del caso Martelli. A fines de mayo se revelaron traspasos de dinero entre Asesorías y Negocios (AyN) -empresa perteneciente a Martelli – y SOMAE durante mayo de 2013 hasta diciembre de ese año. Además, Riquelme ha sido vinculado a la compra de unos terrenos en Peñalolén, de los cuales el ex ministro del Interior fue el codeudor solidario.

Adolfo Galindo ex avanzada presidencial que estuvo a cargo del arribo de Bachelet al país

Fue parte de los “activos” de la G-90 durante el primer mandato de la Presidenta Bachelet. De hecho, durante la primera campaña de la entonces candidata, Galindo formaba parte del círculo íntimo de Carolina Echeverría, una de las principales recaudadoras y ex subsecretaria de Marina,  de quien fue jefe de gabinete durante 2006.

Luego de su breve paso por La Moneda, volvió a Palacio para formar parte del equipo de avanzada  presidencial hasta 2010. Según informó Ciper, Galindo fue uno de los personeros que estuvo a cargo del arribo de Bachelet desde Nueva York y luego fue parte de la campaña. De esta manera, SOMAE le pagó al menos dos sueldos de más de $1,5 millones.

Con la llegada de Peñailillo a Interior, en el oficialismo explican que fue el entonces ex jefe de gabinete de Bachelet quien lo puso como jefe de gabinete de la ministra de Minería, Aurora Williams, con quien logró una relación de absoluta confianza.

En el oficialismo comentan que su salida se debe a que ha sido cuestionado por su desempeño en el ministerio y porque además se le vinculó con un supuesto arreglo entre la G-90 y SQM para favorecer el negocio del litio. Por esto, se optó por ubicarlo en un puesto “menos visible”.

Juan  Eduardo Faúndez: “el mejor posicionado” que recibió sueldo de SOMAE

Según explican influyentes fuentes de la Nueva Mayoría a “El Líbero”, Juan Eduardo Faúndez subsecretario de Servicios Sociales, fue uno de los miembros de la G-90 que quedó “en la mejor posición” al interior del Gobierno. Esto, debido a su gran cercanía con Peñailillo y a su formación académica, según dicen en el PPD. Faúndez es sociólogo de la Universidad de Chile e ingresó en 2001 a la CEPAL como consultor.

En el PPD afirman que Faúndez es uno de lo más cercanos a Peñailillo, con quien estudió inglés en Inglaterra y luego viajaron juntos a Madrid. A su regreso, se integró a trabajar de forma activa a la última campaña de Bachelet, donde SOMAE le pagaba el sueldo equivalente a alrededor de $2 millones. Sin embargo, en el oficialismo recalcan que hasta el momento no figura en pagos de Martelli que están bajo investigación.

Gabriel Sepúlveda: vinculado a boletas, pero “bien evaluado” por La Moneda

Sepúlveda fue nombrado jefe de gabinete del ministro de Energía, Máximo Pacheco. Es administrador público y magíster en Desarrollo Económico y Políticas Públicas. En 2004 se desempeñó en la subsecretaría de Vivienda durante el gobierno de Ricardo Lagos.

Durante la última campaña de Bachelet, fue parte del equipo que pavimentó el camino para el retorno de Bachelet. Según se reveló, recibió algunos pagos de Martelli con boletas emitidas entre 2012 y 2013. Además, SOMAE le pagaba su sueldo durante la campaña, donde estaba  a cargo de los contenidos.

Sin embargo, según dicen en el oficialismo, la situación de Sepúlveda es diferente al resto de la G-90. Esto, debido a que en el Gobierno existiría una buena impresión de su trabajo y que ha realizado una buena gestión. De hecho, contaría con el respaldo absoluto de Pacheco.

Carolina Cucumides: la mujer de la primera campaña de Bachelet

La gobernadora de Colchagua es calificada en el PDD como una “eficiente y hábil” dirigente. Según dicen en su entorno, fue la mujer de la G-90 que tuvo el rol más destacado durante la primera campaña de Bachelet. En esos años, Cucumides, habría sido uno de los brazos derechos de Peñailillo, con quien formaron un “potente” dupla para coordinar la campaña.

Tras su trabajo en la campaña, fue nombrada como jefe de gabinete de la presidencia de Conicyt, según informó Ciper. Cucumides, además, es hermana de Héctor Cucumides, quien dejó su cargo como asesor de Interior debido a la emisión de boletas a la empresa de Martelli.

FOTO: AGENCIA UNO